ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

lunes, 22 de octubre de 2018

Alicante. Sin dinero no hay cultura. Entre la sensibilidad y la queja. ACOA reclama a la Generalitat valenciana.

Entre la sensibilidad y la queja

ACOA reclama a la Generalitat un 37% de presupuesto cultural para la provincia «porque aquí no nos llega dinero»

18.10.2018 | 00:17

Un momento de la mesa redonda celebrada ayer en el MARQ sobre discriminación cultural. álex domínguez
Juan Luis Mira cree que falta unión para corregir déficits y generar proyectos «sin pedir limosna».
«Si Alicante es la cuarta provincia en población, ¿por qué la oferta cultural no responde a esas expectativas?» Esta fue la cuestión planteada por Francisco Mesa, decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la UA y moderador del debate celebrado ayer en el MARQ sobre la supuesta discriminación cultural de la provincia, organizada por ACOA (Artistas Contemporáneos de Alicante) el foro de opinión PROA y la Unión de Colegios Profesionales (UPA).
La cuestión, a la que intentaron responder tres ponentes –el artista de ACOA Isaac Montoya, el dramaturgo Juan Luis Mira y la crítica de arte Guillermina Perales– reunió a más de un centenar de personas de público, que no parecía ser mayoritario de artistas. Entre los asistentes, responsables políticos del PP provincial como Carlos Castillo o Mª José Argudo pero ningún representante de la Generalitat, blanco de las críticas, aunque la mesa no respondió a la pregunta de si habían sido invitados.
Montoya presentó el discurso más agresivo del debate con un power-point lleno de cifras en el que reclamó a la Generalitat el 37% de presupuesto cultural para la provincia, acorde con su población, ya que consideró que Alicante no figura en la gestión cultural del Consell: «¿Qué dinero nos llega aquí? Ninguno», aseguró, no sin cierta cierta trampa, ya que en las partidas presupuestarias proyectadas había cifras millonarias para el IVAM o el Palau de Les Arts, pero también para el Consorcio de Museos o el Instituto Valenciano de Cultura (antes CulturArts), que también invierten en la provincia, o para el propio Misteri d'Elx.
Montoya achacó «al centralismo, la inacción y la descoordinación de las instituciones» el problema de «falta de inversión y de promoción» del arte alicantino; indicó que de los 180 millones prometidos por Vicent Marzà en la provincia «no hay nada para el arte contemporáneo» y lanzó frases críticas como: «Nos están llenando las salas con artistas valencianos» o «no nos dan lo que nos corresponde».
Juan Luis Mira aportó «esperanza» al debate –«estamos mal pero tenemos remedio», dijo– y recordó que «la cultura ha contado poco siempre en la gestión política, que la ve con gafas de cerca, no de lejos» y que la frase de «Valencia nos discrimina» se oía «igual hace 20 años y se oye también en Gandia o en Castellón». Mira se remontó a la creación de las autonomías para indicar que «la Comunidad Valenciana la parimos mal, de repente tuvimos un problema geográfico y todo se centró en València, y era lógico porque era la ciudad más importante», pero «a veces aquí tampoco nos han hecho caso» y en lugar de cifras reclamó «sensibilidad» a los gestores políticos para «corregir déficits y vertebrar proyectos». Dio ejemplos de que en las artes escénicas «ahora hay gente de teatro y las cosas están cambiando. Jácara no habría desparecido si hubiésemos tenido antes a esta gente. No hablo de ideologías –alabó también a María Dolores Padilla, del PP– sino de sensibilidades ante problemas endémicos culturales». Apostó por crear proyectos «sin pedir limosna, pero «el problema es que no nos ponemos de acuerdo ni nosotros y así no vamos a ningún sitio».
Perales defendió el papel del artista en la sociedad, apuntó que «sin dinero no se puede hacer cultura» y que «la sociedad debe entender el producto cultural con formación» desde los centros culturales, que deben ser un foro de debate. «Si la sociedad no conoce a sus artistas, desaparecen, y eso pasa en Alicante, no se valora a los artistas», dijo tras considerar que la fragmentación y parcelación de la cultura en Alicante se da «por falta de dinero y conocimiento y por no invitar a los artistas a participar en las instituciones».
Entre el público, el sociólogo Juan Antonio Roche propuso reclamar «cosas concretas» «como valencianos que somos» para evitar «victimismos» y «cantonalismos».