ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 5 de abril de 2018

Acta del Tribunal del Máster de Cinfuente. Fuentes de El Diario

El tribunal que supuestamente evaluó el trabajo de fin de máster de Cifuentes es ilegal

El tribunal que supuestamente evaluó el trabajo de fin de máster de Cifuentes es ilegal
El tribunal que, según la versión de la Universidad Rey Juan Carlos a la que se ha adherido la presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes, evaluó el trabajo fin de máster de la política incumple de forma flagrante el reglamento de 2011 que regulaba estos trabajos.
Ese reglamento, al que ha accedido eldiario.es, especifica que la “comisión de evaluación de trabajo fin de máster estará constituida por tres profesores y tres suplentes, todos ellos doctores. Uno de ellos será profesor de otra Universidad”.  El Rector Javier Ramos dio el miércoles los nombres de las componentes del tribunal:  Cecilia Rosado Villaverde,  Alicia Esperanza López de los Mozos y Clara  Souto. Las tres estaban vinculadas en 2012 a la Universidad Rey Juan Carlos en el momento en que Cifuentes estaba matriculada, según figura en las fichas públicas de las tres en la web de la URJC.
El reglamento también establece que los profesores que sean de la universidad sean funcionarios, y en su artículo 9.3 relata que “el secretario será designado entre los profesores numerarios”. Profesores numerarios son aquellos que son funcionarios: es decir, o profesores titulares o catedráticos. Ninguna de las tres firmantes lo era en ese momento, tampoco quien firma como secretaria, Cecilia Rosado.
La Universidad todavía no ha respondido cómo es posible que se formara esta comisión. 





Artículo 9 del Reglamento sobre los Trabajos Fin de Máster de la Universidad Rey Juan Carlos
Artículo 9 del Reglamento sobre los Trabajos Fin de Máster de la Universidad Rey Juan Carlos

Las docentes a las que hizo referencia Javier Ramos están descritas por sus fichas como doctoras con un sexenio reconocido y aparecen como investigadoras en proyectos de la URJC, al menos, desde el año 2010, según recoge la página web de la Universidad.
La idea de que haya, al menos, un doctor en el tribunal desvinculado de la Universidad donde se evalúa el trabajo es dotar de mayor imparcialidad al proceso de calificación. Ramos ha declarado que había “hablado esta misma mañana con los miembros de ese Tribunal y confirman la defensa del trabajo y la calificación de 7’5 puntos”. Más tarde, Cristina Cifuentes remitió a los medios de comunicación un documento encabezado como acta de trabajo de fin de máster en el que aparecen los nombres de estas tres profesoras (manuscritos) como las componentes del tribunal que puso esa nota. Esa composición contradice el artículo del reglamento que pide un profesor doctor de otra universidad.
A pesar de que el reglamento obliga a designar tres suplentes, en el acta los nombres de estos suplentes no aparecen. El documento que ayer presentó Cifuentes tampoco cuenta con un sello oficial, ni fecha de entrada en el registro de la Universidad.
Las tres profesoras que firman el acta han hecho una gran parte de su carrera y de sus trabajos académicos junto al catedrático Enrique Álvarez Conde, que ayer compareció como director del curso y que defendió públicamente que a Cristina Cifuentes se le había tratado “como a una alumna más”.





Acta del trabajo de fin de máster aportada por Cifuentes
Acta del trabajo de fin de máster aportada por Cifuentes

El 2 de julio de 2012, la fecha en la que supuestamente se constituyó este tribunal, ninguno de las tres tenía plaza en la Universidad como titular, algo que es igualmente inusual. La última actualización de sus fichas les atribuye el estatus de “contratadas”, no funcionarias con plaza en propiedad aunque un tuit del Instituto de Derecho Público de la Universidad relata que Alicia Esperanza López de los Mozos se había convertido en titular en diciembre de 2017.
Fuentes universitarias consultadas por eldiario.es aseguran que el incumplimiento del reglamento interno deja a a este tribunal sin capacidad legal para juzgar. Es decir, que el acta no sirve para validar el supuesto trabajo de fin de máster de Cristina Cifuentes.
El acta en cuestión que presentó ayer Cristina Cifuentes es, igualmente, un documento interno y sin sello de la Universidad que la presidenta de Madrid no debería tener, salvo que se lo haya proporcionado la propia URJC. El protocolo habitual, explican estas mismas fuentes, es que el tribunal firme este papel y que después se informatice el resultado en la base de datos de la Universidad, como parte del expediente del alumno. Las mismas fuentes no entienden por qué la URJC ha difundido ese acta interna en vez del documento informatizado, que sí es trazable y se puede demostrar fehacientemente en qué momento se registró.

Obligación de haber aprobado todo antes

Además, ese documento reglamentario ya obligaba a tener aprobadas todas las asignaturas y entregar “la justificación correspondiente”. Sin embargo, según la versión de la Universidad, fue en 2014 cuando se descubrió que había un “error administrativo” que marcaba materias como no presentadas a Cifuentes.
Así, la explicación ofrecida por la Universidad a la que se ha adherido la presidenta de Madrid, para justificar el cambio de calificaciones en su máster, implica que presentó el trabajo fin de carrera sin esa justificación reglamentaria. El punto 8.2 del documento que llegó en mayo de 2011 al Consejo de Gobierno, según ha visto eldiario.es, especifica: “Para poder realizar la defensa del Trabajo Fin de Máster el alumno tendrá que haber superado el resto de asignatura del máster para lo que deberá entregar la justificación correspondiente”.
Un año después, en junio de 2012, el Consejo de Gobierno universitario se reunió para modificar ese reglamento, pero esos cambios no hacían referencia a este requerimiento que sigue idéntico. Y esa misma exigencia se recoge en la última versión, única de acceso público en la web de la URJC, que entró en vigor para el curso 2016/2017.
Por lo que si la defensa del trabajo, como ha argumentado Cristina Cifuentes, se hizo el 2 de julio de 2012, para cumplir el reglamento debía tener una justificación de haber aprobado el resto de asignaturas. Pero, al menos administrativamente –según las explicaciones públicas ofrecidas por la Universidad Rey Juan Carlos–, Cristina Cifuentes tenía una asignatura como no presentada (de ahí que tuviera que subsanarse ese “fallo” en 2014).
El reglamento también pide que se adjunte en la presentación oficial del trabajo “la autorización del director para la lectura y defensa” del trabajo. Incluso pide que se le remita esa autorización “al director del máster”. El profesor Enrique Álvarez ha asegurado este miércoles que cuando recibió el expediente “cumplía la legalidad vigente”.




FUENTE: ELDIARIO


..........
Otro.-

La presidenta del tribunal de Cifuentes dice que ella no firmó el acta del máster

La universidad traslada el caso a la fiscalía por indicios de delito. El ministerio público ya había abierto diligencias por la denuncia colectiva de varias asociaciones de estudiantes












Cristina Cifuentes durante su comparecencia este miércoles en la Asamblea.
Cristina Cifuentes durante su comparecencia este miércoles en la Asamblea.
El caso Cifuentes ha pasado del ámbito político y universitario al judicial, probablemente lo que más temían tanto la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, como la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). Sus responsables salieron el primer día a declarar que no había irregularidad alguna, al día siguiente abrieron una investigación interna y esta tarde han anunciado que “ante la aparición de informaciones que pudieran ser constitutivas de delito” han decidido remitir a Fiscalía el resultado de la investigación. Todo se ha precipitado después de que esta mañana Alicia López de los Mozos, supuesta presidenta del tribunal que puntuó con un 7,5 a la presidenta regional Cristina Cifuentes, haya declarado ante la instructora de la investigación, Pilar Trinidad, que no reconoce el acta del tribunal de trabajo de fin de máster (TFM) de Cifuentes que aparecía con su nombre y firma, según han confirmado a EL PAÍS distintas fuentes.






El delito investigado sería una falsificación en el acta universitaria, castigada, según el artículo 390 del código penal, con pena de prisión de tres a seis años, multa de 6 a 24 meses e inhabilitación especial por tiempo de dos a seis años por tratarse de una falsedad en documento público, oficial o mercantil si lo hubiera llevado a cabo un funcionario público. La fiscalía, en todo caso, ya había abierto diligencias ante la denuncia colectiva por estos hechos presentada por una docena de asociaciones estudiantiles, informa Fernando J. Pérez. La universidad, por su parte, ha encargado el asunto a un abogado penalista que presentará este viernes el caso en la fiscalía de Móstoles (donde se encuentra el Rectorado), según fuentes del campus.

López de los Mozos es una de las tres docentes, junto a Clara Souto y Cecilia Rosado, que firmaron supuestamente ese documento que ponía fin al posgrado de Cifuentes con un trabajo de fin de máster, el 2 de julio de 2012. En ese momento ella era delegada del Gobierno en Madrid. En 2014, la funcionaria Amelia Calonge, vieja conocida suya, cambió la calificación de una asignatura de Cifuentes y de su TFM para que ella pudiera pedir su título. En ambos casos, las calificaciones pasaron de “no presentada” a “notable”, como destapó eldiario.es el pasado 21 de marzo.
La supuesta presidenta del tribunal y sus dos compañeras contactaron con un abogado el 23 de marzo para ver cómo abordaban el asunto. No han hecho declaraciones públicas desde entonces. Este jueves, finalmente, una de ellas, López de los Mozos, ha declarado ante la instructora de la investigación, Pilar Trinidad, jefa de Inspección de la URJC. No ha reconocido el acta y ha dicho que no evaluó a Cifuentes. Según distintas fuentes, se han vivido momentos de gran emoción y la profesora se ha echado a llorar. El Confidencial había adelantado el miércoles la falsedad de dos de las firmas del acta. Tras la reunión, la universidad ha decidido elevar el caso ante la fiscalía por la posible comisión de un delito: si López de los Mozos no firmó ese acta, alguien lo hizo en su lugar.
El día que estalló el escándalo el rector, Javier Ramos, afirmó en rueda de prensa que había hablado con las componentes del tribunal y que se habían ratificado en la legalidad del acta del TFM. Cifuentes aseguró el miércoles ante el pleno de la Asamblea de Madrid y en rueda de prensa posterior que realizó una defensa pública de su TFM ese 2 de julio de 2002. "Sí. Lo defendí de forma presencial en el campus de la Universidad Rey Juan Carlos de Vicálvaro", aseguró. En ese momento el rector de la universidad era Pedro González-Trevijano, actual magistrado del Tribunal Constitucional.
López de los Mozos es la única de las tres componentes del tribunal que es profesora titular. Souto y Rosado son profesoras contratadas, no funcionarias. En 2012 López de los Mozos, hoy secretaria del Instituto de Derecho Público, no tenía aún plaza fija. Enrique Álvarez Conde, director del máster de Derecho Público del Estado Autonómico en el que se matriculó Cifuentes y tutor suyo en el TFM, ha dirigido la tesis doctoral de las tres.
Las diligencias que ha abierto la fiscalía tienen su origen en la denuncia presentada por asociaciones de estudiantes para que se investiguen posibles delitos de falsedad documental y cohecho. Estos colectivos señalan como responsables de los delitos citados a la funcionaria que habría modificado las notas, Amalia Calonge, a la propia presidenta regional, Cristina Cifuentes, al director del máster y a los miembros del Tribunal que calificaron el TFM.

......................

¿Qué dice de todo este asunto Mariano Rajoy?

.....................




Las tres componentes del tribunal acuden a un abogado

Desde que el 21 de marzo estalló el caso Cifuentes, comunicarse con las tres componentes del tribunal que puntuó con un 7,5 el Trabajo Fin de Máster (TFM) de la presidenta regional se ha convertido en un imposible para la prensa y para muchos de sus allegados. Las docentes —Cecilia Rosado, Clara Souto y Alicia López de los Mozos— ratificaron ese día al rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), Javier Ramos, que la defensa del TFM se celebró de acuerdo a la legalidad, y desde entonces callan. Tan solo Souto pidió “respeto” a los medios de comunicación. Pese a su silencio, las doctoras en Derecho se reunieron el pasado 23 de marzo, dos días después del escándalo, con un abogado penalista para que las asesore. Las tres son afiliadas a Comisiones Obreras y el sindicato les brindó en un primer momento su apoyo legal, pero ellas decidieron diseñar su estrategia judicial por su cuenta y sufragarla. No ha trascendido el nombre del penalista escogido. Si la defensa del TFM no se hubiese celebrado, las tres profesoras estarían incurriendo en falsedad en documento público y podrían ser inhabilitadas. Las tres están obligadas a prestar esta semana declaración —quizá ya lo han hecho— ante Pilar Trinidad, la instructora elegida por el rector para investigar qué ocurrió realmente en el posgrado. Trinidad está entrevistando a todos los implicados en el máster puesto en cuestión.


Viñeta de humor. Leones del Congreso de Palmeral


Publicado en Mundiario.


5 de abril de 2018
 La Fiscalía ha abierto este jueves diligencias penales por las irregularidades detectadas en la obtención del máster de Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, de las que ha informado el rectorado de la Universidad Rey Juan Carlos. Alicia López de los Mozos, la supuesta presidenta del tribunal que evaluó el trabajo de fin de máster de Cifuentes, ha declarado que no reconoce el acta del tribunal y que no la firmó. Esta mañana la presidenta de Madrid  ha respondido de nuevo sobre la polémica  en Pleno ordinario de la Asamblea de Madrid y ha asegurado en los pasillos de la Asamblea que se encuentra "muy tranquila". El PSOE adelantará a esta tarde  la moción de censura contra Cifuentes. Albert Rivera comparecerá a las 19.30 horas en León.


Cristina, te han pillado fuera de juego.  Una recosntrucción es siempre una falsificación. Falsificación de firmas.
Dimisión ya.

El director del máster de Cristina Cifuentes, Enrique Álvarez, ha asegurado en Onda Cero que el acta del trabajo de la presidenta de la Comunidad de Madrid era una "reconstrucción"."El rector me pidió el trabajo y yo le dije que no lo tenía, la normativa exige que se destruyan a los 2 años (...) 'Hace falta un documento, hay que reconstruirlo', me dijo el rector. Intenté reconstruir una hipotética acta, que le enviamos por la tarde", ha detallado en una entrevista en la que también ha asegurado que "nunca ha hablado con la alumna (Cifuentes)" y que solo la ha visto "una vez". Álvarez también ha relatado que han sido unos días de "fuertes presiones", que está dispuesto a pedir perdón si ha cometido errores, y que nunca en su carrera le habían pedido que reconstruyera un acta. Enrique Álvarez sostiene que ese tribunal sí existió aunque no sabe "si estuvo Cifuentes", según la conversación con el programa. Sobre el trabajo de fin de máster ha mantenido que estuvo "corrigiendo el trabajo en las semanas previas a la defensa". "Eran como unas 50 páginas, aunque nunca leí la versión definitiva", ha añadido.
Insertar
Copia y pega este código en tu página:
Compartir
  • Enviar a Linkedin
  • Enviar a Google +
Hace 39 minutos
avatar
EL PAÍS
Insertar
Copia y pega este código en tu página:
Compartir
  • Enviar a Linkedin
  • Enviar a Google +
Hace 55 minutos
avatar
EL PAÍS
El director del máster de Cristina Cifuentes, Enrique Álvarez, ha asegurado en Onda Cero que el acta del trabajo de la presidenta de la Comunidad de Madrid era una "reconstrucción" "en términos jurídicos".


 Declaraciones del Rector Javier Ramos de 6 de abril 2018

La URJC contradice a la presidenta

Las declaraciones del rector de la URJC, Javier Ramos, asegurando que no existe acta del trabajo de fin de máster, tampoco su defensa ante un tribunal, contradicen gravemente su palabra. Cifuentes cree que esta versión, que muchos ven como una estocada definitiva sobre ella, es más de lo mismo. Lo que ha dicho el rector es que «no han podido verificar hasta el momento que ese trabajo de fin de máster se presentara», se ha limitado a decir. Su equipo más cercano cerraba filas con su líder. «¡Si no ha dicho nada nuevo!».
Cifuentes ha insistido en que la Universidad le envió un documento oficial que acredita que cursó y terminó el postgrado, y que si está manipulado ella en ningún casó lo ordenó. Ha rebajado el escándalo a una cuestión de «formalidades de tipo administrativo» que debe aclarar la Universidad. «A mí como alumna me corresponde». «Yo confío en que los propios mecanismos internos de la Universidad y de la Fiscalía, averigüen lo que ha ocurrido».
El archivo del acta de evaluación en el servicio de postgrado es «obligatorio», pero no existe, según ha advertido el rector. Como tampoco figura la memoria del TFM del máster de derecho autonómico, ha manifestado esta mañana el rector. Ramos también ha explicado que después de recibir una carta donde la profesora Alicia López de los Mozos aseguraba que no había formado parte del tribunal evaluador y que no reconocía su firma en el acta, la URJC decidió trasladar el caso a la Fiscalía.