ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 31 de diciembre de 2020

La última hoja del calendario y las 12 uvas Ramón Palmeral/ Diario de Alicante.es

 


La última hoja del calendario y las 12 uvas

Ramón Palmeral/ Diario de Alicante.es

 Hoy 31 de diciembre de este maldito 2020, de los dos patitos con dos ceros se va contento, después de habernos dejado en el Averno, dejado una pandemia mundial, que no sabemos cuántos años permanecerá con nosotros. Al menos le hemos dado una patada. Nos ha cambiado las costumbres de hacer colas para todo, de ponernos las mascarillas que además evita la contaminación medioambiental y la costumbre de salir de noche se ha cambiado por lo que en Alicante se llama el “tardeo” es decir, salir por la tarde y al ahora del toque de queda en casita. Este año el toque de queda se impone a partir de la 1 de la noche.

Arrancamos la última hoja del calendario. Con fuerza y quemarlo en una hoguera del cenicero junto a colillas y servilletas. De este año valoraban que muchos inmigrantes han venido en pateras han podido aprender castellano, por lo menos han aprendido a chapurrear la lengua de Cervantes. Estar aquí en España es un privilegio, ¡ya lo sabemos lo que vivimos a orillas del cálido Mediterráneo, porque este diciembre vino frío (con vino), helado, aunque sin nieve en Aitana nuestra cumbre más alta. La bendición urbi et orbi de esta Navidad del Papa Francisco no se aglomeró a la gente en  Plaza de San Pedro en Roma, que escogió el asunto de la vacunación ante la COVID-19 como banco en el que probar la teoría de Fratelli tut-ti: «Vacunas para todos, especialmente para los más vulnerables y necesitados de todas las regiones del planeta». El esperado discurso del Rey Felipe VI, nos dejó un poco entre sí y no, pero dijo que todo, y es todos (incluido el Gobierno) a respetar y hacer cumplir la Constitución, que es decirlo todos. Aunque por otra parte no puede el Jefe del Estado hacer lo que le parece como ha ocurrido con el emérito. Y lo remarcamos monárquicos y ciudadanos sensatos.

 Donald Trump, el llamado «líder del mundo libre» se va pataleando como un niño porque no ha sido reelegido y le ha quitado sus juguetes en el despacho oval donde firmaba sus decretos con un tronco quemado de secuoya de California. Sus fieles le apoyan, pero el poder ya le da la espalda. Biden ganó por amplia mayoría, Trump ha perdido, y podemos imaginar a la democracia suspirando aliviada porque no cumplió nada de lo prometido y los norteamericanos continúan más divididos entre republicanos y demócratas. Es evidente que no tener al timón de EEUU a un bravucón determina la política internacional: las alianzas con otros gobiernos, los tratados de comercio, el combate contra el cambio climático, y el mercadeo de los conflictos bélicos como una forma de comercio legal.

Boris Johnson, primer ministro británico, ha conseguido un acuerdo con la Unión Europeas para separarse aún más del continente, por medio de un Brexit con acuerdo, ahora está más aislados que antes, pero ¿serán más felices? No ha despertado desde que perdieron el Imperio Británico. Tienen una monarquía parlamentaria a una reina nonagésima que respetan, no como en España que la monarquía, tras los escándalos del emérito está entre la cuerda. Una institución como la Corona que considero fundamental por ser ecuánime e independiente. Y os aconsejo que tengáis cuidado con el consumo de electricidad porque la próxima factura de la luz ya a venir cargadita de ceros, porque además los empleados de las eléctricas también han cobrado su extra de Navidad.

Y si no teníamos suficientes gastos con Papa Noel y Reyes, ya han anunciado los comercios las rebajas de enero, es decir que nos dejas los bolsillos vacíos, ni para un cortao. Feliz fin de Año en casita, sin hoteles ni cotillones y con las uvas del Vinalopó de mesa que son las mejores y ricas, pero prohibido dárselas enteras a los niños, que se pueden ahogar como ya pasó hace unos años. Lo mejor es pelar las uvas partirlas por la mitad, quitarles las pepitas, y comer doce medias, y ya estamos cumplidos con una tradición que no se debe perder que, he ido que se está perdiendo lo de las 12 uvas tradición tan española. La tradición de comer las uvas tiene un precedente: un bando municipal del alcalde de Madrid, de diciembre de 1882, por el que se imponía una cuota de 1 un duro a todos los que quisieran salir a recibir a los Reyes magos. Otra teoría es que en 1909, los agricultores de Alicante, encontrándose en ese año con excedente de uva y con objeto de sacar al mercado la producción, lograron popularizar la costumbre y darle el impulso definitivo que, desde entonces, acabaría por convertirla en consolidada tradición.

 Ramñon Palmeral, 31 de diciembre de 2020 

Diario de Alicante.es

Letralia ante el años 2021

  Darse de Baja | Gestionar suscripción
Letralia, Tierra de Letras

Letralia, Tierra de Letras
facebook twitter instagram email 
Letralia, Tierra de Letras, es desde 1996
la revista de los escritores de habla hispana.
Es editada en Cagua, Venezuela,
por el escritor Jorge Gómez Jiménez.
Publicamos textos en todos los géneros.
Anuncia en Letralia, Tierra de Letras

2021

Letralia ante 2021

El año que hoy termina nos dejó el dolor de ver partir a tanta gente querida. Truncó muchos sueños, segó muchas vidas y nos puso a todos a un microscópico paso de la muerte. Nos condujo al confinamiento y al miedo como única respuesta a una crisis que no vimos venir. Nos hizo conocer la fragilidad de nuestra existencia y nos dio razones para dudar de todo. Sin embargo hoy, cuando el año concluye, creemos que es necesario hacer un repaso de lo que aprendimos y de cuán dispuestos estamos a crecer ante la adversidad.


Creemos que la gran lección de 2020 tiene que ver con la humildad. Una enfermedad que mató a muchas personas y dejó secuelas en muchas otras debería ser interpretado como un mensaje certero a la humanidad, un llamado de atención en torno a los valores que debemos fomentar y resguardar, en especial los relacionados con la cooperación y la responsabilidad como bases para construir un mundo posible. Sí, lo sabemos: lo que se aprecia en este momento dista mucho de lo que acabamos de escribir, pero no perdemos la esperanza de que, más allá de lo apreciable, 2020 haya dejado sembrada una semilla para el futuro.


La necesidad de encerrarnos para no contraer la enfermedad produjo miedo e impotencia, produjo mucha rabia contra un culpable invisible, pero también fue el empujón que forzó a muchos a explorar sus capacidades, bien en sus ámbitos de siempre o, cuando esto no era procedente, en horizontes en los que quizás no se habrían adentrado de no ser por esta coyuntura que nos trastocó la vida. Ha sido un tiempo de aprendizaje y entenderlo es una de las claves para sobreponerse al horror.


Todos perdimos a alguien en 2020. Toda pérdida fue una tragedia y lo seguirá siendo en muchos casos. Pero el miedo no es la respuesta. El futuro depende de que seamos capaces de convertir el dolor en combustible para honrar a quienes se marcharon.


A todos los lectores de Letralia les deseamos todo lo bueno para 2021, pero en particular les deseamos salud, tiempo para disfrutarla y entereza para seguir adelante. Aférrense a sus valores, enfóquense en sus afectos y no dejen de labrar nuevos objetivos.

Camiseta de colección 75º aniversario de la Sociedad Filatelica y Numismatica Alicantina, diseño de Ramon Palmeral

 

 


 
Precio de venta 20 € unidad

viernes, 25 de diciembre de 2020

El Rey reclama lealtad constitucional y respeto a las leyes, Opinión de Ramón Palmeral

 


 

 El Rey reclama lealtad constitucional y respeto a las leyes

Por Ramón Palmeral /Diario de Alicante.es

Dijo el Rey: “Una Constitución que todos tenemos el deber de respetar, y que en nuestros días es el fundamento de nuestra convivencia social y política…” Llama la convivencia.

Desde el punto de vista material, una constitución es el conjunto de reglas fundamentales que se aplican al ejercicio del poder del gobierno y espiritualmente defensa del pueblo en su conjunto. Es decir, defiende a los ciudadanos contra la tiranía y el abuso de poder dictatorial de los Estados en incluso de las mayorías parlamentarias de las Cortes, en cuanto tanto intenta cambiar sus principios y alma de la constitución. Si por ejemplo, si se propusiera un referéndum o plebiscito para la reforma Estado entre república y monarquías, se estaría atentando contra los actuales principios de la Constitución del 78, y la convivencia, porque  estoy seguro que se armaría la “de Padre y Señor mío”, Por lo tanto el rey reclama que se respete. Porque nuestra  forma del Estado es la monarquía parlamentaria (Art.1.2). Y tenemos la obligación de respetarlo y de defenderlo. Es una única arma de defensa del derecho y proyección ciudadana.

Como he dicho en otros artículos y ocasiones un presidente de la república dependería del partido político al que perteneciera o a los lobbies que lo llevaron a la presidencia, y de tratarse de un independiente, al que sin duda favorecería, en detrimento de la ecuanimidad e imparcialidad de un monarca parlamentario, que no depende del partido político, y está por encima de  intereses en favor de  la convivencia. La izquierda habla de los parabienes de la república como si fuera el paradigma de la paz y de la convivencia.

La constitución es el único pilar o instrumento que tenemos los ciudadanos para defendernos del poder. Y en España, incluso el Rey y Jefe del Estado parlamentario, están en peligro de ser atacados, por no tener poderes ejecutivos ni administrativos, y pude ser atacado, cuando  nuestra constitución lo defiende, y nos defiende a todos. Hay que “morir” en martirio espiritual por defenderla que es como defendernos. Porque directamente el Gobierno (quien gobierne) ha de someterte al imperio de las leyes y que tiene la obligación penal de cumplirla, y  hacerla cumplir, pues de lo contrario se sometería a la censura de las  Cortes (que es la representación del pueblo) y en definitiva en las urnas, donde reside el verdadero  poder del pueblo. Desde el punto de vista formal, la constitución se define a partir de los órganos y procedimientos que intervienen en su adopción, derivándose así una de sus características principales, es la supremacía obre cualquier otra norma del ordenamiento jurídico: Leyes orgánicas, reales decreto. Órdenes ministeriales.

El Rey reitera su compromiso con los principios morales y éticos que expresó en su proclamación ante las Cortes Generales en 2014 y que “obligan a todos sin excepciones y están por encima de cualquier consideración, de la naturaleza que sea, incluso de las personales o familiares”. De esta forma, Felipe VI se refirió a la situación derivada de los casos que afectan a su padre, el rey emérito Juan Carlos I, en su tradicional mensaje navideño. Frente a los intentos del Gobierno de que el jefe del Estado hiciera una mención a la futura Ley de la Corona, norma con la que el Ejecutivo socialcomunista quiere impulsar la modificación de la actual regulación de la Monarquía, Felipe VI,

En un discurso navideño ha estado  marcado por la trágica situación sanitaria por la pandemia y económica derivada de COVID-19, el Rey no eludió su responsabilidad y su voluntad de mantener alto el listón de las exigencias que obligan a la jefatura del Estado a actuar, pero quiso marcar distancias con las pretensiones del Gobierno de Pedro Sánchez, reivindicando así su derecho a no dejarse tutelar los discursos que pronuncia, no es una confrontación, sino un debe no dejar ningunear ni dirigir.

Parece evidente que el mensaje del Rey no dejará satisfechos a quienes pretendían aprovechar la compleja situación de la Monarquía para avanzar en su siniestro plan de demolición de La Corona, desprestigiándola. Consciente de la situación, Felipe VI ha pronunciado un discurso en el que, al tiempo que asume su responsabilidad, demanda lealtad constitucional a quienes les han situado como principal objetivo a batir. Sutil, pero claramente, el Rey les coloca también a ellos delante de su responsabilidad y les recuerda que tienen la obligación constitucional de respetar el Estado de Derecho.

Ramón Palmeral, 25 de diciembre 2020

Colaborador de Diario de Alicante.es


jueves, 24 de diciembre de 2020

Discurso del Rey y Jefe del Estado S.M.Rey Felipe VI. Video y texto


martes, 22 de diciembre de 2020

¿Por qué llamamos 'El Gordo' al primer premio de la Lotería de Navidad?. Anaño 2020, el Gordo ha caido en el número 72.897

 

¿Por qué llamamos 'El Gordo' al primer premio de la Lotería de Navidad?

Para sorpresa de muchos no tiene nada que ver con la gran suma que se lleva cada décimo, sino que se remonta al siglo XVIII.

¿Por qué llamamos 'El Gordo' al primer premio de la Lotería de Navidad?

Último mes de año y cada vez está más cerca el 22 de diciembre y el Sorteo Extraordinario de la Lotería de la Navidad. Con la ilusión por bandera, un gran número de personas compran décimos con la esperanza y el deseo de que les toque el primer premio, El Gordo, que reparte 400.000 euros por cada décimo de 20 euros, en un 2020 marcado por la pandemia del coronavirus.

¿Pero por qué se le llama así? Para sorpresa de muchos, no tiene nada que ver con la gran suma de dinero que te puedes llevar en caso de que tu número resulte agraciado, sino que la historia se remonta hasta el siglo XVIII con un curioso dibujo cuyo recuerdo aún perdura en el tiempo. El personaje llevaba por nombre "El Fanático por la Lotería" o "El Enano afortunado", y se hizo en un primer momento como una publicidad para que la gente comprase décimos para el sorteo.

Grabado de finales del siglo XVIII con la imagen de "El Fanático por la Lotería" o "El Enano afortunado".

"De alegría y de dinero, este Enano afortunado, si le estudias con esmero, te enseñará alborozado, de la fortuna el sendero", decía una de las inscripciones junto a las que aparecía el personaje de cuerpo bajo y gordinflón que llevaba por ropa las ya legendarias bolas del sorteo con un sinfín de números.

El éxito que cosechó instando a la gente a que participara en la suerte del sorteo hizo también que naciera un periódico en 1851 con el nombre de 'El Enano'. "Aunque Enano nací no soy enano, prodigioso en saber de la lotería, que el juego para mí no es un arcano, y en cábalas que os dé desde este día, de fijo, como puesto conla mano, el terno habéis de ver por vida mía", fueron las palabras que el diario le dedicó a aquellos jugadores del sorteo que aún hoy se celebra cada 22 de diciembre.

Según el historiador Francisco José Gómez Fernández, este personaje fue con toda seguridad el 'culpable' de que naciera el nombre de "El Gordo de la Lotería" para denominar al primer premio del sorteo, que se celebró por primera vez tal y como lo conocemos hoy en el año 1812, aunque el sistema de los famosos bombos no surgió hasta mucho tiempo después, concretamente hasta 1913.

lunes, 21 de diciembre de 2020

Así veo yo a la Monarquía española actual, por Ramón Palmeral/Diario de Alicante.es

 


Así veo yo a la Monarquía española actual

Ramón Palmeral/Diario de Alicante.es

Para la cena familiar de la Navidad 2020, año de la pandemia, esperamos con ansiedad el discurso de Su Majestad el Rey Felipe VI, como Jefe del Estado, representativo, no ejecutivo, porque el Ejecutivo corresponde al Gobierno que ejerce el primer ministro llamado presidente del Gobierno en España. Que no debe confundirse una cosa con la otra. Un discurso que debe aclarar el papel de la Corona ante los ataques del socialcomunismo que gobierna. Es las escuelas no se enseñan las formas de gobierno, lástima.

Hemos visto, recientemente, en las elecciones a presidente de la república federal de los Estados Unidos de América que el pertenecer un presidente a un partido político crea odios en la población y no es ni ecuánime ni imparcial. Ya crea odios y la transición de poderes de presidentes, es un desastre. Una monarquía parlamentaria no crea odios porque no gobierna sino que nos representa. Que es lo que debe hacer un presidente de la república, representar a TODOS los ciudadanos. Representar y no gobernar. No debe acumular tanto poder como presidente y a la vez primer ministro que genera abuso de poder, como EE.UU, Francia o Italia. Esto trae sus consecuencias como ha pasado entre Trump y Biden, que se han matado a insultos y  acusaciones, nefastas siempre, que ha dividido todavía más la población y han creado odios incluso entre familiares, vecinos y grupos sociales de distintas razas y clase sociales. Polarizados entre demócratas (izquierda) y republicanos (derecha).

La Monarquía española como la del Reino Unido, Bélgica, Suecia, Noruega, Países Bajos… Por un lado son la representación y la mejor embajada de una nación, de un país por su tradición histórica y emparentamiento entre dinastías y familias. Quien, por el contrario,  es elegido cada 4, 5 ó 6 años se debe a su partido político. Un rey no, y por ello está en disposición de realizar esa función con verdadera ecuanimidad e imparcialidad. La Justicia emana del pueblo y se administra en nombre de Rey, representativo y constitucional. Solo los proletarios quieren república, porque desconocen las milenarias de un poder monárquico y envidiable porque quienes no lo tienen. ¿Quiénes son los proletarios? Los que no tienen  nada y solo hijos, deriva del latín (prole).  Las monarquías extrajeras actuales aglutinan  su poder en torno a un proyecto de modernización de construcción y la unión de la nacional. Además, ejerce una indudable función arbitral o moderadora que, en nuestro caso esta incluso recogida en la Constitución de 1978. Cierto es que en el gobierno actual de Pedro Sánchez, antimonárquico de tradición socialista radical, aglutinado por ciertos grupos independentistas y numerosos de tendencias estalinistas y marxistas,  errores de un pasado histórico, no real ni práctico hoy, es utópico lo de la igualdad, e hipotético de la fraternidad, imposible, no lo consiguió ni el mismo Jesucristo. La lucha de clases es del S.XIX y Max con El Capital, obsoleto, apenas un 1% de la población española es proletaria real.

Se elige en las urnas a las personas que nos van a administrar y gobernar. En cambio, el Rey no nos administra ni nos gobierna sino que nos representa. Y puede hacerlo precisamente porque aglutina en su persona el pasado, el presente y el futuro de la nación, gracias al útil principio hereditario de la monarquía, de la élite (más preparada) que tanto odia los comunistas, que no sería posible por elecciones democráticas, porque nos la cargamos, ya tuvimos la experiencia nefasta de la I y la II republicas en España. No caigamos en el mismo error otra vez. Ni caigamos en el juego político de ahora me pongo yo y después tú como actualmente Putin y Dmitri Medvédev en la Federación Rusa, porque ya no existe la Unión Soviética desde 1991.

Las izquierdas social-comunistas son los que tienen odio visceral a la monarquía, un odio de tripas en la liana del corazón rojo, desde la Revolución francesa de 1789 y rusa de 1917. Odio a las clases superiores. Por el tríptico: Libertad, igualdad y fraternidad, no son conceptos posibles en términos prácticos absolutos, ni actuales, ya que son ideas utópicas.  Si en el plano teórico, de iguales ante la ley todos podemos ser juzgado, sí pero diferentes en estatus sociales porque somos seres humanos y no podemos ser todos máquinas iguales, estampadas, no existiría la competitividad, tan necesaria ni los méritos por esfuerzo y rendimiento. Un esclavo griego o romano rendía muy poco. Respecto a las penas depende del abogado que te puedas pagar, lo cual es injusto, pero cierto. Cada familia ha de mejorar su estatus social con estudios, esfuerzos y trabajo. Porque  la realidad es que nadie hace nada por nadie. Tú te has de buscar las habichuelas, como dice el refrán popular. Lo demás son falacias y engaños, y retruécanos legales.

No odiemos a quienes piensen, sientan y experimenten distinto sentimientos políticos, cada cual tiene su razón de ser y estar, el odio anula los vínculos fraternos de hermandad entre las personas al priorizar la enemistad y el conflicto. El cristianismo es fraternidad, iglesia es comunidad, pero detrás hay mucha hipocresía y mercadeo, la esencia es Cristo y nada más. La hermandad entre nosotros y menos entre los pueblos no es posible todavía. Democracia es separación en grupos o partidos.  No existe la fraternidad. Los conflictos no pueden gestionarse de manera eficaz desde el odio y la confrontación de las urnas. Esto es una hipótesis por estudiar.

No nos carguemos la Monarquía como institución de representación parlamentaria interna y de representación exterior como país y gran nación que somos en el extranjero, es lo mejor que puede pasarnos a España. Otro asunto son las responsabilidades personales de los exmonarcas, que deben ser juzgados con arreglo a las leyes vigentes y no confundir con la institución de la Corona representativa. Si una monarquía no fuera hereditaria, desaparecería. No son obsoletas sino antiguas, que no es lo mismo. Mantener la monarquía española es barato, le que cuesta a España 8 millones anuales, a los italianos un presidente le cuesta 200 millones, a Alemania 40 millones y a Francia le cuenta 90 millones. Tenemos la mejor forma de Jefe de Estado representativo sin pertenecer a los determinados intereses de un partido político, y no lo apreciamos. Hemos de tener visión de futuro.

Alicante, 21 de diciembre de 2020