ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

domingo, 27 de septiembre de 2020

La antigua prisión de José Antonio en Alicante. (Un poco de Memoria Histórica)

 

          (Estado actual de la antigua prisión de José Antonio. Avda. Orihuela 59 de Alicnte)


 La antigua prisión de José Antonio en Alicante. (Un poco de Memoria Histórica)

Ramón Palmeral

Como resido a cien metros de la antigua prisión conocida por los alicantinos como la casa prisión de José Antonio en la Avenida de Orihuela número 59. Luego de prisión fue un colegio, y 1990 fue demolido en un 90 % por la empresa Laing (se respetó parte de la fachada y parte posterior era alcalde de Alicante el socialista José Luis Lassaletta Cano) hoy es Albergue Juvenil en La Florida, que depende de Instituto Valenciano de la Juventud (IVAJ) y Complejo Cultural La Florida, Centro de Juventud que tiene el acceso por detrás en la plaza de Teresa Mas Agullo. En otro tiempo fue cárcel preventiva de Alicante, dirigida  desde su inauguración por Ramón Maldonado, que ya desempeño el cargo en la antigua y primitiva cárcel de Benalúa. Se inauguró a finales de septiembre de 1925. Se decía: que el edificio era suntuoso, regio, modelo de edificio carcelario.

Actualmente nada recuerda que aquí fusilaron los republicanos a José Antonio Primo de Rivera fundador de la Falange en 1933,  la madrugada del 20 de noviembre de 1936, a los cuatro meses de iniciarse la guerra civil, que no participó en ninguna acción porque había sido  detenido el 14 de marzo de 1936 y encarcelado en Cárcel Modelo de Madrid, por posesión ilícita de armas y acusado de conspiración contra la República y rebelión militar. En el 5 de junio del mismo año fue trasladado a la prisión de Alicante, se dice que desde aquí dirigió la Falange convertida la cárcel en Centro de Mando. En la cárcel alicantina ya estaban presos su hermano Miguel, la esposa de éste y otros líderes falangistas por conspirar contra la República.

No confundir la prisión preventiva de la avenida de Orihuela con el Reformatorio de Adultos de la Avenida Aguilera, hoy juzgados de Benalúa, donde murió por tuberculosis y falta de atención medica el poeta Miguel Hernández en 1942. Son dos centros diferentes que distan entre ellos unos dos kilómetros. 

 


Según recogen distintos historiadores, el socialista Indalecio Prieto Turo, por entonces ministro de Marina y Aire, incluso llegó a aceptar una oferta que incluía treinta presos en manos del bando nacional y seis millones de pesetas por su vida. No obstante, con la operación cerrada, Prieto advirtió a su interlocutor que los anarquistas alicantinos «no entregarán al preso». Los nacionales jugaron entonces la baza de un hijo de Largo Caballero, preso en Sevilla, que también fracasó. La última tentativa, la liberación militar, terminó en masacre ante la prisión. El Monumento a los Caídos de La Vega Baja en Aguamarga), fue realizado en 1941. La historia nos cuenta que en este punto, muy próximo al Barranco de las Ovejas, allá por el año 1936, un grupo de 50 falangistas procedentes de La Vega Baja fueron detenidos por la Guardia de Asalto, capitaneada por Rubio Funes. Al parecer, iban hacía Alicante dispuestos a liberar a José Antonio Primo de Rivera, preso en la cárcel de La Florida. Días más tarde, fueron juzgados y ejecutados los 50.

Tras varias acciones entre falangistas y militares en Valencia, Cartagena, Alcoy y la capital alicantina. También se cuenta que se efectuaron diversos planes de fuga para sacar a José Antonio de la cárcel, pero ello no se logró, y el final tras varios juicios, fue sentenciado y fusilado en la madrugada del 20 de noviembre de 1936, por el comité anarquista de Orden Público local ordenó la ejecución en contra de la opinión gobernador civil Francisco Valdés Casas habría tratado de evitarla. A las seis y media de la mañana, Primo de Rivera moría fusilado en dicho patio, junto a otros dos falangistas de Novelda y dos carlistas. Se desabrocho la camisa y grito: ¡Arriba España!

 En el bando republicano el anarquista Buenaventura Durruti fue uno de los pocos que no apoyaron su fusilamiento por no encontrar razones para hacerlo y sobre todo porque de producirse, sería nefasto para el Frente Popular al descapitalizar políticamente al bando nacional (o sublevado, etc.) al dejar una única cabeza militar que fagocitaría a la primera: Franco y su completa unidad de mando político-militar. La historia, obvia decirlo, acabaría dándole la razón.

Su hermano Miguel estaba preso y se enteró. Tras el final de la guerra, 1939 el cuerpo fue exhumado del cementerio de Alicante  y llevado a hombros por falangistas desde Alicante hasta El Escorial. Desde el 19 de noviembre al 30 del mismo mes. Y una vez terminada la basílica de la Cruz del Valle de los Caídos, en 1958 Francisco Franco ordenó que su cadáver fuera trasladado y sepultado allí. Sin embargo, muerto llegó a ser objeto del más extraordinario culto al mártir de toda Europa contemporánea, lo que, a la larga, le ha garantizado una posición, un estatus, y un papel que nunca podría haber consumado en la vida real. Víctima notable republicana tan notable como Federico García  Lorca  en Granada por los fascistas. Por ello, por el equilibrio natural de fuerzas, sucede que, cuantos más socialistas-comunistas haya en el gobierno de Sáncheztein, más falangistas, nacionalistas y monárquicos crecerán como los trigos.

 


 



sábado, 26 de septiembre de 2020

Entrevista a Juan de Ávalos escultor del Valle de los Caídos. La cruz de 150 metros no fue idea de Franco. No tiene alusiones a la guerra civil.

 


Juan de Ávalos y Taborda

Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Juan de Ávalos
Información personal
Nombre de nacimiento Juan de Ávalos y Taborda Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 21 de octubre de 1911 Ver y modificar los datos en Wikidata
Mérida (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 7 de julio de 2006 Ver y modificar los datos en Wikidata (94 años)
Madrid (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de la muerte Infarto agudo de miocardio Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Información profesional
Ocupación Escultor Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables Monumento a Francisco Franco (Oviedo) Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de Real Academia de Bellas Artes de San Fernando Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones
Monumento a Luis Carrero Blanco por Juan de Ávalos en Santoña.
San Juan en el Valle de los Caídos.

Juan de Ávalos García-Taborda (Mérida (Badajoz), 21 de octubre de 1911Madrid, 6 de julio de 2006) fue un escultor español.

Su escultura es una de las más representativas del arte español contemporáneo, siguiendo la corriente figurativa. Su carrera, impulsada por el régimen de Franco, quedó asociada a las esculturas realizadas para del Valle de los Caídos, llegando a ser considerado como uno de los escultores españoles más destacados del siglo XX.

Biografía

Infancia y estudios

Nacido en Mérida, de padre extremeño y madre castellana, comenzó a demostrar excelentes dotes para el dibujo con seis años, recibiendo clases de dibujo de Juan Carmona, párroco de la iglesia de santa Eulalia.

Su padre se quedó ciego y, contando con ocho años, su familia se traslada a Madrid. Estudió en el Colegio de los Mercedarios a la par que acudía a la Escuela de Artes y Oficios. Ya de niño gustó de la escultura clásica, acudiendo a hacer bocetos al Casón del Buen Retiro (entonces sede del Museo Nacional de Reproducciones Artísticas), y del Don Juan Tenorio de José Zorrilla, para el cual realizó varios bocetos.

Aunque su familia deseaba su ingreso en la Universidad, le venció su orientación artística, comenzando como aprendiz con diversos escultores de la madera e ingresando con catorce años en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, finalizando sus estudios con veinte años con Premio Extraordinario y Premio Aníbal Álvarez de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Juventud

En 1933, con 22 años, logra una plaza en la Universidad de Sevilla, desarrollando diversos trabajos de recuperación de restos romanos, destacando los del Teatro de Mérida. Podrá así conjugar su trabajo con su gusto por el teatro. Allí conocerá a Miguel de Unamuno en el estreno de Medea. Un año después fue nombrado subdirector del Museo Arqueológico de Mérida, cuyos fondos catalogará y ampliará.

Entretanto, irá participando en varias exposiciones, destacando sus contribuciones a las anuales Exposiciones Nacionales de Bellas Artes.

Guerra Civil

En 1936 se incorpora al Ejército Nacional, pero en 1938 cae herido de gravedad en Jaén. Si bien seguirá militarizado, se dedicará al dibujo de motores y piezas, ocupación que alterna con la ejecución de tallas religiosas. Ese mismo año contrae matrimonio con Soledad Carballo Núñez en Pontevedra.

Posguerra

Terminada la guerra, instala un estudio en la calle Mejía Lequerica de Madrid, pero en 1940 se le incoa expediente de depuración debido a una denuncia que le acusa de colaborador con actividades culturales republicanas en 1936. Ávalos continuó con su actividad, participando en la Exposición Nacional de Bellas Artes de ese año y realizando la imagen de Jesús Nazareno para la iglesia de Villagonzalo (Badajoz). No obstante, en 1942 se publica en el Boletín Oficial del Estado la resolución del expediente de depuración, en el que se consideran probados los hechos en virtud de una hipotética afiliación al PSOE (con el carné número 7 de Mérida). Se le inhabilita así para ejercer cargos directivos en instituciones académicas, por lo que se centrará en la escultura religiosa, en la restauración y en tallas para particulares.

Estancia en Portugal

En 1945 recibirá un homenaje público por la Cámara municipal de Oporto (Portugal), a lo que le siguen varios encargos en Lisboa, por lo que decide fijar su estudio allí. Participará en exposiciones en Buenos Aires y Río de Janeiro. Se iniciará también en la escultura vanguardista bajo el seudónimo de Arturo Sánchez, con el que obtiene una Mención de Honor para artistas extranjeros en el XI Salón de Arte Moderno de Lisboa.

Regreso a España: el Valle de los Caídos

En 1950, un amigo personal le recomienda que se presente al concurso convocado para la realización de las esculturas de la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, en Cuelgamuros (Madrid). Ávalos había participado en la Exposición Nacional en Madrid con su obra Héroe muerto,1​ y presentó setenta bocetos en menos de una semana. Gana la adjudicación del concurso y regresa a Madrid, instalándose en la calle Agustín Querol, donde reúne a un gran número de artesanos.

Nunca existió una vinculación personal estrecha entre el escultor y Francisco Franco. La designación de Ávalos resultó toda una sorpresa en las esferas académicas españolas, recibiendo el propio Franco varios escritos de círculos que se oponían a su designación. El propio escultor cuenta que su única relación con Franco tuvo lugar en la citada Exposición de 1950, cuando el Caudillo, visitando la muestra, se paró ante la estatua que presentaba y comentó: Éste es el gran escultor que necesita España.2

Ávalos quiso renunciar al proyecto ante las protestas, pero Blas Pérez González, Ministro de la Gobernación, le recomienda que se entreviste con Franco en el Palacio de El Pardo. Allí, el escultor propondrá una obra de temática fundamentalmente religiosa, evitando cualquier alusión bélica. Curiosamente, al día siguiente, se promulgó un decreto por el que se acordaba que en el Valle se enterraran juntos muertos de ambos bandos.

El presupuesto, inicialmente fijado en 27 millones de pesetas, se redujo a 9 millones. El escultor reconoció qué, entre material, mano de obra e impuestos, cobró unas 300.000 pesetas.3​ No obstante, el encargo le abrió las puertas a otros muchos. Décadas después, el propio escultor inició una batalla legal contra el ente Patrimonio Nacional por una deuda de 50 millones de pesetas en concepto de derechos de autor y de producción, que no le fueron entregados.2

Obras y premios

Desde el 9 de junio de 1974 fue académico de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. En 1941, con su obra Autorretrato, consiguió la tercera medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes. Con la escultura Soledad, se hizo con la segunda medalla en la misma exposición, el año 1950. La primera medalla la consiguió el año 1957, con la obra titulada Cristo yacente.

Acerca de su estética se[¿quién?] ha escrito que es «apreciado como uno de los escultores españoles que mayor pasión ha demostrado por el cuerpo humano»[cita requerida], como se observa en los cuerpos del conocido Mausoleo de los amantes de Teruel, o en los cristos y piedades salidas de su cincel. Comentaba con el maestro Joaquín Rodrigo que los dos eran obreros de las manos, el primero golpeando estéticamente el teclado del piano y el segundo golpeando sobre la piedra hasta que salía la obra bien hecha.

En 1976, coincidiendo con el bicentenario de la Independencia de los Estados Unidos, España regaló a ese país una estatua ecuestre de Bernardo de Gálvez, obra de Juan de Ávalos, que fue colocada en la Avenida de Virginia en Washington, en Washington DC. La estatua está situada en el Bernardo de Galvez Memorial Park, junto a la citada Avenida.

El 2 de septiembre de 1980, en virtud de la disposición transitoria segunda de la creación de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes (Real Decreto 1422/1980, de 6 de junio), Juan de Ávalos y García-Taborda fue elegido académico junto con el escultor Enrique Pérez Comendador y el escritor Pedro de Lorenzo. El 22 de marzo de 1981 leyó el discurso de ingreso y tomó posesión de la Medalla número 6 de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, en el Complejo Cultural San Francisco de Cáceres.

Algunos conjuntos monumentales notables salidos de su taller son el dedicado a Los amantes de Teruel en la misma ciudad de Teruel, que ideó desde 1955 y que se custodia en la Iglesia de San Pedro; Monumento a Luis Carrero Blanco en Santoña; Ángel de la paz en Valdepeñas; Arco del Triunfo a la Independencia en la República Dominicana; en la parroquia de San Francisco de Barbastro se puede contemplar la primera imagen del beato gitano «el Pelé», realizada a finales del siglo XX. El monumento a Fernando el Católico de Zaragoza data del año 1969.

Para el escultor Julio López, «la obra de Juan de Ávalos es magistral y sólida». Este artista apoyó el proyecto de Ávalos para la escultura de Juan Pablo II y sobre la obra del Valle de los Caídos ha manifestado que «enlaza con la tradición de Miguel Ángel y de las esculturas centroeuropeas».

Venancio Blanco afirma que «su obra tiene ya un sitio 'importante' en el marco de la escultura contemporánea que refleja 'el modo que le tocó vivir'». Hace unos años «recordó una anécdota en la que el escritor Miguel de Unamuno le aconsejó, antes del estreno de Medea en el teatro romano en 1934, que fuera fiel a sí mismo y tuviera amor por sus mayores, 'y eso es lo que he hecho, ser extremeño y amar lo que mis padres me enseñaron'».

En el volumen IV (1993) del Boletín de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, de la que fue miembro numerario, escribió una colaboración titulada «La España profunda: Ortega y Rocío Jurado». En ella cuenta cómo conoció a Ortega y la escultura que realizó por encargo del rector de la Universidad Complutense de Madrid, al mismo tiempo que narra los avatares para cumplir el encargo del alcalde de Chipiona para inmortalizar la figura de Rocío Jurado.

Sobre el primero escribe: «Me presentó a don José Ortega y Gasset en Lisboa, por el año 1944, mi gran amigo y después compañero en la Academia de Bellas Artes, el gran compositor Ernesto Halffter», y recuerda que «fue en mi primera exposición en Lisboa en las Bellas Artes, donde Eugenio Montes hizo la presentación de la misma, inaugurándola el embajador, y allí estaba nuestro increíble don José, derrochando ingenio y simpatía». El editor del BRAEx anota que «Me he permitido engarzar las dos realidades —Ortega y Gasset y Rocío Jurado— bajo el título de La España profunda, puesto que el éxito de la cultura de un pueblo consiste en la unión del pensamiento intelectual con la manifestación artística del genio intrahistórico». Cuando el alcalde de Chipiona le encargó el monumento para inmortalizar a Rocío Mohedano Jurado, Juan de Ávalos confiesa en esa misma publicación que «mi concepto ha tenido base en que ella es una fuente de emociones que con su expresión y registros extraordinarios llega al espectador o a quienes se comunican en la intimidad con la gran alegría de su espléndida comunicación».

Obras de Juan de Ávalos pueden verse en Santa Cruz de Tenerife, Teruel, Barbastro, Zaragoza, Puerto Rico, León, Oviedo, Guayaquil (Sagrado Corazón), La Habana (Homenaje a Cuba), República Dominicana (Esculturas Plaza de la Bandera), entre otros lugares. En una de las plazas de Esquivias (Toledo) se alza el monumento dedicado al cervantista Luis Astrana Marín; y también una estatua gigante de Cervantes. La estatua dedicada a Rocío Jurado en su localidad natal. En Benidorm (Alicante) se puede contemplar el Monumento a los marinos caídos y en la iglesia de Mondragón un Cristo. En Burgos se conserva la estatua ecuestre del conde Diego Porcelos (fundador de la ciudad) y el Monumento a las Fuerzas Armadas. La ciudad de Úbeda exhibe en la plaza de Vázquez de Molina, frente al palacio homónimo, dos leones. En la Catedral de Madrid se custodia un Cristo Yacente debido a su mano.

Diseñó también joyas, y si a Mariano Benlliure se debe el primer diseño de la peseta después de la Guerra Civil, el último bajo el franquismo se debe a Juan de Ávalos.

La obra de Juan de Ávalos también se puede encontrar en su tierra. En Badajoz realizó el monumento a Covarsí y El héroe caído que forma un conjunto con los originales en bronce de los cuatro evangelistas, así como la fuente al Genio de Extremadura y las alegóricas La ciudad y el río y el Monumento a los extremeños universales. En Mérida, la gran estatua A los emeritenses muertos en las guerras y el Homenaje a los arqueólogos de la Puerta de la Villa, La Piedad en su panteón familiar o las imágenes de la Cofradía del Prendimiento de Jesús y Nuestra Señora de la Paz. En Almendralejo, el Cristo crucificado que adorna la pared exterior de la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Purificación. En Solana de los Barros, la iglesia parroquial de Santa María Magdalena luce un Cristo en bronce, colocado encima de la torre del campanario. La parroquia de San Pedro de Alcántara de la ciudad de Cáceres muestra una talla fechada en 1967 con la figura del confesor de Santa Teresa de Jesús. El parque de El Rodeo de la misma ciudad también luce un monumento debido a su mano. En Llanes (Asturias) en la Basílica de Santa María del Conceyu, existe un paso procesional en madera titulada del Cirineo, del año 1959. Jesucristo, con una rodilla en el suelo carga con la cruz ayudado por el Cirineo.

jueves, 24 de septiembre de 2020

El Gobierno veta la presencia de Felipe VI en Barcelona, Por Ramón Palmeral

 

                       El Rey en Barcelona después de los atentados de 2017

El Gobierno veta la presencia de Felipe VI en Barcelona

 

Ramón Palmeral

 

Las noticias de estos días  me pillan los dedos contra la puerta, y es la de que el Rey Felipe VI no presidirá el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces, que tendrá lugar este viernes 18 de septiembre en Barcelona, como viene siendo tradicional. La explicación que han dado es por motivos de seguridad. ¿Cómo?, no entiendo bien las causas y miro incrédulo en otros periódicos y leo en Libertad Digital que  dice: El Gobierno acumula gestos para amarrar el apoyo de sus socios de ERC a los Presupuestos Generales del Estado. Mientras se veta, por el gobierno la presencia del Rey  porque los actos del Rey serán refrendados por el Presidente del Gobierno y, en su caso, por los Ministros competentes (art. 64. 1. Constitución) en la entrega de despachos judiciales, como reclaman los independentistas para evitar su presencia, y, según el diario EL MUNDO, por recomendación del Ejecutivo, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha hecho este miércoles un anuncio nada casual en el Congreso está tramitando los indultos a los encarcelados por sedición del “procés”, o más bien insultos al pueblo español.

 

Es inaudito y cobarde la decisión del Ejecutivo, sin duda alguna, se debe a la presión de los partidos independentistas catalanes, que le tienen cogida por la bragueta al gobierno de Sáncheztein, por no decir los cog... A este gobierno le debería dar vergüenza, alegar motivos de seguridad cuando se puede enviar 1.000 antidisturbios como si fuera un Barça - Madrid, pero no es el pueblo catalán a quien se teme, sino al oportunismo de los partidos políticos proindependentistas de Torra, Rufián, Borras, y compañía. Lo que sí pretende este gobierno socialista-comunista es restarle protagonismo a La Corona que con arreglo al artículo 1.3 de la Constitución, que dice: La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria votado en 1978. Y cuando no se respeta la Constitución se está atentando contra todos los españoles, que es la única garantía jurídica que tenemos.

 

 Artículo 56  dice:

1.        El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes.

 

El Rey, de ninguna manera, puede ser ninguneado, porque es garantía de unidad de España.  El rey Alfonso XIII se marchó, cuando desde los balcones de los ayuntamientos se  proclamó la ilegal II República, no en un plebiscito sino en unas elecciones municipales (si lo hicieron en Italia en 1946), en asalto al poder, ante la cobardía de los monárquicos, y, para evitar una guerra civil  el Rey se marchó, y la guerra fue inevitable cinco años después. Porque lo primero que hizo la República  fue quemar en mayo de 1931 más de cien iglesias conventos en toda España,  y asesinaron a casi 5.000 sacerdotes y monjas, esto sí que es Memoria Histórica, para forzar al presidente Alcalá Zamora para aprobar la Constitución laica de la República, y conseguir la separación de poderes de Montesquieu.

 

Lo que pretenden los socialistas-comunistas es desarrollar, próximamente, un referéndum o plebiscito para la reforma el artículo 1.3  de la C. y caminar hacia la III República, siempre un camino incierto, imprevisible y peligrosísimo.

 

¿Pero en manos de quién estamos, quiénes nos administran? En cambio, los reyes y sí fueron a darles el pésame a los catalanes en el otoño de 2017.

 Publicado en El Confidencia Digital de Madrid

 

 

El ministro de Justicia se cabrea ante el «¡Viva el Rey!» de los jueces: «Se han pasado tres montañas». El rey llamó por teléfono a Lesmes para decirle que lamentaba no haber podido asistir al acto.

Juan Carlos Campo, ministro de Justicia, ha mostrado su enfado después de que los jueces coreasen «¡Viva el Rey!» antes de finalizar el acto de entrega de despachos a los nuevos magistrados en Barcelona. «Se han pasado tres montañas», ha afirmado Campo dirigiéndose a Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), sin darse cuenta de que estaba abierto el micrófono.

Estas palabras muestran el enfado de Campo por el apoyo de los jueces al Rey Felipe VI tras el veto del Gobierno de Pedro Sánchez a que asistiera a este acto por la presión de los partidos separatistas en mitad de las negociaciones de los Presupuestos Generales del Estado.

José Antonio Ballestero, vocal designado a propuesta del PP, se ha levantado de su asiento después de que Lesmes finalizase su discurso para instar a los asistentes a que coreasen un «¡Viva el Rey!». Los magistrados presentes se han sumado a esta iniciativa espontánea ante la mirada de Juan Carlos Campo y de Dolores Delgado, fiscal general del Estado.

En su discurso, Carlos Lesmes ha recordado al Gobierno de Sánchez que la figura del Rey tiene «una enorme dimensión constitucional y política». El presidente del CGPJ ha señalado que la tradicional presencia del Rey en la ceremonia de entrega de despachos a los nuevos jueces, que se remonta a hace 20 años, tiene un significado «simbólico y constitucional: la Justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey».

«Nuestro lamento no solo obedece al hecho de que se rompe con una tradición de más de 20 años, sino también, y sobre todo, porque la presencia de su Majestad el Rey, del Jefe del Estado, en la ceremonia de entrega de despachos a los nuevos jueces responde al especial vínculo constitucional de la Corona con el Poder Judicial, vinculación que forma parte de nuestra tradición histórica desde la Constitución de Cádiz de 1812, y que sirve además para resaltar la dignidad de nuestra función», ha añadido.

El Rey Felipe VI ha llamado por teléfono a Carlos Lesmes tras finalizar este acto para trasladarle que le «hubiese gustado» estar presente en el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces que se ha celebrado y en el que su presencia fue vetada por el Gobierno de Sánchez.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, se cabrea ante el "¡Viva el Rey!" de los jueces: "Se han pasado tres montañas".

 

..........................................

.............Otro.......................................

Discurso de Carlos Ledesma.

El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, expondrá mañana de forma oficial el malestar en el órgano de gobierno de los jueces y en la Carrera Judicial en general por la no asistencia del Rey Felipe VI a la entrega de despachos a los nuevos jueces.

Así se ha acordado hoy en la reunión de la Comisión Permanente del CGPJ.

Se planteó la posible redacción de un comunicado institucional sobre este asunto, pero finalmente se ha acordado que Lesmes exponga mañana la posición oficial del CGPJ durante su discurso oficial.

Los jueces de la 69 promoción recibirán sus despachos en este acto que por primera vez en la historia no presidirá el Rey.

La presidirá Lesmes.

Seis vocales del CGPJ han emitido este mediodía una declaración sobre la ausencia del Rey: María Ángeles Carmona Vergara, Nuria Díaz Abad, Juan Manuel Fernández Martínez, Carmen Llombart Pérez, Juan Manuel Moya y Gerardo Martínez Tristán.

“Lamentan profundamente” no contar con la presencia de Su Majestad en este acto.

 

.....................

....................................

 Sometidos a la incapacidad

Directa, explícita y cínicamente el gobierno ha manifestado que es incapaz de proteger al Jefe del Estado español. Declaración de incompetencia institucional típica de países bananeros donde impera la anarquía total.

Tajantemente, el ministro del interior, el tal señor Marlaska, se declara incompetente en sus funciones. Él ni pincha ni corta, el vice segundo le impone lo que tiene que hacer y no hacer; a él solo le queda achantar y humillar a sus hombres, a sus mandos y a todos los españoles.

El gobierno ha declarado que nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad no sirven para nada, son incapaces de cumplir sus funciones más básicas y fundamentales. Dado que proteger no es igual a mentir, el gobierno no lo sabe hacer. Solo mentir se le da bien, en ello son maestros consumados el jefe y compañìa.

El gobierno ha colocado a Cataluña al nivel de esos territorios donde no se puede entrar ni circular por estar apestados de mafias asesinas.

El gobierno declara Barcelona lugar incontrolable donde solo manda Torra y su turba. Allí nadie entra sin su permiso, si el gobierno español quiere cumplir con sus obligaciones de secundar al Jefe del Estado, que se atenga a las consecuencias. Y, nada sorprendente, Sánchez se baja los pantalones y mucho más ante Torra.

El gobierno tiene asumido que solo puede proteger a aquellos que, como el vice segundo, le tienen atado a su capricho.

El gobierno declara que el Jefe del Estado, el Rey de España, no merece que se pongan medios públicos del Estado a su disposición. Con ello le niega poder cumplir con sus funciones. A eso se llama secuestro de Estado.

El gobierno no tiene como prioridad cumplir con sus obligaciones constitucionales, ni siquiera las más básicas y elementales. Los españoles tenemos que tomar muy buena nota de ello, porque ello se llama reírse del pueblo en sus propias narices y con el máximo descaro.

El gobierno tiene abiertamente declarada la guerra institucional al Jefe del Estado. Le impide cumplir sus funciones, le confina en su residencia a través de privarle de la protección necesaria para su movilidad.

El gobierno ofende gravemente a las Fuerzas de Seguridad. Un desprecio mayúsculo considerarlas incapaces de cumplir sus funciones, de ser como son solventes, de ser la élite de nuestra Patria y defensoras del estado de derecho, ese estado que el gobierno no defiende, más bien todo lo contrario.

Como resultado de todo lo anterior, el gobierno desprecia, avergüenza, humilla y ofende severamente a todos los españoles y les coloca políticamente como hazmerreir  en el ámbito internacional.

Hasta los países más atrasados y desgobernados se burlan de un país que se declara incapaz del más elemental funcionamiento auto-protector.

Un gobierno de tal nivel de incapacidad e incompetencia, es absolutamente indigno de representar ni siquiera al más lerdo de sus ciudadanos. El desprecio al pueblo que todo lo expuesto supone no se salda con explicaciones, con disculpas, ni con pedir perdón. Solo se salda con la dimisión incondicional.

Los españoles, todos, sin excepción, somos víctimas de un atropello inmisericorde por parte del gobierno. Aunque algunos no lo vean, otros lo tapen, otros más incluso lo aplaudan; los hechos son los hechos, al margen de opiniones. La realidad se impone sobre cualquier mentalidad, ideología, gusto o inquina. Realidad: el gobierno se declara incapaz de lo más elemental, que es proteger a un ciudadano.

 

 

El CGPJ explota contra el Gobierno tras el veto a Felipe VI: "Si no viene el Rey, no pinta nada el ministro"

Fuentes jurídicas consultadas por Libertad Digital aseguran que el malestar es "unánime" en el Gobierno de los jueces tras la decisión del Ejecutivo.

Fuentes jurídicas consultadas por Libertad Digital aseguran que el malestar es "unánime" en el Gobierno de los jueces tras la decisión del Ejecutivo.
Carlos Lesmes, presidente del Supremo, habla ante la atenta mirada del Rey Felipe VI | EFE

El veto del Gobierno de Pedro Sánchez al rey Felipe VI en la entrega de despachos a jueces mañana en la sede de la Escuela Judicial en Barcelona ha provocado una gran "indignación" entre los integrantes del Consejo General del Poder Judicial CGPJ que preside Carlos Lesmes.

Se trata de la primera vez que el monarca no asistirá al acto desde que comenzó su reinado. Los jueces de la 69 promoción recibirán sus despachos bajo la presidencia de Lesmes y el acto se celebrará en el edificio de la Escuela Judicial a las afueras de Barcelona, en vez de la sala del Auditorio, situada en el centro de la ciudad y que en los últimos años había acogido la ceremonia.

El único representante del Gobierno en la ceremonia será el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo. También está previsto que acuda el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Jesús María Barrientos, y los vocales del Consejo General del Poder Judicial, entre otras autoridades judiciales.

Fuentes jurídicas consultadas por Libertad Digital aseguran que el malestar es "unánime" entre los miembros del Gobierno de los jueces tras la decisión de vetar al monarca por parte del Ejecutivo. "Es un acto estrictamente judicial. Si no viene el Rey, no pinta nada el ministro de Justicia", afirman.

La Constitución española establece que a todos los actos oficiales a los que acuda el Rey tienen que asistir el presidente del Gobierno o un ministro. Así lo establece el artículo 64 de la Carta Magna: "Los actos del Rey serán refrendados por el presidente del Gobierno y, en su caso, por los ministros competentes". El refrendo es la delegación de responsabilidad del Rey a la persona que realiza el refrendo. La persona que ejerce el citado refrendo es, por tanto, la responsable de las acciones del Rey.

Las mismas fuentes apuntan que si "Felipe VI, que es el refrendado, no puede acudir al acto judicial, no tiene sentido que asista el refrendante que es el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo". La decisión del Ejecutivo se considera una falta de respeto y un desprecio hacia el jefe del Estado.

El propio Campo respaldaba este jueves en una entrevista en la Cadena SER la decisión de que el Rey no acuda apuntando a la "obligación" que tiene el Gobierno de proteger la monarquía, aunque rechazaba verbalizar que el Ejecutivo había adoptado la decisión: "La decisión se ha tomado analizando todas las variables y la ha tomado quien la tenía que tomar".

Mientras, la Comisión Permanente del CGPJ, un órgano criticado a veces por sus digestiones largas y pesadas, acordaba este jueves que el propio Carlos Lesmes exponga mañana de forma oficial el malestar que en este órgano y en la carrera judicial en general ha ocasionado la exclusión del rey Felipe VI del acto.

Cabe destacar que no se descarta que este viernes se haga publica la sentencia del Tribunal Supremo sobre el presidente catalán, Quim Torra, tras ser condenado a un año y medio de inhabilitación por desobediencia, tras no retirar los símbolos golpistas de los edificios públicos de la Generalidad durante las elecciones.

La declaración de 6 vocales del CGPJ

Tras la reunión de la Comisión Permanente del CGPJ un grupo de seis vocales del llamado sector conservador hacía pública una declaración conjunta en la que "lamentan profundamente" no contar con la presencia del Rey en el acto de mañana.

En el documento, los vocales recuerdan que el artículo 117.1 de la Constitución señala que la Justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey, razón por la que era costumbre que los principales actos de la vida judicial española, como son la Apertura del Año Judicial y la entrega de despachos a la nueva promoción de jueces sean presididos por el monarca.

Añaden que el Poder Judicial español se fundamenta en esta "doble imbricación" (pueblo-rey), "de la que deriva su legitimidad democrática para la impartición de Justicia" . Por ello, insisten que la presencia en el acto de mañana en Barcelona de Felipe VI "no sólo es un motivo de orgullo para las juezas y los jueces españoles" sino también un "símbolo del valor que la Justicia tiene en un estado de derecho en cuanto máximo representante del pueblo español y de sus instituciones".

Finalmente apuntan que las "circunstancias que impiden la presencia" del Rey en el acto de entrega de despachos, que no concretan en su declaración, les llevan a reafirmar la admiración y respeto de todos ellos a su figura, "símbolo de la unidad y la permanencia del Estado".

Póngase en contacto con nosotros en investigacion@libertaddigital.com

- Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/espana/2020-09-24/indignacion-cgpj-gobierno-veto-rey-felipe-vi-6663003/