ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

martes, 21 de mayo de 2019

Circo en el juramento a la Constitución en el XIII legislatura del Congreso


Circo en el juramento a la Constitución en el XIII legislatura del Congreso

Arranca una legislatura con el verso “imperatizar” por delante. Parecía el Congreso una vuelta al colegio dándose las manos y haciéndose selfy. ¡Apaga y vámonos!

Ramón Palmeral


En el telediario de Ana Blanco del día 21  de mayo, sobre la información de la constitución de las Cortes Generales de  la XIII Legislatura: Congreso y Senado, me quedé electrocutado en el sillón bermellón imitación al cuero.  Alto acto, que marcarán un antes y un después de la fórmula de los juramentos o prometo (artículos 4 y 20 del Reglamento del Congreso de los Diputados) que en una gran mayoría de sus señorías de las dos Cámaras Baja y Alta (deben de ser vecinos peleados como los de Burguillo de Arriba y el de Abajo) pronunciaron sus juramentos de acatar  (atacar, no sé muy bien)  la Constitución con la coletilla torera por «imperativo legal», es decir, por pelotas, lo que podríamos conjugar con un nuevo verbo, que podría ser «imperatizar» o «pelotazar», si los señores académicos de la RAE, lo validan, al menos para España que es el único país del mundo, creo, que los juramentos se pueden decir de dos maneras: formal o con defecto de forma.  Las Cortes Generales  y el TC, lo permiten, porque somos más liberales que Madonna, que hace en Eurovisión lo que el sale de la «coñacada», un palabro que inventó el poeta gay cubano Lezama Lima en su novela “Paradiso”.
El uso de este excremento de fórmula de juramento lo inició Herri Batasuna en los ochenta cuando obtuvo en 1979 representación parlamentaria (en pleno terrorismo etarra). Todo ellos recogieron sus actas de diputados en la primera legislatura, pero en lugar de jurar fidelidad a la Constitución, se limitaron decir que lo hacían «por imperativo legal». El Congreso de los Diputados, presidido entonces por el socialista Félix Pons, pidió a los miembros de la antigua Batasuna que abandonaran el Hemiciclo porque, «al no haber utilizado la fórmula reglamentaria», no habían «adquirido la condición plena de Diputados» por supuesta deslealtad.
Tras un recurso del PSOE, la «deslealtad» fue avalada por el Tribunal Constitucional, de aquellos barros estos lodos, porque sentó precedente y, desde entonces,  se admite y toleran los ultrajes jurativos. Este asunto de acatar la Constitución, a medias, debe ser legislado de nuevo, sino queremos desembocar en un charco de petróleo. ¡Qué ejemplo dan a los ciudadanos! Incluso voy más allá, porque prometer no es jurar, sino una posibilidad, que equivale a según como.  
 El Congreso se muestra extremadamente polarizado, los  gritos y golpes  impedían escuchar los juramentos de los independentistas. No así el Senado que es socialista en mayoria.  Llegaron los 24 de Vox y se sentaron detrás del sillón del guarda principal para chupar cámara "Por España, sí juro". Luego llegaron los políticos presos escoltados por policías. ¡Versión Berlanga en puro y duro cine en blanco y negro! Los reos saludaron en el Hemiciclo como gladiadores de turno, recién salidos de las jaulas. Y al César le dieron la mano y le dijo el «Junke» a viva voz: «Tenemos que hablar» y el de la túnica dorada de respondió «No te preocupes». El de la barba a lo Gladiator le dio la espalda uno de los rebeldes, que subía las escaleras con un saco de odio a España. Yo veo a los políticos que no son enemigos personales, entre ellos, sino adversario políticos, que es diferente, es como un teatrillo, no es como en la II Republica que se disparaban a dar como  a Calvo Sotelo o José Antonio en la prisión de Alicante por ser falangista. No van a ir de las manos dándose el pico, a los encontronazos personales en las esquinas con la navaja trapera, ¡digo yo!:  pero en campaña, parecieran por  sus vocabularios «insultivos» que los eran como Trump y Clinton. Y luego se dan la mano como vecinas que tras una pelea tirándose de los pelos se van a tomar café de hornillo con achicoria. Parecía un circo con algunos elefantes con capas y  vestiduras de colores, descorbatados y gladiadores armados con tridentes y banderas del arco iris en las camisetas, que no pasa nada, en España de Felipe II el matrimonio gay es legal.
   Cuando a un señor diputado electo le  preguntan si acata la Constitución en todos sus términos y extensión y sin reserva alguna, no caben medias tintas, y no se puede responder: «por imperativo legal» o prometo, porque ya la están desobedeciendo y ninguneando, por mucho que el Tribunal Constitucional lo avale, en Sentencia 119/1990 de 21 junio. No resulta congruente con nuestro estado de derecho y democrático, una interpretación lasa a la obligación de prestar acatamiento a la Constitución firme y sin descalabros. Porque la Ley y los Reglamentos, están por encima de las ideologías, y con  esta excreción de fórmula se está violentando la Constitución, a pesar de ser un adulto o adulta inclusiva de cuarenta años.
La Ley de Régimen Electoral especifica que «los candidatos electos deben jurar o prometer acatamiento a la Constitución» para tomar posesión de sus cargos. Así, al habitual «sí, juro» o «sí, prometo» esta vez se le han sumado numerosos añadidos. Aquellos que no se ajustan a esta Ley están evitando acatar la Constitución con fórmulas de despreciatvas de suspenso, por lo tanto no dignos y ellos, solitos se quedan afuera.
Que unos diputados presos (no condenados todavía,  hay que decirlo) tomaran posesión de sus actas en el Congreso y el Senado con esta fórmula chapucera es de risa (me carcajeo), cuando se decantan evidentemente  por no acatarla, y están siendo juzgados  por presunta rebelión, sedición y malversación de fondos públicos, y artifices un referéndum ilegal de independencia del 1-O. ¡Yo no lo entiendo!
Los británicos son más serios. El partido nacionalista irlandés Finpen, brazo político del grupo terrorista IRA, logró representación en el Westminster británico en numerosas ocasiones, pero nunca llegaron a tomar posesión de sus escaños. Sus parlamentarios se niegan a prestar juramento de lealtad a la Reina Isabel II de Inglaterra, requisito imprescindible para ocupar un asiento. Por ello, nunca pudieron asistir a las sesiones de la Cámara de los Comunes, aunque abrieron sus oficinas en el Westminster como gesto de distensión durante el proceso de paz.

 En resumen, aunque estos diputados catalanes separatistas hayan sido elegidos por los votos del electorado, la ley está por encima de la voluntad del pueblo, es como si, por ejemplo, deciden votar para poner en libertad a unos asesinos; entonces, la votación iría contra el derecho penal. Porque  choca contra la ley de Enjuiciamiento Criminal que los condenó, y por lo tanto nula esa votación,  como el derecho a decidir que se han inventado. 
La señora diputada socialista catalana Meritxell Batet se ha impuesto a Ana Pastor del PP, en segunda votación y ha sido elegida presidenta del Congreso de los Diputados este martes 21 M, con 175 votos a favor frente a los 125 obtenidos por la candidata popular. Apostó por el diálogo.
Por el Senado ha sido elegido como presidente el socialista Manuel Cruz con el  apoyo de 140 parlamentarios, todos los de su partido, el PSOE, una cifra por encima de la mayoría absoluta necesaria fijada en el Reglamento para la elección en primera votación. Apostó  por el diálogo.
Al terminar la primera sesión parlamentaria los 4 diputados del proceso regresaron a la cárcel, a la espera de ser suspendidos de sus actas, menos mal, algo es algo.
En fin que Dios nos pille confesados y que la sangre no llegue a salpicar las pantallas de la teles en los telediarios.

Alicante, 21 de mayo de 2019
Cometarista de Diario de Alicante
Mis sátiras políticas.  

Exposición "El mar en mí" de Susana Guerrero

“Mis obras son exorcismos que traducen el dolor en algo positivo”

SUSANA GUERRERO, artista contemporánea y doctora en Bellas Artes por la UMH.
Por JOSÉ FILIU /Hoja del lunes de Alicante

La escultora y grabadora, Susana Guerrero (Elche, 1972), exhibe el fruto de su talento en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo de Arte Contemporáneo de Elche (MACE) bajo el nombre de ‘El mal en mí’; retrospectiva de más de un lustro de claroscuros vitales. Del 29 de marzo al 15 de julio de 2019, las instalaciones de la plaza de San Juan invitan a aproximarse a la magna expresión de la vanguardia bajo el estilo y enfoque particular de una de las autoras ilicitanas más internacionales del presente, y cuyas propuestas han recorrido galerías, museos y centros culturales del continente europeo y americano.
Susana Guerrero con la pieza 'Casco elegua'. Foto: J. FILIU
—Comenta que ‘El mal en mí’ es “trabajo con y desde las entrañas”, y que, como en toda su carrera artística, posee una alta carga autobiográfica. ¿A qué alude exactamente?
Al mal en mi interior. A veces hay cosas que se detienen dentro de uno, cierta tristeza que no hay manera de arrancarla. A todos nos ha pasado, en algún momento, sentirnos paralizados y no saber cómo despojar ese lastre de dentro. Yo lo hago mediante el arte. Tejer cables duros de camión, con agujas de molde, me reconforta.
—Hasta julio, la Sala de Exposiciones Temporales del MACE acoge una parte significativa de sus últimos siete años. ¿A qué etapas corresponden y cómo valora el espacio museístico?
—A cuatro series: ‘¡No me cortes la cabeza!’, sobre diosas mitológicas que les cercenan la testa y sobreviven, dando la muerte paso a la vida sanando sus heridas con mirra. ‘Leche negra, manantial de muerte’, que es, básicamente, la narración de cómo a los siete días de nacer mi hijo Ulises, de un susto, perdí la leche materna y provocó su grave deshidratación. ‘La madre y el tiempo’, sobre los cambios que implica el nacimiento de un hijo en el físico de la progenitora y el tiempo, que deja de pertenecerle. Y ‘La desollada’, con estómagos y órganos negros atravesados por pinchos e ideados desde la perspectiva de estar desollada y a la vez limpia y fuerte. Las esculturas ‘La desollada’, ‘El mal en ti’ y ‘El mal en mí’ —que da nombre a la exposición— es como si arrancáramos nuestra piel cual jersey, tirando de los intestinos y quitando las vísceras de las entrañas, dejando vacío el interior.
Del MACE me agradan los techos altos de la planta baja, las piezas son otras y se pueden levantar, tener altura y casi es posible pasar por debajo de ellas. Diferente respecto a cómo han aparecido en otras exposiciones. ‘La Mare dels Peixos’ planta cara a los visitantes al entrar.
—De hecho, existe esa oscuridad en su obra, con sangre, vísceras, decapitamientos, desollamientos, sufrimiento… aunque al final se torna luminosa, siendo fuente de vida y energía. ¿Por qué buscar la inspiración y la expiación a través del dolor?
—Lo del dolor me di cuenta hace poco, conversando con mi amiga Nieves. Fui consciente de que el hilo conductor de todo mi trabajo, a lo largo de toda mi trayectoria, había sido el dolor. Y creo que es bueno hablar de él y de lo que tenemos dentro. Mis obras son exorcismos que traducen el dolor en algo positivo. Porque a todos nos han sucedido reveses, pero puedes quedarte “ahí” atrapado o usar y transformar ese dolor.
—Sus creaciones se erigen en torno a tres componentes: la mitología (leyendas, supersticiones, chismes…); la genealogía de los materiales y el proceso de construcción; y, la antropología de la experiencia propia. ¿Cómo surgió la inquietud por fusionarlos?
—Estuve doce meses becada en Grecia, y la universidad tenía anexos en los mejores emplazamientos. Los estudiantes viajábamos a ellos y leíamos en voz alta libros con los mitos de esas ubicaciones, muchas de ellas telúricas. Luego estuve becada tres años en México. Si Grecia me abrió los ojos a la mitología, México me pateó y revolcó por él, me enseñó a trabajar con la genealogía de los materiales y con lo que no se ve. Después enlacé ambos elementos con mi cotidianeidad.
—No obstante, esos mitos acaba reinventándolos…
—Podemos inventarnos lo que queramos. Por ejemplo, todos saben quién es Medusa aun ignorando el origen de su grotesca apariencia. Fue una sacerdotisa violada por Poseidón y, por ello, castigada por Atenea convirtiéndola en el ser que conocemos. Es lo más terrorífico que se le puede hacer a una persona: monstruificarla y condenarla a la soledad. Entonces, empecé con ella: restauré el vigor de sus cabellos, su cuerpo y le puse mirra como representación de la regeneración de tejidos, para así tratar de alterar su destino. Y confeccioné una armadura para protegernos a las dos. Todo muy simbólico. Si me desuello, muero; en mi obra, no. Como Medusa y el resto de diosas decapitadas de ‘¡No me cortes la cabeza!’, que están vivas.
—Y antes ha mencionado que México le enseñó a trabajar con “lo que no se ve”.
—Lo más valioso que aprendí del país fue a entrar en contacto con lo que no se ve, y eso es lo que hago al emplear la carga poética y simbólica de los materiales: su composición, el sitio y el tiempo de recolección, cómo lo trabajo y la realización de la pieza a modo de ritual. Nadie sabe de dónde lo he cogido, el proceso de fabricación ni que me levanto por las noches con dolores… Todo eso es lo que no se ve, y es crucial para mí. Un conjunto de pequeños ritos que utilizo en mi obra y a diario. Y cuando se reside en otro punto, un método de reencontrarse con un lugar es disponer de lo que ofrece la zona. En Elche he trabajado con goma y pieles de calzado, espinas de palmera datilera y con palma blanca. Y estoy elaborando un abrigo con aleluyas.
'La Mare del Peixos', 'Impulsos y retornos', 'Bata de cola', 'El mal en ti/El mal en mí' y 'La sangre'. Fotos: J. FILIU
—Siempre relata que se decantó por el arte contemporáneo de forma muy natural.
—Desde pequeña he construido cosas. Y en casa, mi abuelo, padre, madre y hermana, aparte de sus oficios, también trabajaban con las manos distintos materiales: esmaltes, madera, fragua, tejidos… por lo que, digamos, el entorno ayudó y quise ser artista. Al acceder a la Facultad de Bellas Artes de la UPV me incliné por la escultura y el grabado más rompedor.
—Además de artista es profesora de grado y máster en la Facultad de Bellas Artes de la UMH, en Altea. ¿Difícil conciliar ambas facetas?
—No, para nada. La academia no ha supuesto freno a mi creatividad, Bellas Artes no es así. Lo único es que, en ocasiones, es complicado cuadrar horarios al tener exposiciones fuera. Es vital que existan artistas profesionales y que sean docentes. Igualmente, me alimento mucho de la labor en el taller con mi alumnado. La verdad es que me siento afortunada de impartir clases.
—¿Y cuál es su opinión del continuo cuestionamiento que sufren los artistas y el arte contemporáneo? Se escucha demasiado aquello de que “eso” no es arte auténtico, que las instituciones no deberían prestarle atención, que lo hace cualquiera…
—No creo que cualquiera pueda. En España, el arte es poco apreciado, y este va progresando a lo largo de la historia. No tendría sentido que concibiésemos las mismas esculturas de hace cinco siglos. ¿Imaginas que el arte se quedara estancado mientras la sociedad avanza? El arte es un aglutinante de lo que sucede alrededor. Aunque sí hay piezas que precisan de información y debería proporcionarse para una mejor comprensión. Tal vez el arte contemporáneo esté demasiado encerrado en cajas blancas, en museos, cuando tendría que estar más abierto al público y con presencia en la educación primaria.
—Asimismo, en una sociedad que vira hacia el pragmatismo y la tecnificación, aflige observar cómo se pone en duda la importancia de estudios como Bellas Artes.
—Bellas Artes es un grado que abre mentes y promueve la reflexión tanto en lo personal como en lo laboral. Un artista puede ser autodidacta, claro que sí. Luego la carrera no es solamente para ser pintor o escultor sino para diversos tipos de perfiles. Un egresado en Bellas Artes que diseñe webs compondrá, aplicará el color y pensará en fundamentos que alguien que haya estudiado programación pura y dura desconocerá.
—Su extenso currículum atesora becas, estancias, docencia, exposiciones y… premios. ¿De todos los galardones obtenidos, cuál recuerda con especial devoción?
—Uno al que le tengo cariño es al primer puesto que logré en el Concurso Nacional de Escultura Villa de Leganés, en 1997. El premio consistió en la ejecución de la obra ‘La cama de José’, de ocho metros y perteneciente a la serie ‘¿Cómo te gustaría que fuese tu cama?’. José, que era alumno de un colegio de niños con problemas en el que colaboraba, quería una cama alta para llegar al techo. Él murió en un accidente y, un año después, mi propuesta ganó, la hicimos y ahora ‘La cama de José’ se encuentra en el Museo de Escultura de Leganés.
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

El jueves 23 de mayo, recital y presentación del libro "Camino entre versos" de Urbano

El jueves 23 de mayo a las 19.00 horas presento (Ramón Palmeral) junto Consuelo Giner Tormo, el marngifico poemario "Camino entre versos" de Juna Antonio Urbano, donde además habrá un recital de poetas alicantinos. Será una tgarde garndiosa de poesía, en Amabito Cultural de El Corte Inglés 1º planta. Os espemos.
La portada del libro es una acuarela de Gereda.

El debate de la eutanasia ante las elecciones europeas


El debate de la eutanasia ante las elecciones europeas

Por Ramón Palmeral

Estos días tenemos en los medios de comunicación del debate de la eutanasia en el caso del francés Lambert, un joven que sufrió un accidente de tráfico con resultados de lesión cráneo encefálico y, lleva más de diez años en estado vegetativo. Cinco veces se le ha desconectado de los cuidados paliativos, pero siempre, han surgido contratiempos, por parte de la familia que está dividida, uno a favor y otros en contra de desconectarlo de la alimentación artificial. Entra en juego la legislación (Parlamento) (políticos que no se quieren mojar, la religión (que es un filosofía de vida) los técnicos facultativos, los jueces, y la familia, menos el enfermo sin voluntad, pero que en vida debió de constituir el testamento vital regulado por Ley 14 de 2002.
·         Testamento vital
Documento en el que un individuo explicita las instrucciones que deberán tenerse en cuenta cuando su estado de salud no le permita expresarlas él mismo, especialmente en lo relativo a tratamientos médicos y la posterior destino de su cuerpo y órganos.
¿Cómo se regula en España el Testamento Vital?
  • El punto de partida fue la Ley 14 de 2002, reguladora de la Autonomía del Paciente y de Derechos y Obligaciones [de los pacientes, los profesionales y los servicios sanitarios -públicos y privados-] en materia de Información y Documentación Clínica.
  • En 2007 se publicó el Real Decreto 124, por el que se regula el Registro Nacional de Instrucciones Previas y el correspondiente fichero automatizado de datos de carácter personal, regulado posteriormente por la Orden 2823 de 2007.

Suicido asistido
Es un error desde todos los concepto (legislativo, filosófico y vital) entender que la eutanasia en caso extremos es un suicidio asistido (aunque penalmente los sea), no podemos confundir un suicidio asistido con un suicido voluntario.
El inicio de la vida humana, de todos modos, es motivo de debate religioso y filosófico.
Esto hace extremadamente compleja la existencia del hombre y su investigación porque las vivencias y valoraciones particulares de cada sujeto condicionan en buena medida la objetividad del conocimiento adquirido, pues cada existencia humana acrisola una dosis importante de creación individual y colectiva que tiende a expresarse de uno u otro modo en su subjetividad.
La vida hemos de entenderla como un estado vital del organismo y mente, donde el individuo tiene conciencia de sí mismo,  autónomo y tiene voluntad propia. Lo contrario no es un estado vegetativo, próximo a la de un vegetal, por ello, la eutanasia cuando los médicos técnicamente lo decidan, científicamente, y no por cuestiones de conciencia, opinen que su estado es irreversible, con los medios técnicos a su alcance. Pues no sabemos si una persona en estado de coma permanente sufre o no dolor, por ellos, no tenemos derechos a prolongar artificial mente la vida.
Una vida artificial, no es vida humana.
La legislación de despenalización de la eutanasia se debe debatir en el Parlamento europeo, donde no debe ni puede intervenir las conciencias religiosas (filosofía), en pro de la vida a toda consta como una voluntad de Dios como origen de la vid humana (panteísmo), que está en contra del concepto biológico de vida en sí. ¿Qué Dios es ese que no permite una muerte digna?
En cambio, se ha legislado sobre el aborto  que es un forma de eutanasia activa de un feto vivienda en el desarrollo intrauterino de la gestora (no confundir con madre que es otro asunto), cuando se sabe que el aborto es un trama para gestora. Pedir el “aborto libre” es un error, cuando debe instaurarse medios económicos para las gestantes, o habilitar adopciones reguladas. N aborte es más trauma que una gestación.  Otros casos son cuando hay peligro vital para la madre. Un hijo no desead, nunca puede cavar en un aborto.
El España la eutanasia no es ilegal, aunque hay en marcha un proyecto de ley para desarrollarla y los cuidado paliativos. Se recoge en el art. 143 de Código Penal, que dice: Artículo 143.
1. El que induzca al suicidio de otro será castigado con la pena de prisión de cuatro a ocho años.
2. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años al que coopere con actos necesarios al suicidio de una persona.
3. Será castigado con la pena de prisión de seis a diez años si la cooperación llegara hasta el punto de ejecutar la muerte.
4. El que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las señaladas en los números 2 y 3 de este artículo.
Pero aquí hay un error porque la si eutanasia es aquel procedimiento voluntario, intencionado, estudiado y consciente que realiza un grupo técnico facultativo para acelerar la muerte de un paciente terminal de algún padecimiento incurable; a solicitud consciente, estudiada y deliberada del enfermo o familiares, quienes, plenamente enterados de que no existe tratamiento curativo para la dolencia; le solicitan al médico que la realice sobre el paciente para así dar fin con el dolor y el sufrimiento intolerables e intratables: no es un suicidio asistido, porque suicidio es el acto deliberado que una persona voluntariamente decide tomar el camino de la muerte. Por ello el caso de los enfermos terminales no cabe el término suicido, porque no tiene voluntad sobre sí mismo, y al asistencia, es sin duda ayudar a una muerte digna.

De hecho, Ángel Hernández, el hombre que ayudó hace solo unos días a morir a su mujer enferma de esclerosis múltiple y después de que ella se lo hubiese pedido expresamente en diversas ocasiones, podría enfrentarse a una pena de prisión y además, uno de los principales temores de la defensa en este momento, es que el caso pase a considerarse como violencia de género y sea juzgado en un tribunal especializado en la materia. Su caso, que está siendo muy mediático, ha provocado que el derecho a la muerte digna vuelva a estar sobre la palestra en España. ¿Pero cuál es la situación de la eutanasia en el resto del mundo? ¿Y concretamente, cómo se regula en España? proponía únicamente modificar el apartado 4 del artículo 143 del Código Penal, para que pudiesen quedar exentos de responsabilidad los que ayudan a morir "de manera segura, pacífica y sin dolor" a una persona que lo pida de forma "libre, expresa e inequívoca". Este artículo prevenía varios escenarios:
  • Penas de cuatro a ocho años de cárcel para los que "induzcan al suicidio" de otra persona.
  • Penas de dos a cinco años de cárcel a los que cooperen "con actos necesarios al suicidio de una persona".
  • Penas de seis a diez años de cárcel en caso de que esta cooperación llegue al punto de "ejecutar la muerte".
  • Penas inferiores en uno o dos grados a los señalados en los dos apartados anteriores para los que cooperen de forma activa con "actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad permanente y difícil de soportar".
Lo que no está penado en España es una especie de eutanasia pasiva, regulada por la Ley de Autonomía del Paciente y de Derechos y Obligaciones en materia de Información y Documentación Clínica, que establece que el paciente tiene derecho "a decidir libremente, después de recibir la información adecuada, entre las opciones clínicas disponibles", así como a "negarse al tratamiento, excepto en los casos determinados en la Ley".
Holanda, Luxemburgo y Bélgica: eutanasia, legal
Son los únicos tres países en los que la eutanasia está legalizada. Holanda fue el primero, en 2001, después de haber comenzado a regularla en 1993. El Gobierno neerlandés no considera delito punible la práctica de la eutanasia siempre que se ajuste a los requisitos previstos por ley, y solo a petición del paciente, no de sus familiares. Los menores también pueden estar sujetos a la eutanasia, que pueden solicitar ellos mismos a partir de los 12 años, aunque necesitan el consentimiento parental hasta los 16. Los menores hasta 18 años no necesitan consentimiento de los progenitores, pero en este caso los padres deben estar implicados en el proceso de toma de la decisión. En Suiza, los pacientes deben suicidarse por su propia mano; es decir, ningún médico puede suministrar una inyección letal sin que esto implique un procedimiento penal en su contra. Además, deben estar consistentemente seguros de que no quieren seguir viviendo y, por supuesto, no haber sido influidos en su decisión. En este caso existen una serie de asociaciones que facilitan la muerte asistida: Exit —a la que Godall recurrió para morir—, Dignitas, Ex International o Lifecircle.
La despenalización de la eutanasia vuelve a centrar el debate mediático después de que se haya conocido el caso de Ángel Hernández y de María José Carrasco, tal y como lo hizo hace menos de un año, cuando el vecino Portugal se convirtió en el foco de atención al debatir en su Parlamento si finalmente daba el paso para convertirse en el cuarto país de Europa en despenalizar la muerte asistida. La respuesta de los representantes lusos fue 'no', manteniendo así una postura similar a la que hasta el momento tiene España, donde a pesar de que la eutanasia ha sido un tema de debate recurrente en los últimos años, sigue estando penalizada.
De hecho, Ángel Hernández, el hombre que ayudó hace solo unos días a morir a su mujer enferma de esclerosis múltiple y después de que ella se lo hubiese pedido expresamente en diversas ocasiones, podría enfrentarse a una pena de prisión y además, uno de los principales temores de la defensa en este momento, es que el caso pase a considerarse como violencia de género y sea juzgado en un tribunal especializado en la materia. Su caso, que está siendo muy mediático, ha provocado que el derecho a la muerte digna vuelva a estar sobre la palestra en España. ¿Pero cuál es la situación de la eutanasia en el resto del mundo? ¿Y concretamente, cómo se regula en España?
Lo que no está penado en España es una especie de eutanasia pasiva, regulada por la Ley de Autonomía del Paciente y de Derechos y Obligaciones en materia de Información y Documentación Clínica, que establece que el paciente tiene derecho "a decidir libremente, después de recibir la información adecuada, entre las opciones clínicas disponibles", así como a "negarse al tratamiento, excepto en los casos determinados en la Ley".
Holanda, Luxemburgo y Bélgica: eutanasia, legal
Son los únicos tres países en los que la eutanasia está legalizada. Holanda fue el primero, en 2001, después de haber comenzado a regularla en 1993. El Gobierno neerlandés no considera delito punible la práctica de la eutanasia siempre que se ajuste a los requisitos previstos por ley, y solo a petición del paciente, no de sus familiares. Los menores también pueden estar sujetos a la eutanasia, que pueden solicitar ellos mismos a partir de los 12 años, aunque necesitan el consentimiento parental hasta los 16. Los menores hasta 18 años no necesitan consentimiento de los progenitores, pero en este caso los padres deben estar implicados en el proceso de toma de la decisión.
En Luxemburgo, por su parte, la legislación también permite la eutanasia y el suicidio asistido desde 2009, siempre que se cumplan las siguientes condiciones: estar consciente en el momento de la solicitud; no haber sido declarado como incapacitado para tomar decisiones; haber tomado la decisión sin presión externa; encontrarse en una situación médica sin perspectiva de mejora provocada por un accidente o una enfermedad y sufrir esta situación física o psicológica de modo constante e insoportable.
¿Qué pasa con Suiza?
El caso suizo llegó al foco mediático en las últimas semanas, con el caso del científico David Godall, de 104 años, que viajó a Suiza desde Australia para morir. En el país helvético el Código Penal prohíbe el suicidio asistido por "motivos egoístas", y también causar la muerte de una persona por "motivos encomiables, en particular, por compasión hacia el paciente". No obstante, el suicidio asistido por razones no egoístas no está específicamente regulado, por lo que, por omisión, se practica.
En Suiza, los pacientes deben suicidarse por su propia mano; es decir, ningún médico puede suministrar una inyección letal sin que esto implique un procedimiento penal en su contra. Además, deben estar consistentemente seguros de que no quieren seguir viviendo y, por supuesto, no haber sido influidos en su decisión. En este caso existen una serie de asociaciones que facilitan la muerte asistida: Exit —a la que Godall recurrió para morir—, Dignitas, Ex International o Lifecircle.
Estados Unidos: legal en seis estados
En Estados Unidos es legal el suicidio asistido por legislación en cinco estados —Oregón, Vermont, Washington, Colorado y el Distrito de Columbia (DC)—, y en un sexto —Montana— por orden judicial. Esto no quiere decir que la eutanasia sea legal, ya que son conceptos diferentes. El método para llevarlo a cabo es distinto en cada uno de los estados, pero en todos implica la prescripción de un médico titulado, aprobada por el estado en el que resida el paciente.

Va a ser muy difícil que un Parlamento europeo de mayoría católica, legisle sobre la eutanasia de enfermos terminales.

Alicante, 21 de mayo de 2019