ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

domingo, 27 de septiembre de 2020

La antigua prisión de José Antonio en Alicante. (Un poco de Memoria Histórica)

 

          (Estado actual de la antigua prisión de José Antonio. Avda. Orihuela 59 de Alicnte)


 La antigua prisión de José Antonio en Alicante. (Un poco de Memoria Histórica)

Ramón Palmeral

Como resido a cien metros de la antigua prisión conocida por los alicantinos como la casa prisión de José Antonio en la Avenida de Orihuela número 59. Luego de prisión fue un colegio, y 1990 fue demolido en un 90 % por la empresa Laing (se respetó parte de la fachada y parte posterior era alcalde de Alicante el socialista José Luis Lassaletta Cano) hoy es Albergue Juvenil en La Florida, que depende de Instituto Valenciano de la Juventud (IVAJ) y Complejo Cultural La Florida, Centro de Juventud que tiene el acceso por detrás en la plaza de Teresa Mas Agullo. En otro tiempo fue cárcel preventiva de Alicante, dirigida  desde su inauguración por Ramón Maldonado, que ya desempeño el cargo en la antigua y primitiva cárcel de Benalúa. Se inauguró a finales de septiembre de 1925. Se decía: que el edificio era suntuoso, regio, modelo de edificio carcelario.

Actualmente nada recuerda que aquí fusilaron los republicanos a José Antonio Primo de Rivera fundador de la Falange en 1933,  la madrugada del 20 de noviembre de 1936, a los cuatro meses de iniciarse la guerra civil, que no participó en ninguna acción porque había sido  detenido el 14 de marzo de 1936 y encarcelado en Cárcel Modelo de Madrid, por posesión ilícita de armas y acusado de conspiración contra la República y rebelión militar. En el 5 de junio del mismo año fue trasladado a la prisión de Alicante, se dice que desde aquí dirigió la Falange convertida la cárcel en Centro de Mando. En la cárcel alicantina ya estaban presos su hermano Miguel, la esposa de éste y otros líderes falangistas por conspirar contra la República.

No confundir la prisión preventiva de la avenida de Orihuela con el Reformatorio de Adultos de la Avenida Aguilera, hoy juzgados de Benalúa, donde murió por tuberculosis y falta de atención medica el poeta Miguel Hernández en 1942. Son dos centros diferentes que distan entre ellos unos dos kilómetros. 

 


Según recogen distintos historiadores, el socialista Indalecio Prieto Turo, por entonces ministro de Marina y Aire, incluso llegó a aceptar una oferta que incluía treinta presos en manos del bando nacional y seis millones de pesetas por su vida. No obstante, con la operación cerrada, Prieto advirtió a su interlocutor que los anarquistas alicantinos «no entregarán al preso». Los nacionales jugaron entonces la baza de un hijo de Largo Caballero, preso en Sevilla, que también fracasó. La última tentativa, la liberación militar, terminó en masacre ante la prisión. El Monumento a los Caídos de La Vega Baja en Aguamarga), fue realizado en 1941. La historia nos cuenta que en este punto, muy próximo al Barranco de las Ovejas, allá por el año 1936, un grupo de 50 falangistas procedentes de La Vega Baja fueron detenidos por la Guardia de Asalto, capitaneada por Rubio Funes. Al parecer, iban hacía Alicante dispuestos a liberar a José Antonio Primo de Rivera, preso en la cárcel de La Florida. Días más tarde, fueron juzgados y ejecutados los 50.

Tras varias acciones entre falangistas y militares en Valencia, Cartagena, Alcoy y la capital alicantina. También se cuenta que se efectuaron diversos planes de fuga para sacar a José Antonio de la cárcel, pero ello no se logró, y el final tras varios juicios, fue sentenciado y fusilado en la madrugada del 20 de noviembre de 1936, por el comité anarquista de Orden Público local ordenó la ejecución en contra de la opinión gobernador civil Francisco Valdés Casas habría tratado de evitarla. A las seis y media de la mañana, Primo de Rivera moría fusilado en dicho patio, junto a otros dos falangistas de Novelda y dos carlistas. Se desabrocho la camisa y grito: ¡Arriba España!

 En el bando republicano el anarquista Buenaventura Durruti fue uno de los pocos que no apoyaron su fusilamiento por no encontrar razones para hacerlo y sobre todo porque de producirse, sería nefasto para el Frente Popular al descapitalizar políticamente al bando nacional (o sublevado, etc.) al dejar una única cabeza militar que fagocitaría a la primera: Franco y su completa unidad de mando político-militar. La historia, obvia decirlo, acabaría dándole la razón.

Su hermano Miguel estaba preso y se enteró. Tras el final de la guerra, 1939 el cuerpo fue exhumado del cementerio de Alicante  y llevado a hombros por falangistas desde Alicante hasta El Escorial. Desde el 19 de noviembre al 30 del mismo mes. Y una vez terminada la basílica de la Cruz del Valle de los Caídos, en 1958 Francisco Franco ordenó que su cadáver fuera trasladado y sepultado allí. Sin embargo, muerto llegó a ser objeto del más extraordinario culto al mártir de toda Europa contemporánea, lo que, a la larga, le ha garantizado una posición, un estatus, y un papel que nunca podría haber consumado en la vida real. Víctima notable republicana tan notable como Federico García  Lorca  en Granada por los fascistas. Por ello, por el equilibrio natural de fuerzas, sucede que, cuantos más socialistas-comunistas haya en el gobierno de Sáncheztein, más falangistas, nacionalistas y monárquicos crecerán como los trigos.