ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

sábado, 16 de diciembre de 2017

Elecciones catalanas el 21 DICIEMBRE 2017

Poco a poco desde los tiempos del independentista encubierto  Jordi Pujol, presunto clan corrupto, se fue introduciendo en la enseñanza catalana textos históricos erróneos y otros virales, como lo del año 1714 (de hace más de 300 años). Esta forma de enseñar además de que era partidista era víctimas. Una autonomía como la catalana cuyos dirigentes independentistas les induce al victimismo, les cierra las puertas a la verdadera libertad y a la verdad de los tiempos en que vivimos. Ser víctima te condiciona. Si a los niños, en su tierna edad les educan en el error, luego era difícil encauzarlos hacia la libertad y la integración.
Pretenden enseñarles agravios y no futuro, y que no son españoles, y que con diferentes, y que la Constitución no es su Constitución, o que el Tribunal Constitucional no aprobó en 2010 el Estatuto que votaron y que ellos querían, la de ser NACIÓN, para tener argumentos hacia la independencia.

Estoy seguro que el bloque independentista va a ganar las elecciones por mayoría, lo cual provocarán una vuelta atrás, que las empresas no volverán, que la economía, y por consiguiente el paro volverá a incrementarse. Van a ser generaciones perdidas en el sueño de la República Catalana que tiene más inconvenientes y despropósitos que la realidad del mundo global en la que vivimos en Europa dándole la espalda y la comunidad internacional. Nadie quiere que Europa se fracture y vuelvan los reinos taifas.

En toda sociedad democrática hace fala la sesatez, y obedecer las normas prodominantes.

La independencia es ruina y  misera, mal camino. Pero no todos los catalanes son independentistas. Ahora, y más que nunca es necesario hacer valer la voz oculta de los catalanes españoles, que es el camino hacia la properidad.

Ramón Palmeral
Columnista de MUNDIARIO