ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 28 de enero de 2021

La princesa Anuaiti-Matua, óleo, obra de Palmeral.

 

Noticias relacionadas:

Carmen Thyssen: "Si no llego a un acuerdo con el ministro, me llevo los cuadros a final de mes"

Actualizado

La baronesa no ha salido en el Mata Mua este año. Se ha quedado en la Costa Brava por el Covid. Tiene pendiente una reunión con el último ministro de Cultura para batallar de nuevo el futuro de su colección.

El museo Thyssen lleva 28 años abierto en España
El museo Thyssen lleva 28 años abierto en España GTRES

Las vacaciones de Carmen Cervera han sido atípicas. El Mata Mua (su yate, que no el Gauguin de su colección, exiliado en algún museo europeo), ha permanecido anclado en el puerto de Barcelona. La prudencia ante la pandemia hizo que la baronesa Thyssen y sus hijas Carmen y Sabina renunciaran al habitual crucero por el Mediterráneo y se quedaran el mes de agosto en Más Mañanas, su casa de la Costa Brava.

"Pero no han sido vacaciones -se queja la viuda del barón Thyssen-, he estado todo el tiempo hablando con abogados (Ángel Acebes y José María Michavila), batallando una vez más por el destino de mi colección. Cada ministro de Cultura con el que me toca negociar es distinto pero ya está bien de perder el tiempo. Un día de éstos tengo que ir a Madrid para reunirme con el nuevo titular de Cultura. No conozco a José Manuel Rodríguez Uribes, pero el último plazo para negociar que mis cuadros se queden en España es el 30 de septiembre, veremos a dónde llegamos. Si no, me los llevo, me voy".

La baronesa lleva 20 años tratando el futuro de las 429 obras de su colección privada con los distintos ministros de Cultura de gobiernos de todo signo político. Y fue con José Guirao, alguien que sabe de arte, con quien llegó prácticamente a un acuerdo, pero el ministro de Pedro Sánchez cesó su puesto en enero y con el nuevo titular todo empieza de cero.

El trato con Guirao consistía en que la baronesa recibiría un alquiler de 7 millones de euros anuales durante 15 años; podría llevar obras temporalmente fuera de España para distintas exposiciones y podría vender tres cuadros, sendas obras de Monet, Hooper y Degas, pero la estrella de la colección, el Mata Mua, se quedaría en Madrid.

Sin embargo, el nuevo impasse en las negociaciones provocó que la baronesa, en plena pandemia, descolgara la obra de Gauguin para exponerla en un museo fuera de España durante unos meses. Tenía legalmente todo el derecho a prestar sus obras, algo que también hace su hijo Borja con permiso de su madre, pero esta exportación temporal ha sentado mal entre expertos del mundo del arte, que consideran que sin el Gauguin, obra clave del impresionismo, muy escaso en museos españoles, la colección de la baronesa perdería mucho valor.

"Llevo años prestando de forma gratuita y dándoles muchos beneficios. Me han dicho que sólo con mi colección, no la de mi marido, les hago ganar entre 8 y 9 millones anuales. Nunca he pedido un céntimo de los libros y publicaciones que editan sobre mis cuadros. Nunca me han dado nada en concepto de dietas y viajes por asistir a reuniones del patronato, del que soy vicepresidenta, o a la inauguración de exposiciones en el museo. Tampoco lo he pedido, pero ahora ya me he cansado. Me pedían tres meses más de prórroga y he dicho que no".

Mejor tratada se considera con los museos que llevan su nombre y exponen su obra tanto en Málaga como el que está construyendo un arquitecto de prestigio internacional en San Feliú de Guixols, cuya inauguración está prevista para 2023. "En Cataluña tengo una colección que también cedo gratis, de 400 cuadros de pintores catalanes de los siglos XIX y XX, que se considera más valiosa que la del MNAC (Museu Nacional d'Art de Catalunya) y, agradecidos, me hacen un museo importante y como es debido. Estoy trabajando todo el día para todos, con abogados, resolviendo problemas, y en Madrid no me siento bien tratada. Vamos hacia atrás, en vez de avanzar".

La baronesa tiene intención de alcanzar sí o sí a un acuerdo, ha cumplido 78 años y piensa en el futuro, sobre todo de sus hijos. "Quiero un alquiler para los herederos, que estén cómodos y tranquilos, no puedo ser tan romántica como lo he sido para mí". Las mellizas Carmen y Sabina Thyssen cumplieron 14 años en julio. Estudian en un colegio de Andorra y son unas adolescentes tranquilas, inteligentes y alumnas de notas excelentes. Ya tienen plazas reservadas en Universidades británicas.

Borja, su hermano mayor, posee un ingente patrimonio propio. Por eso la baronesa quiere asegurar también el porvenir de sus hijas. De ahí su empeño en negociar de una vez para siempre.