ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

domingo, 24 de octubre de 2010

Avistamiento de aves en Salinas de Santa Pola


Situación torre del Tamarit, Santa Pola, 24 de octubre
Es necesaria la autorización de la empresa salinera para una visita por el interior del Parque Natural de las salinas.


Fauna: Las grandes colonias de cría de algunas aves tienen gran interés. La avoceta, la cigüeñuela, el chorlitejo patinegro, el charrancito o el charrán común, son ejemplos de la variedad faunística de este enclave natural. Destaca también la presencia como nidificante del tarro blanco y de la cerceta pardilla, una especie muy difícil de encontrar en Europa. Otras aves, atraídas por esta zona que les proporciona agua y comida en cualquier época del año, también ocupan las salinas temporalmente.
Aves:
En esta situación se encuentra el flamenco, que puede observarse en el parque en concentraciones de hasta 8.000 individuos, las anátidas, como el pato cuchara, el pato colorado, el porrón común o la cerceta común y limícolas como las vocetas, las cigüeñuelas, los chorlitejos, las agujas colinegras, los correlimos y los archibebes. También pueden observarse con facilidad: garzas, zampullines, charranes, fumareles, gaviotas, rascones, fochas y pollas de agua. Las aves no catalogadas como acuáticas, pero ligadas a ecosistemas húmedos, tienen una importante presencia en las Salinas de Santa Pola. Ejemplares de aguilucho lagunero, de aguilucho cenizo, de carricero y de bigotudo se observan en este parque.
Por otro lado, tiene gran interés biogeográfico la presencia en la zona del fartet, un pez ciprinodóntido endémico de la geografía valenciana. La lagartija colirroja, la cenicienta y algunos invertebrados de difícil localización en los arenales costeros hacen más atractiva todavía la visita a las salinas.

Cultura: La torre de El Tamarit, vestigio de la cadena costera de torres de vigilancia para avistar piratas berberiscos, merece una visita. La localidad de Santa Pola, con su puerto y su castillo-fortaleza del siglo XVI, en el que se encuentra el museo del mar y el acuario marino, junto a las también cercanas de Guardamar del Segura y Elche, ofrecen un complemento cultural perfecto a la visita del parque.