ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

lunes, 9 de marzo de 2009

Mercedes Galindo expone en la Asociación

Mercedes Galindo expone en la Asociación de Artistas Alicantinos, del 17 al 31 de marzo. Inauguración día 17 a las 20 horas. ("Mimosas" de Mercedes, en Mirar un cuadro)

Carlos Bermejo en "Mirar un cuadro", el 10 de octubre 2007, dijo de ella:
La coquense Mercedes Galindo, es una manchega de carácter fuerte que entronca más con la Dulcinea real que con la mitificada por Cervantes. Esto se refleja en sus cuadros de fuertes contrastes, rotundos empastes y dura ejecución. Sin embargo, para romperme los esquemas, hoy nos trae una obra," MIMOSAS ", que es toda una sinfonía lírico-poética, que cuando la vi colgada en el recibidor de su casa, me impresiono y le dije "esto es lo que quiero que lleves a MIRAR UN CUADRO". Le pareció bien y aquí está con esa obra, que quizás ella se reservaba para su dis¬frute en la intimidad de su hogar, como nos pasa a todos cuando pensamos haber acertado y nos decimos "de este no me desprendo". Esto es así, pero... ¿opinaran igual los que la contemplen? nos preguntamos con la eterna duda hanlentiana. Pues bien ahora ha llegado el momento de que saquemos de dudas a nuestra que¬rida Mercedes. Para eso estamos aquí y en eso estaremos cuando se descubra lo que hay detrás de ese humilde tela que nos la oculta.
Pero antes es conveniente que demos un repaso a la trayectoria pictórica de nuestra amiga Mercedes. Ella se ha movido siempre en torno al Arte y en varias facetas del mismo, (entre ellas la cerámica artística y el Teatro, en el que actuó como actriz y directora), hasta que hace poco más de seis años, paso el Rubicon de sus interés por la pintura, que lo había tenido siempre, y residiendo por entonces en Valdepeñas, donde su marido había sido trasladado por razones de trabajo, dio el paso de inscribirse en un taller en el que estuvo aprendiendo los rudimentos del Arte de Apeles durante cinco años, en los que admiro , lógico para una manchega, la pintura de Gregorio Prieto que le influyo algo, a la vez que cuidaba y educaba a sus retoños. Luego paso a residir en Alcazas de San Juan y en vez de dedicar¬se a hacer las conocidas y ricas tortas de aquel pueblo, siguió con el empeño de hacerse pintora y trabajo con Ángel Vaquero, exponiendo varias veces, hasta que por fin, hace menos dos años, recala en Alicante...