ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

martes, 9 de junio de 2020

La glucosamina ofrece alivio en dolencias articulares

La glucosamina ofrece alivio en dolencias articulares

Publicado el 25/03/2015
glucosamina,colageno,articulaciones,artritis,artrosis,condrotina,dolor articular,acido hialuronico,liquido sinovial,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales

La glucosamina es una sustancia muy importante para la regeneración del cartílago articular dañado y para controlar los procesos de inflamación en las articulaciones. Cuando hay una deficiencia de glucosamina endógena, el cuerpo también puede utilizar la glucosamina de los alimentos. Sin embargo, hay muy pocas fuentes alimenticias que son ricas en glucosamina. Se produce de forma natural en grandes cantidades en el cartílago y en las partes duras de los crustáceos; estas fuentes por lo general no se consideran alimentos. El mecanismo exacto de acción de la glucosamina todavía no está claro, pero hay dos efectos diferenciados: el primero a tener en cuenta es que proporciona sustrato para la producción de los glicosaminoglicanos y proteoglicanos (tales como el sulfato de condroitina y ácido hialurónico). En segundo lugar, también proporciona un estímulo anabólico: estimula la síntesis de los glicosaminoglicanos, proteoglicanos y colágeno, incluso hasta el punto de que el cartílago es capaz de repararse a sí mismo.

Actuación de la glucosamina

La glucosamina es una sustancia que se produce de forma natural en el cuerpo humano y pertenece a un grupo de amino-azúcares. Es una combinación de glucosa y el aminoácido glutamina. Amino-azúcares son los azúcares simples (por ejemplo, glucosa o galactosa) unidos a un grupo amino. En condiciones sanas, la glucosamina se sintetiza por los condrocitos (células del cartílago), con la ayuda de la enzima glucosamina sintetasa. A medida que avanza la edad, la actividad de esta enzima parece disminuir, lo que resulta en una reducción en la cantidad de glucosamina endógena que se produce. Desde principios de los años 1980, se ha investigado si esta disminución juega un papel en la aparición de la artrosis, y si la administración de suplementos de glucosamina es capaz de compensar esta pérdida.


- Construyendo bloques del cartílago y tejido conjuntivo

La glucosamina actúa como un bloque de construcción para y estimula la síntesis de:

  • Proteoglicanos: La glucosamina es el sustrato principal para la biosíntesis de los proteoglicanos. Los proteoglicanos son partes de la matriz del cartílago que dan flexibilidad y estructura al colágeno. El cartílago articular comprende una matriz de colágeno, intercalada con un gel que contiene agua, proteoglicanos y células (condrocitos). En circunstancias ideales se forma una especie de amortiguador entre las dos partes de la articulación. En los pacientes con artrosis y otras enfermedades articulares, esta función no funciona correctamente. Existe una deficiencia de proteoglicanos, debido a un suministro insuficiente de nutrientes a través de la matriz del cartílago. Esto hace que los condrocitos sean relativamente deficientes en nutrientes y no sean capaces de producir la matriz de cartílago suficiente. El resultado es que el cartílago de las articulaciones y los discos intervertebrales se vuelven más delgados y menos resistentes, mientras que las cavidades articulares se estrechan debido a la disminución de fluidos en las articulaciones. Los proteoglicanos se componen de un núcleo de proteína, a la que los glicosaminoglicanos están sujetos (antes conocidos como mucopolisacáridos). El tipo de glicosaminoglicanos que se unen a la proteína (por ejemplo, sulfato de condroitina, sulfato de dermatano, sulfato de queratano, heparina) determinan su funcionalidad.
  • Glicosaminoglicanos (GAGs): Son largas cadenas lineales de disacáridos, que forman un componente importante de los tejidos ricos en colágeno, como los cartílagos, discos intervertebrales, tráquea, huesos, tejido conjuntivo, paredes de los vasos sanguíneos y del líquido sinovial (el fluido de las articulaciones). Juntos, forman también la matriz del cartílago. La unión de cadenas de los glicosaminoglicanos a las proteínas resulta en proteoglicanos. Debido a su carga eléctrica negativa, se repelen entre sí resultando en una estructura similar a la de una escobilla. Esto resulta en el espacio de cartílago que se está creando; después de ser comprimido, se expande de nuevo y adquiere su forma original. Ejemplos de GAGs son el ácido hialurónico, sulfato de condroitina, heparina, sulfato de dermatán y sulfato de queratano.
  • Sulfatos de condroitina: Son una subclase importante de glicosaminoglicanos necesarios para la formación de los proteoglicanos en el cartílago de la articulación. En principio, el sulfato de condroitina también puede ser visto como una fuente de glucosamina, ya que el sulfato de condroitina se construye con bloques de construcción de glucosamina.
  • Ácido hialurónico: La glucosamina también es el bloque de construcción principal del ácido hialurónico en las articulaciones. El ácido hialurónico aumenta la viscosidad del líquido sinovial, mejorando de este modo el efecto de absorber los golpes y la lubricación de las articulaciones. El ácido hialurónico también juega un papel importante en los ojos (cuerpo vítreo), la piel y el cordón umbilical.
  • Colágeno: El colágeno es una glicoproteína, para las que la glucosamina también proporciona bloques de construcción. Las fibras de colágeno dan estructura, "esqueleto", al cartílago en donde está el gel que contiene agua y los proteoglicanos. La administración de suplementos de glucosamina estimula la síntesis de colágeno en los condrocitos.

- El tipo de sal determina la eficacia

Se utilizan varias formas en los complementos alimenticios que difieren significativamente en términos de eficacia:

  • Clorhidrato de D-glucosamina: Esta forma de glucosamina es más estable que el sulfato de glucosamina ya que un mayor porcentaje de la materia prima se compone de glucosamina, por lo que a veces se utiliza por los fabricantes que desean poner grandes cantidades de glucosamina en una cápsula o tableta. Sin embargo, se ha investigado poco sobre el clorhidrato de glucosamina y las investigaciones que se han realizado han puesto de manifiesto que no funciona.
  • Sulfato de D-glucosamina: No está tan concentrado como la forma de clorhidrato, pero los estudios más importantes se han realizado utilizando esta fórmula. El sulfato de glucosamina se absorbe fácilmente (90-98 %) a través de un mecanismo de transporte activo. Algunas de las propiedades terapéuticas superiores del sulfato de glucosamina, por encima de las otras formas, se atribuyen al hecho de que esta forma también proporciona azufre en forma de sulfato. El azufre es un componente extremadamente importante del cartílago, y en la forma de sulfato puede ser fácilmente incorporado en los glicosaminoglicanos. Algunos investigadores atribuyen el efecto terapéutico del sulfato de glucosamina a los grupos sulfato que proporciona. Debido a que el sulfato de glucosamina es más sensible a la humedad, se añaden a menudo cloruro de sodio o cloruro de potasio a la materia prima como estabilizador.
  • N-acetil glucosamina: Contiene una molécula de ácido acético en lugar de un grupo de azufre. Sin embargo, la absorción de este compuesto es mínima, de acuerdo con las investigaciones que se han realizado utilizando esta fórmula. La N-acetil glucosamina se produce naturalmente en los tejidos del cuerpo y, potencialmente, también desempeña un papel importante como neurotransmisor.

Principales indicaciones de la glucosamina

  • Enfermedades articulares: Durante varias décadas las investigaciones se han realizado sobre el uso de la glucosamina en la artrosis. Un gran número de estudios clínicos por su parte han sido publicados y en los últimos años éstos se han incrementado de forma sistemática por medio de meta-análisis. En el año 2000, se concluyó en el Journal of the American Medical Association (JAMA) que la glucosamina quizás tenía unos moderados efectos terapéuticos significativos en la artrosis, pero debido a las diferencias de calidad y el sesgo de publicación, los efectos son probablemente exagerados. Varios años y varios estudios después, fue publicado un meta-análisis en la revista Archives of Internal Medicine, sobre los estudios del uso de la glucosamina en la artrosis de las articulaciones de la rodilla. Esto puso de manifiesto un efecto favorable de la glucosamina en todos los parámetros medidos, especialmente en el uso a largo plazo (tres años). Otro meta-análisis en los Anales de Farmacoterapia llegó a una conclusión similar. Recientemente, una “revisión Cochrane” (ver cuadro) también fue positiva sobre la glucosamina. La conclusión fue que la glucosamina se comporta mejor que el placebo en el tratamiento del dolor y limitación funcional como resultado de la artrosis, por lo menos cuando se realizó el estudio utilizando Rotta, una preparación farmacéutica de sulfato de glucosamina, que se utiliza en la gran mayoría de las investigaciones sobre la glucosamina. Los demás preparados de glucosamina (en su mayoría de clorhidrato de glucosamina) no fueron eficaces. A partir de éste y otros análisis, se puede concluir que el sulfato de glucosamina es eficaz en la artrosis, especialmente de la rodilla y sobre todo cuando el período de la investigación se prologa durante un par de meses o más. Otros tipos de glucosamina, tales como el clorhidrato de glucosamina, no son eficaces. Esto explicaría un estudio (utilizando HCl de glucosamina), publicado en el New England Journal of Medicina, en el que la conclusión que se presentó a los medios de comunicación era que “la glucosamina no funciona”.
  • Una amplia gama de indicaciones: La aplicabilidad clínica de la glucosamina probablemente se extiende más allá de sólo la artrosis. También se requiere sulfato de glucosamina para la síntesis de otros glicosaminoglicanos que forman parte integral de las estructuras del tejido conjuntivo en otras varias zonas del cuerpo, tales como la piel, la pared del intestino y los vasos sanguíneos. Por eso, el uso de sulfato de glucosamina es también recomendable para otros trastornos, tales como reducción de la elasticidad del tejido conjuntivo, cartílago y tejidos ricos en colágeno, decúbito, varices y hemorroides. Potencialmente también juega un papel en la cicatrización de heridas, en parte por el efecto estimulante de la glucosamina en la síntesis del ácido hialurónico mediante fibroblastos cerca de una herida. También hay señales de que juega un papel importante en las inflamaciones intestinales crónicas. Aunque el uso de glucosamina en estas indicaciones por lo general se justifica sobre la base de fundamentos teóricos y la evidencia anecdótica, la verdad es que se ha investigado muy poco para poder corroborar estos usos también con investigaciones clínicas.

Efectos secundarios de la glucosamina

El sulfato de glucosamina se considera seguro. En términos absolutos no se han observado efectos secundarios en la mayoría de los estudios. Cuando se producen, los efectos secundarios de la glucosamina están limitados a síntomas gastrointestinales leves, tales como molestias estomacales y náuseas, y ocurre sólo en personas con úlcera de  estómago. En tales casos, se recomienda que la glucosamina se tome con las comidas. Hay informes de que la glucosamina puede incrementar la resistencia a la insulina en algunas personas, debido a que la síntesis de los receptores de insulina se reduce. Un pequeño estudio ha revelado que el efecto puede ocurrir en la práctica, sobre todo en personas que sean un poco de intolerantes a la glucosa. Sin embargo, otro estudio ha puesto de manifiesto lo contrario.

Dosis

En estudios clínicos, se administra una dosis diaria de 1500 mg de sulfato de glucosamina casi siempre. Esto se corresponde con un poco menos de 1200 mg de glucosamina elemental (1182 mg). A veces las dosis más bajas también pueden producir buenos resultados, pero hay muchas más posibilidades de éxito con una dosis diaria de 1200 mg de glucosamina elemental. En casos graves, la dosis posiblemente podría aumentarse a (en última instancia) 2400 mg de glucosamina elemental (3000 mg de sulfato de glucosamina). Las personas que son obesas también requieren una dosis más alta, para ellos se recomienda una dosis de 20 mg de sulfato de glucosamina por kilogramo de peso corporal. Esto equivale a aproximadamente 16 mg de glucosamina elemental por kilogramo de peso corporal. Ocasionalmente puede llevar algún tiempo antes de que los efectos de la glucosamina sean evidentes. A  veces puede llevar un par de meses antes de que se note mejoría.

Referencias

  1. Anderson JW, Nicolosi RJ, Borzelleca JF. Glucosamine effects in humans: a review of effects on glucose metabolism, side effects, safety considerations and efficacy. Food Chem Toxicol. 2005;43(2):187-201
  2. Biggee BA, Blinn CM, Nuite M, et al. Effects of oral glucoamine sulphate on serum glucose and insulin during an oral glucose tolerance test of subjects with osteoarthritis. 2006 Jul 3; [Epub ahead of print] Ann Rheum Dis. 2006
  3. Clegg DO, Reda DJ, Harris CL, et al. Glucosamine, chondroitin sulfate, and the two in combination for painful knee osteoarthritis. N Engl J Med. 2006;354(8):795-808
  4. Deal CL, Moskowitz RW. Nutraceuticals as therapeutic agents in osteoarthritis. The role of glucosamine, chondroitin sulfate, and collagen hydrolysate. Rheum Dis Clin North Am. 1999;25(2):379-95
  5. Gray HC, Hutcheson PS, Slavin RG. Is glucosamine safe in patients with seafood al¬lergy? J Allergy Clin Immunol. 2004;114(2):459-60
  6. Hoffer LJ, Kaplan LN, Hamadeh MJ, et al. Sulfate could mediate the therapeutic effect of glucosamine sulfate. Metabolism. 2001;50(7):767-70.
  7. Kelly GS. The role of glucosamine sulfate and chondroitin sulfates in the treatment of degenerative joint disease. Altern Med Rev. 1998;3(1):27-39
  8. Laverty S, Sandy JD, Celeste C, et al. Synovial fluid levels and serum pharmacokinetics in a large animal model following treatment with oral glucosamine at clinically relevant
  9. McAlindon TE, LaValley MP, Gulin JP, et al. Glucosamine and chondroitin for treat¬ment of osteoarthritis: a systematic quality assessment and meta-analysis. JAMA. 2000;283(11):1469-75
  10. McCarty MF. Glucosamine for wound healing. Med Hypotheses. 1996;47(4):273-5
  11. Monauni T, Zenti MG, Cretti A, et al. Effects of glucosamine infusion on insulin secre¬tion and insulin action in humans. Diabetes. 2000;49(6):926-35
  12. Parcell S. Sulfur in human nutrition and applications in medicine. Altern Med Rev. 2002;7(1):22-44
  13. Poolsup N, Suthisisang C, Channark P, et al. Glucosamine long-term treatment and the progression of knee osteoarthritis: systematic review of randomized controlled trials. Ann Pharmacother. 2005;39(6):1080-7
  14. Pouwels MJ, Jacobs JR, Span PN, et al. Short-term glucosamine infusion does not affect insulin sensitivity in humans. J Clin Endocrinol Metab. 2001;86(5):2099-103
  15. Reginster JY, Deroisy R, Rovati LC, et al. Long-term effects of glucosamine sulphate on osteoarthritis progression: a randomised, placebo-controlled clinical trial. Lancet. 2001;357(9252):251-6
  16. Richy F, Bruyere O, Ethgen O, et al. Structural and symptomatic efficacy of glucosamine and chondroitin in knee osteoarthritis: a comprehensive meta-analysis. Arch Intern Med. 2003;163(13):1514-22
  17. Russell AL. Glucosamine in osteoarthritis and gastrointestinal disorders: an exemplar of the need for a paradigm shift. Med Hypotheses. 1998;51(4):347-9
  18. Shield MJ. Anti-inflammatory drugs and their effects on cartilage synthesis and renal function. Eur J Rheumatol Inflamm. 1993;13(1):7-16
  19. Towheed TE, Maxwell L, Anastassiades TP, et al. Glucosamine therapy for treating osteoarthritis. Cochrane Database Syst Rev. 2005;(2):CD002946
  20. Ulbricht C, Basch E, Basch S, et al. An Evidence-based Systemic Review of Glucosamine Conducted by the Natural Standard Research Collaboration Journal of Complementary and Integrative Medicine. 2004;2(1):Article 1
  21. van Blitterswijk WJ, van de Nes JC, Wuisman PI. Glucosamine and chondroitin sulfate supplementation to treat symptomatic disc degeneration: biochemical rationale and case report. BMCComplement Altern Med. 2003;3:2
  22. van der Kraan PM, Vitters EL, de Vries BJ, et al. High susceptibility of human articular cartilage glycosaminoglycan synthesis to changes in inorganic sulfate availability. J Orthop Res. 1990;8(4):565-71