ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

sábado, 20 de junio de 2020

Los nuevos talibanes derriban la estatua de Fray Junípero






Los nuevos talibanes derriban la estatua de Fray Junípero
Por Ramón Palmeral/ Diario de Alicante

Leo en el Cultural de ABC de fecha 20 junio del actual, la noticia titulada «Los activistas derriban la estatua de Fray Junípero Serra en el Golden Gate Park de San Francisco (EE.UU).,» y siento estupor y la misma sensación de desprecio por el derribo en marzo de 2001 de los gigantescos Budas de Bamiyán de siglo III y IV, por la milicias ultradoxas islámica afganas talibanes que lo volaron con explosivos.

Cerca de medio millar de indígenas estadounidenses entraron ayer en el Golden Gate Park de San Francisco con el fin de derribar nuevas estatuas en una ola destructiva del patrimonio de todos los estadounidenses. Y estos piden la justicia que le niega la historia. No lo comprendo. Cómo se puede celebrar la onomástica del fin de la esclavitud destruyendo los símbolos de la historia.  El franciscano español Fray Junímero, lejos de ser un «genocida» o un «racista», según destaca el Spanish Council en un comunicado, representó a lo largo de su vida todo lo contrario, el cuidado, la enseñanza y evangelización a los indios, así como la fundación de las misiones que dieron lugar a muchas ciudades en California.
De inmediato las redes sociales mostraron video de la protesta de ciudadanos y amantes de la historia que se quejaron de esta ola destructiva del patrimonio y que señala a figuras de la cultura hispánica como representantes de la esclavitud que están muy lejos de haber podido representar. En el caso de Fray Junípero es justamente lo contrario, estuvo a favor de los más desfavorecidos y reclamó mejoras de vida. Una vez derribada la estatua que porta en la mano derecha cruz, los vándalos de los nuevo talibanes la pintaron de rojo y la dejaron castigada boca abajo. No se puede juzgar el pasado  con mentalidad del siglo XXI, sin analizar el contexto histórico de la época que se estudie.
Bien, como existen gran número de fundamentalistas ignorantes llenos de odios, sueltos, voy a citar algunos datos de este santo español.  Fue beatificado por el papa san Juan Pablo II el 28 de septiembre de 1988, y el 23 de septiembre de 2015 fue  canonizado por el papa Francisco, en la ciudad de Washington Distrito Federa. Cuando ya no se respeta ni a los santos ni a la cruz de Cristo, qué nos queda: el comunismo leninista y salinista, en un país que se llama capitalista liberal, pero capitalista salvaje donde malviven  millones de pobres. Y es después de México el país más inseguro de mundo donde te puede matar la policía a tiros o con un rodillazo, o morir  por una bala pérdida, donde no se respeta la vida ni propiedad privada y donde el rifle impera imponiendo su ley de muerte, como en las películas del Oeste.
Es el único español que tiene una estatua en Salón Nacional de las Estatuas situado en el Capitolio, donde reside el poder legislativo de los Estados Unidos, y lugar donde están representados los personajes más ilustres de esa nación. Cada Estado federado del país únicamente tiene derecho a proponer dos nombres de personajes ilustres a quienes se les inmortalizará con un monumento. La estatua de Fray Junípero está en el pasillo principal y fue propuesta por el Estado de California.
  Biografía:
   Fray Junípero Serra Ferrer nació el 24 de noviembre de 1713 en Petra, Mallorca, en una familia de origen humilde que le bautizó como Miguel José. Falleció en la Alta California el 24 de agosto de 1784 a los 71 años. A los 16 años se hace fraile y cambia su nombre por el de Junípero.  Doctor en filosofía y teología, se trasladó a América, donde fundó nueve misiones españolas en la  Alta California, y presidió otras quince.  Las misiones fueron primordialmente creadas para evangelizar a los nativos. Otro objetivo fue la integración de las personas en la sociedad española y su capacitación para asumir la propiedad y gestión de la tierra. Como cabeza de la Orden en California, Serra no solamente lidió con cargos religiosos, sino también con otras autoridades españolas en ciudad de México y con los oficiales militares locales que comandaban las guarniciones cercanas. El primer destino de fray Junípero fue Santiago Xalpan (en la Sierra Gorda, hoy en Querétano, donde permaneció nueve años dedicado a convertir a los indígenas pames de la zona, al tiempo que les enseñaba los rudimentos de la agricultura, de la ganadería de tiro y de labor, así como a hilar y tejer.
El siguiente destino de Fray Junípero debería haber sido el inhóspito territorio apache  en el río San Sabá, afluente del Colorado, en Texas: sin embargo, la muerte del virrey de Nueva España detuvo la salida del grupo misionero hacia aquellas tierras, por lo que el fraile tuvo que esperar en la Ciudad de México por espacio de varios años antes de recibir su siguiente destino misional. Desde el colegio misional de San Fernando atendía diversas misiones de Nueva España, hacía de maestro de novicios y tenía un cargo de comisario de la Inquisición
En 1769, junto a Gaspar de Portolá, encabeza la Santa Expedición para el asentamiento de España en la Alta California. Allí, como veremos, desarrolló una labor de evangelización incesante, siempre al servicio de las poblaciones nativas.
Así, su labor como misionero le llevó a fundar 9 de las 21 misiones de España en California como la de San Diego de Alcalá, que da nombre a la ciudad actual. En ellas sirvió a la comunidad nativa, evangelizando a las poblaciones locales y proveyéndoles de oficios, educación y alimentos. Fallecería el 28 de agosto de 1784 en la misión de San Carlos Borromeo, cerca de Monterrey.
Conclusión.
Es un ataque intolerable al legado de California, una barbarie talibán indígena de ciertos grupos controlados estadounidenses, en completo descontrol, con lasa protesta del embajador de España en los Estados Unidos y del gobierno español de Pedro Sánchez,  imbuido en sus mítines televisivos de los sábados intentando salvar la ropa deseo del desastre del coronavirus.  Se podrán destruir las escultura pero no se puede cambiar la historia

 Los nuevos talibanes derriban la estatua de Fray Junípero