ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 4 de junio de 2020

O sea, señor Sánchez que la Guardia Civil es la "policia patriótica". No tiene ni idea qué es la Guardia Civil ni su defensa de la Constitución.

Sánchez ha asegurado, haciendo alusión al cese del coronel Pérez de los Cobos, Jefe de la Comandancia de Madrid, que el ministro del Interior está "destapando" a la "policía patriótica" y esa es, ha dicho, la razón por la cual el PP le ataca. El presidente ha sentenciado que las siglas del Partido Popular son ya las de la "provocación permanente" y ha culpado a los populares de "utilizar los muertos" contra el Gobierno.
Felipe González descubrió a la Guardia Civil en los años 80 cuando los asesinaba impunemente con bombas los cobardes de la  ETA. Y Pedro Sánchez todavía no lo ha visto. Piensa en la guerra civil, sin saber  que la mitad de este Cuerpo sirvió a la República en zona republicana y que le cambio el nombre de Guardia Civil por Guardia Nacional Republicana. 

La llamada "policia patriotica"de la Policia Nacional, no la guardia civil, que es mas dificil de manipular: GAL, Faisan, Villarejo, Amedo, Planchuelo...



Resto de la noticia en El Mundo, 3 de junio 2020,


Política en el Congreso

Pedro Sánchez asegura que Marlaska con las destituciones está "destapando a la policía patriótica" del PP (o sea, quiere decir la Guardia Civil es del PP y VOX)

Actualizado




La sexta y última prórroga del estado de alarma, hasta el día 21, ha sido aprobada con 177 votos a favor, 155 en contra y 18 abstenciones






Sánchez piede los papeles: "Marlaska está destapando a la policía patriótica, por eso le atacan"
    Pedro Sánchez ha conseguido la autorización del Congreso de los Diputados para prorrogar por sexta vez, hasta el 21 de junio, el estado de alarma pese a que, como ha reconocido, "lo peor ha pasado y estamos saliendo definitivamente del túnel".
    La votación ha arrojado 177 síes, frente a 155 noes y 18 abstenciones. En respaldo de la petición del presidente se han situado PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos, PNV, Más País, CC-NC, BNG, PRC y Teruel Existe. En el bloque del rechazo se han encontrado PP, Vox, JxCAT, Compromís, Foro Asturias, Navarra Suma y CUP. La abstención ha correspondido a ERC y Bildu.
    El presidente ha elogiado su propia gestión de la desescalada que, ha dicho, "ha sido inteligente y gradual", ha reclamado "prudencia" para completarla y ha abogado por decir "no, al veneno del odio" para reconstruir el país.



    Sánchez ha equiparado al PP y a Vox, las dos principales fuerzas de la oposición que se oponen a la prolongación de la prórroga, tachándolas de "calamidad", acusándolas de "utilizar a los muertos" y reprochándoles que "vinculen feminismo con Covid" por considerar que fue irresponsable alentar la manifestación del 8-M cuando el virus ya ocasionaba muertos.
    También se ha referido a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y al último episodio de purga en la Guardia Civil. "Con este Gobierno no ha habido ni habrá nunca una injerencia ni una mal llamada policía patriótica dedicada a encubrir las corrupciones de un partido", ha dicho señalando al PP.
    Sánchez ha asegurado, haciendo alusión al cese del coronel Pérez de los Cobos, que el ministro del Interior está "destapando" a la "policía patriótica" y esa es, ha dicho, la razón por la cual el PP le ataca. El presidente ha sentenciado que las siglas del Partido Popular son ya las de la "provocación permanente" y ha culpado a los populares de "utilizar los muertos" contra el Gobierno.
    La respuesta del líder del PP, Pablo Casado, ha sido fulminante. "Deja usted el Estado en las raspas" a base de "sectarismo", "polarización", "purgas" y "mentiras". También él ha equiparado a Sánchez con Otegi, con Rufián y con Junqueras y ha rechazado cualquier lección de feminismo del presidente del Gobierno al que, también, ha sugerido que si quiere buscar cloacas en las Fuerzas de Seguridad vuelva la mirada a la etapa en la que el PSOE, con Felipe González, gobernaba y repase lo que sucedió en el Ministerio del Interior con el 'caso Roldán'.
    Sánchez en su primera intervención defendió que "el enemigo es el virus y no puede ser el pretexto para dividir utilizando a las víctimas o apropiándose de una bandera". El presidente ha dibujado una gestión idílica de la pandemia en todas sus etapas, tanto en la de contención del virus como en la de desescalada que ha sido, ha repetido, "inteligente".
    El presidente ha explicado las características de esta última prórroga que otorga a las CCAA que se encuentran en Fase 3 a modular como consideren conveniente las medidas incluidas en las órdenes ministeriales, con la única restricción de la libertad de movimientos que seguirá en manos del mando único, es decir, del Ministerio de Sanidad.

    Decreto tras el fin del estado de alarma

    Sánchez ha anunciado que el próximo 9 de junio el Consejo de Ministros aprobará un decreto que incluirá todas las medidas que habrán de aplicarse tras el fin del estado de alarma, es decir, a partir del 21 de junio. Se trata de aunar en una sola norma las medidas sanitarias que habrá que seguir observando hasta que haya una vacuna o un tratamiento eficaz.
    A continuación, ha explicado la última medida adoptada por el Consejo de Ministros, el Ingreso Mínimo Vital, para conseguir que España "viva con dignidad". "No es caridad ni compasión, es justicia y es decencia", ha afirmado.
    "Trabajemos desde la misma bandera, por el interés común. La bandera es de todos y representa nuestra voluntad de vivir juntos y conformar un proyecto de país común. Nadie está fuera de la bandera ni tiene derecho a apropiársela ni a utilizarla contra otros. No hay buenos y malos españoles. No usemos el nombre de España en vano ni usemos los símbolos para dividir", ha pedido al final de su intervención.






    "No queremos ver cuajar el veneno del odio en España. Digamos no a la violencia física y verbal, no al insulto y a la provocación", ha reclamado antes de lanzar un "viva al 8 de Marzo".

    El pirómano y el mercadeo

    Pablo Casado, líder del primer partido de la oposición, ha abordado su discurso recordando la "debilidad" y la "arrogancia" de Sánchez, el presidente, ha dicho, "con menor respaldo de la democracia".
    Le ha acusado de "polarizar" a la sociedad y estar "cargado de sectarismo ideológico". "Habla hoy de veneno como el pirómano que alecciona sobre incendios", le ha reprochado antes de apuntar el "mercadeo" continuo al que, en su opinión, se entrega el presidente para mantenerse en el poder.
    Casado ha sacado a relucir una larga lista de reproches: el pacto con Bildu, las mentiras de Marlaska, los acuerdos con el independentismo, los malos datos económicos, el nombramiento de Dolores Delgado, las cifras ocultas de muertos y la chapucera gestión de la desescalada. En definitiva, ha dicho, "el engaño masivo".
    "No es usted el mirlo blanco de la política, es un pato cojo y lo era ya antes de que apareciera el cisne negro del coronavirus", le ha espetado. "No salimos más fuertes por mucho que pague usted anuncios", ha insistido.
    "No hay futuro sin empleo y eso no es pactar con los batasunos la derogación de la reforma laboral, ni amenazar con nacionalizaciones ni vender la renta mínima como si fuera la piedra filosofal sino el último recurso de emergencia", ha afirmado en un durísimo discurso en el que no se ha advertido ni una sola brizna de voluntad de consenso.
    "Está usted dispuesto a dejar las raspas del Estado con tal de seguir un día más en el poder. Su dignidad es de quita y pon", ha sentenciado.
    Casado no ha desaprovechado la ocasión para exigirle a Sánchez explicaciones sobre la "purga" en la cúpula de la Guardia Civil. Ha acusado al Gobierno de vulnerar la división de poderes y la ley de Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado. "Usted es el responsable de estas purgas", ha zanjado.
    El líder del PP ha anunciado la petición de una Comisión de Investigación sobre el caso Marlaska. "Los españoles no merecemos un presidente que nos mienta".






    Guerracivilismo

    Santiago Abascal, líder de Vox, no ha tenido empacho en acusar al Gobierno de "guerracivilista" y ha pedido a los españoles que se "protejan del odio" que promueve el Ejecutivo.
    Abascal ha dedicado buen aparte de su discurso en arremeter contra el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y en defender a la portavoz parlamentaria del PP, Cayetana Álvarez de Toledo. Los dos protagonistas de los enfrentamientos más broncos y agrios del debate parlamentario. "Yo creo", ha dicho, "que el señor Iglesias quiere una guerra civil, pero no diré que no se atreve porque en su fanatismo es capaz de todo".
    Una vez más, ha reclamado la dimisión de todo un Gobierno que, en su opinión, "demoniza a Vox mientras pacta con terroristas y glorifica al FRAP". También él ha sacado a relucir el cese del coronel Pérez de los Cobos, un episodio sobre el que ha asegurado: "Tendrán que responder ante la Justicia".
    Y tras denostar el Ingreso Mínimo Vital como una muestra de la incapacidad del Gobierno para asegurar el empleo de los españoles, ha finalizado clamando: "Ustedes son una catástrofe para la vida y la prosperidad de los españoles".

    Contra el pacto con Cs

    "Dime con quién pactas y te diré qué pactas". Con esta frase el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha echado en cara al Gobierno su acuerdo con ciudadanos para que vote a favor de la sexta prórroga del estado de alarma.
    ERC recela de que este pacto pueda ir más allá y ha advertido a Pedro Sánchez de su incompatibilidad con los trece votos de su partido. "Si no nos ayudan a apartarlos", ha advertido, "verán las consecuencias, porque Ciudadanos es Vox en la Fase 1 y Arrimadas es Merkel en la Fase 2".
    Rufián, que ha enhebrado un discurso hablando de "fascistas y antifascistas", ha asegurado no ser "socio" ni del Gobierno, ni del PSOE ni de Unidas Podemos y ha dejado claro que su apoyo se condiciona a la reapertura de la mesa de negociación sobre el derecho a decidir de Cataluña y la amnistía de los políticos presos por el 1-O.
    La portavoz de JxCAT,Laura Borràs, también ha arremetido contra el pacto con Cs, pero no ha olvidado lanzar una pulla directa a su socio de Gobierno en Cataluña, ERC, por abstenerse en la votación pese a la usurpación de competencias que, en su opinión, conllevan los estados de alarma decretados por Sánchez. "El discurso de hoy de Rufián", ha dicho, "ha sido innecesario, ofensivo y mira más al pasado que al futuro". JxCAT votará en contra de la prórroga del estado de alarma.

    La bronca inútil

    El portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, ha reprochado a derecha e izquierda que no hable del estado de alarma ni de la situación por la que atraviesa el país asomado a una terrible crisis económica. "¿Cuántos muertos necesitan más para que nos pongamos de acuerdo?", ha preguntado. "No me gusta la política fácil de los rojos y los fachas", ha afirmado. "La política de la bronca es inútil".
    Bal no ha dudado en acusar al Gobierno de "negligencia" por haber alentado la manifestación del 8-M y ha advertido a Sánchez de que es "muy difícil" apoyarle pero lo hacen porque creen que es lo responsable.
    "Su Gobierno frankenstein no nos gusta nada porque utiliza el chantaje, porque pacta el acercamiento de los presos de ETA al País Vasco, porque quiere la libertad de los Jordis diciendo que son presos políticos y porque acuerda la mesa de la vergüenza. No nos gusta usted nada ni sus socios", ha reiterado.
    El portavoz de Cs ha justificado su voto a favor de la prórroga por la necesidad de hacer un "último esfuerzo" frente al virus y ha pedido "eficacia y coordinación" para afrontar la recuperación del país reconociendo que "todos los españoles son iguales".
    Aitor Esteban, del PNV, también ha lamentado el "debate de sal gruesa" cuando el país vive una situación acuciante.Los nacionalistas vascos apoyarán, tras haber negociado contrapartidas con el Gobierno, la última prórroga del estado de alarma.
     ..................................................

     La Cope

    La contradicción de Sánchez sobre la “policía patriótica” que las redes han destapado

    Las redes destapan la contradicción de lo que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decía hace un año sobre la “policía patriótica” y lo que dijo ayer

    Fernando J. Romero
    Redactor
    Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:23
    Sin duda alguna fue uno de los momentos más broncos de la sesión parlamentaria celebrada en el día de ayer en el Congreso de los Diputados para la aprobación de la sexta y última prórroga del estado de alarma.
    Tras diez días de absoluto silencio, el presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, salió a defender al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por el cese del coronel Pérez de los Cobos como Jefe de la Comandancia de Guardia Civil de Madrid y la posterior purga en la cúpula de la Guardia Civil. Aunque a tener de lo que dijo, seguro que su asesor Iván Redondo y su entorno más cercano hubiesen deseado que se hubiera mantenido callado.
    Durante su intervención, Sánchez, al referirse al asunto del cese de Pérez de los Cobos, no dudó en asegurar que los ataques que está recibiendo el titular de la cartera de Interior se deben a que “está colaborando con la Justicia para acabar con la policía patriótica”.
    Sin embargo, esas declaraciones del presidente del Ejecutivo no concuerdan con las que realizó él mismo, en abril del pasado 2019, antes de las Elecciones Generales, donde aseguraba que “esa mal llamada policía patriótica desapareció en cuanto entramos en el Gobierno”. Por lo tanto ¿en cuál de las dos ocasiones estaba mintiendo Sánchez?
    Estas afirmaciones del presidente del Gobierno de España no han sentado nada bien en la Guardia Civil, como era de esperar, pues con ellas ha querido relacionar a la Benemérita con un grupo de agentes de la Policía Nacional, a los que se denominó como “policía patriótica”, liderados, entre otros, por el ex comisario Villarejo, actualmente en prisión, y que, presuntamente, habrían actuado fuera de la legalidad, sin control judicial alguno y con una clara vinculación política. Todo ello, durante la primera legislatura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.
    Las palabras de ayer de ayer de Sánchez, tampoco concuerda con lo que también en abril de 2019, concretamente el día 1, durante un acto previo a las Generales del 28-A celebrado en Cádiz, el propio ministro Marlaska aseguró, tras haber llevado a cabo un importante proceso de ceses en la Policía Nacional que propició la salida de todos los implicados en esta “policía patriótica”, que las cloacas eran ya "cosa del pasado".
    Curiosamente, todos los nombres implicados en esa trama, que tuvo lugar en tiempos del ministro Jorge Fernández Díaz, pertenecían a la cúpula de la Policía Nacional, no existiendo absolutamente ni una sola prueba de que existiese ramificación de la misma en la Guardia Civil, lo que supone un motivo más de gravedad en las afirmaciones de Sánchez.
    ¿Quiso decir Sánchez que Pérez de los Cobos es miembro de este grupo y por eso lo han cesado? Esa es la gran pregunta que todos se hacen, especialmente los guardias civiles, pues no parece que el currículum y los méritos cosechados a lo largo de su carrera en el instituto armado por el coronel destituido por Marlaska se asemeje en lo más mínimo a los de, por ejemplo, Villarejo.