ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

martes, 2 de junio de 2020

No es que el ministros del Interior Grande Marlaska deba dimitir, sino que debe ser cesado por Pedro Sánchez

Una nota secreta revela que Marlaska cesó a De los Cobos por no filtrarle investigaciones

El ministro del Interior rechazó el pasado martes que la destitución del coronel estuviera vinculada con el caso del 8-M y aseguró que respondía a una simple “reestructuración” de equipos. La credibiliad del Gobierno está en enterdicho.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, cesó al coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos por negarse a filtrarle las diligencias judiciales sobre el 8-M. La directora general del cuerpo, María Gámez, reconoció por escrito que el mando fue relevado por “no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento”. Así consta en la propuesta oficial de destitución de Pérez de los Cobos, a la que ha tenido acceso El Confidencial.
El documento [aquí en PDF], oculto hasta ahora y con membrete de haber sido clasificado como 'reservado', compromete a la cúpula del ministerio y desmonta la versión del Gobierno sobre el cese del coronel, el pasado domingo 24 de mayo por la noche, solo unas horas después de que la Policía Judicial de la Guardia Civil de Madrid remitiera un informe al Juzgado de Instrucción número 51 de plaza de Castilla que cuestionaba la celebración de la marcha del 8-M y otros 129 actos multitudinarios en plena crisis del coronavirus.







Marlaska rechazó el pasado martes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que la destitución de Pérez de los Cobos estuviera vinculada a esa causa y aseguró que respondía a una simple “reestructuración” de equipos para darle “un impulso a la Guardia Civil”.
La carta de Gámez apunta a otra explicación. La responsable del instituto armado, que es la competente para proponer el cese de un mando según la Ley de Personal de la Guardia Civil 29/2014, justificó la sustitución de Pérez de los Cobos por la “pérdida de confianza de esta Dirección General y del Equipo de Dirección del Ministerio del Interior”.
La razón concreta por la que Marlaska y la propia Gámez habían dejado de fiarse del coronel era, según la carta, que este se había negado a “informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial”.
La directora del cuerpo envió su propuesta al secretario de Estado de Seguridad del ministerio, Rafael Pérez, a las 22:14 del domingo 24 de mayo, como aparece justo al final del documento. El número dos del ministro, juez de carrera al igual que él, estampó inmediatamente su rúbrica para hacer efectivo el cese. Cuando Gámez llamó a Pérez de los Cobos ese mismo día a las 22:30 para reprocharle que no le hubiera informado sobre la existencia del atestado de la Guardia Civil ni sobre su contenido, en realidad, el coronel ya llevaba un cuarto de hora destituido.







La motivación de la “pérdida de confianza” no solo probaría la relación del cese con el caso del 8-M, en contra de lo sostenido por el Gobierno hasta ahora. También desvela que Interior destituyó a Pérez de los Cobos por negarse a cumplir una orden presuntamente ilegal. Los agentes de las Fuerzas de Seguridad que trabajan en funciones de Policía Judicial tienen la obligación de guardar el secreto de las actuaciones en las que estén inmersos y reportar su contenido únicamente a los jueces instructores. Lo que Marlaska y Gámez exigieron al jefe de la Comandancia de Madrid en el caso del 8-M y en otras “investigaciones y actuaciones”, como reconoce el documento en poder de este diario, atentaría frontalmente contra uno de los principios básicos de la separación de poderes.







El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante la toma de posesión de la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, el pasado enero. (EFE)
El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante la toma de posesión de la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, el pasado enero. (EFE)
Fuentes de Interior aseguran que el documento indica que "el cese del coronel Pérez de los Cobos, tal y como se ha explicado en reiteradas ocasiones, se enmarca en el proceso de remodelación de la Guardia Civil y se concreta, como se explicita en la propuesta de cese, por una pérdida de confianza derivada, entre otros, porque se incumplió el procedimiento de comunicación de actuaciones, a los solos efectos de conocimiento, no del contenido de las mismas, que se debe a la dirección de la Guardia Civil a través de la cadena de mando".
A juicio del ministerio, la nota "acredita además que la dirección de la Guardia Civil y el Ministerio del Interior ni conocían las actuaciones ni tuvieron acceso al informe". "Un informe que, sin embargo, fue objeto de filtraciones antes incluso de que las partes personadas en el proceso tuvieran acceso al mismo", sostiene un portavoz oficial de Interior.
Lo que Marlaska y Gámez exigieron a Pérez de los Cobos atentaría frontalmente contra uno de los principios básicos de la separación de poderes
La propia responsable del procedimiento sobre el 8-M y otros actos multitudinarios celebrados en esos primeros días de marzo, la jueza Carmen Rodríguez-Medel, pidió a los agentes de Policía Judicial asignados a la causa al comienzo de las diligencias que mantuvieran la “rigurosa reserva” de la información y solo trataran con ella los avances que se produjeran en el curso de sus indagaciones.
El lunes 25 de mayo, tras conocerse la destitución de Pérez de los Cobos, responsable orgánico hasta ese momento de la unidad investigadora, la instructora envió una carta a Interior para reiterarle a Grande-Marlaska la obligación de la Policía Judicial de mantener el secreto de las investigaciones, en el caso del 8-M y en cualquier otro procedimiento.
La magistrada también advirtió de que si se demostraba que la salida del coronel había sido una intromisión del antiguo juez de la Audiencia Nacional en sus pesquisas sobre la Delegación del Gobierno, abriría una investigación para depurar posibles responsabilidades penales. Asimismo, la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), mayoritaria en la judicatura, emitió un comunicado para denunciar que la decisión de Marlaska amenazaba con dejar el “Derecho Penal en manos de los intereses partidistas” y exigió la restitución en su puesto de Pérez de los Cobos.
?.?..............

El Gobiernof no ve contradicciones en las palabras del ministro y es que cuando no se quiere ver no se ve ni un burro en un tejado tocando la armónica.




Marlaska insistió el pasado martes, tras el Consejo de Ministros, en que no hay había ningún motivo extraño en la sustitución de Pérez de los Cobos. "Es un cambio, una modificación dentro de los equipos de la Guardia Civil. No tiene ninguna otra razón, ninguna otra cuestión", sostuvo el ministro del Interior rechazando las informaciones que relacionaban la decisión con el 8-M. También aprovechó esa comparecencia para salir en defensa de Gámez y alabar su trabajo al frente del cuerpo.
El pasado viernes, Marlaska fue incluso más allá y sostuvo durante una comparecencia en el Senado que ni él mismo, ni nadie del ministerio ni de la Dirección General de la Guardia Civil había "solicitado a Pérez de los Cobos el informe ni el acceso al contenido del mismo".
"En el ministerio tenemos muy claro lo que es la función pública, que tiene que caracterizarse por competencia, imparcialidad, neutralidad y comunicación, no es nada más, eso y la no injerencia política", añadió Marlaka, que también reprochó a los partidos de la oposición que vincularan el cese del mando con la investigación del Juzgado 51. Afirmó que habían cruzado una "línea roja". "Decir que se cometen delitos tiene su gravedad", manifestó, reconociendo implícitamente que el relevo de un oficial porque se ha negado a filtrar información de casos judiciales puede tener recorrido penal.

.......................Nuevo Impulso.....................
El oficio de la Directora General, se contradice con lo que dijo el mistro en rueda de prensa, en el Congreso y en el Senado. Qué más tiene que pasar para demostrarse las mentiras.

...........................OK DIARIO....................................



OKDIARIO muestra la prueba que acredita que Marlaska remodeló la Guardia Civil sin acordarlo con Robles

"El ministro del Interior ha convenido con la ministra de Defensa el ascenso del general de división [Félix Blázquez González] a teniente general", rezaba la nota de prensa del 27 de mayo

Defensa no aceptó la premisa falsa y el comunicado tuvo que ser modificado a toda prisa




El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado que los cambios en la Guardia Civil fueron fruto de una «remodelación de equipos», nunca de una «injerencia en otro poder del Estado».
Pero un cambio en las notas de prensa del día 27 de mayo de su propio Ministerio del Interior demuestra que nada más lejos de la realidad. Los documentos que hoy muestra OKDIARIO revelan que el departamento de Fernando Grande-Marlaska pretendió hacer pasar las remodelaciones en la Benemérita como un acto pactado con la ministra de Defensa, Margarita Robles, es decir, como un acto más o menos investido de normalidad.
Así lo plasmó la primera nota del Ministerio del Interior emitida ese día 27 para comunicar el nombramiento del nuevo Mando de Operaciones de la Dirección Adjunta Operativa de la Guardia Civil.


Dos frases retiradas
Pero la nota duró poco más de cinco minutos: tuvo que ser cambiada y retirada de ella las dos frases en las que se afirmaba falsamente que los nombramientos habían sido «convenidos con la ministra de Defensa«.


Y se quitaron porque era otra mentira más de Fernando Grande-Marlaska: nada había sido pactado ni comunicado y así se le informó de inmediato para que retirara la nota de prensa.
OKDIARIO muestra hoy las dos notas de prensa: la que fue retirada de inmediato y la emitida con toda urgencia para intentar tapar lo ocurrido: una prisa más que justificada teniendo en cuenta sus intenciones porque revelaba que los actos de Marlaska no tuvieron normalidad alguna.
Ni tan siquiera fueron hablados con el otro departamento -Defensa- del que depende la Guardia Civil por su condición militar.
La nota del descuido que ha confirmado la versión de las distintas asociaciones de la Guardia Civil y ha dejado en entredicho, una vez más, al ministro del Interior, es la que comunicaba que «el general de división Félix Blázquez González» era «propuesto para ser el nuevo Mando Operativo de la Dirección Adjunta Operativa de la Guardia Civil».
Subtítulo y primer párrafo
Esa parte de la nota no fue modificada. Pero sí el segundo subtítulo y el primer párrafo. Porque allí se insistía por parte de Interior en que «el ministro del Interior ha convenido con la ministra de Defensa el ascenso del general de división a teniente general y, una vez que se produzca ese ascenso, será nombrado Mando de Operaciones de la Dirección Adjunta Operativa de la Guardia Civil».
Se trataba de uno de los movimientos provocado por el terremoto que había generado la destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos y la consiguiente dimisión del DAO, el teniente general Laurentino Ceña.
Se trataba de la nota en la que Marlaska pensó que podría reafirmar sus tesis involucrando a otro Ministerio, al de Defensa: generando la sensación de que todo el atropello ocasionado en la Guardia Civil contaba con el respaldo de Margarita Robles y con una apariencia de normalidad.
El tiro le salió por la culata: Defensa no aceptó la inscripción falsa y la nota tuvo que ser cambiada. Se trata de la enésima mentira de Marlaska que queda al descubierto.
Indignación en la Guardia Civil
Todo ello, mientras la indignación en el Cuerpo de la Guardia Civil sigue creciendo. Y es que Fernando Grande-Marlaska no sólo destituyó a Diego Pérez de los Cobos por cumplir con lo que exigía al coronel la juez del caso 8-M. Además, el ministro se llegó a comprometer a un pacto de no agresión: a no atacar ni desmentir las explicaciones que pudiese dar el coronel o su entorno, entendiendo, supuestamente, que la polémica impactaba directamente sobre el buen nombre del Cuerpo de la Benemérita.
Y Fernando Grande-Marlaska también ha roto ese compromiso: ha negado abiertamente que exigiera el contenido de la instrucción judicial, limitando el cese a una cuestión de pérdida de confianza por motivos objetivos y profesionales. Es decir, insinuando que el cometido de Pérez de los Cobos no era el requerido para el puesto.
«No ha habido ni habrá ninguna injerencia de este Ministerio con otro poder del Estado», ha señalado el ministro de Interior. Es más, según su peculiar versión, no es cierto que existiera ni la más mínima presión sobre el coronel Pérez de los Cobos para que entregara al Gobierno la información relativa a las diligencias que la Guardia Civil trasladó a la juez instructora Carmen Rodríguez-Medel, que investiga en estos momentos la posible prevaricación implícita en la autorización de la manifestación feminista del 8-M.
Por otra parte, el entorno del ministro ha filtrado que se trata de un cese por pérdida de confianza por motivos profesionales. Traducido: que el coronel no cumplía con las expectativas del Gobierno para el desempeño de su cargo.
Y eso no fue lo pactado por Marlaska con los responsables del Cuerpo. Porque el ministro asumió el compromiso de permitir una salida honrosa al coronel para evitar una mayor polémica e impacto sobre la Guardia Civil. Una salida en la que no negara la posibilidad del entorno de Pérez de los Cobos de explicar la realidad de lo ocurrido.
La intromisión de Fernando Grande-Marlaska en la instrucción judicial del caso del 8-M ha provocado, de este modo, el mayor terremoto en la Guardia Civil en mucho tiempo. Y no parece que las aguas se vayan a calmar por el momento.


.........................Unidas Podemos defiden lo indefendible. Ya no son los mismo desde que gobiernas... en comanditas:




Echenique hace el papelón para justificar a Marlaska: alaba al ministro por la equiparación salarial




El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha tenido que salir a hacer el papelón de defender al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por el escándalo del cese del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos. Echenique ha dicho que el titular de Interior se ha explicado «con pelos y señales» y ha intentado desviar la atención y las preguntas de los periodistas hacia la precariedad en la Benemérita: «Aunque se habla de coroneles y generales, los agentes de a pie tienen condiciones precarias».
Marlaska se encuentra en la peor situación en la que se pueda ver envuelto un ministro. Ha mentido en sede parlamentaria a la vista del documento que este martes ha salido a la luz y que desvela que los motivos del cese del jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid no fue la «pérdida de confianza» o un «cambio de los equipos» como defendió Grande-Marlaska.
El documento publicado por El Confidencial desvela que el verdadero motivo para cesar al mando de la Benemérita fue «no informar del desarrollo de las investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento». Versión por escrito de la directora de la Guardia Civil, María Gámez, que choca frontalmente con lo que ha defendido hasta ahora el ministro.


«A pesar de las diferencias que podamos tener con el señor Marlaska, nosotros somos unos convencidos de que las condiciones materiales de vida de los agentes de Policía y Guardia Civil tiene que ser dignas y menos precarias, y el anuncio que se ha hecho sobre la aplicación del último tramo de equiparación salarial es una muy buena noticia», ha ensalzado Pablo Echenique.
El portavoz de Podemos ha respondido así, en rueda de prensa en el Congreso tras la Junta de Portavoces, al ser preguntado sobre si cree que el ministro del Interior ha cambiado de versión respecto a los motivos de la destitución de Pérez de los Cobos, que estaba al frente de la Comandancia de Madrid cuando se investigaba judicialmente la manifestación del 8M y el inicio del contagio de coronavirus.


Argumentario socialcomunista
Como no podía ser de otra manera, Pablo Echenique ha tirado de argumentario –el mismo que ha utilizado este martes la ministra Portavoz, María Jesús Montero– y ha asegurado que Marlaska ya se ha explicado, y que, además, «todos los Ministerios tiene la capacidad para modificar sus equipos de confianza». «Esto es lo que ha hecho el ministro. Y creo que lo ha explicado con pelos y señales», ha defendido, antes de alabar la gestión de Marlaska en lo que tiene que ver con las mejoras salariales de Policía y Guardia Civil.
Así que Echenique ha ‘comprado’ la versión oficial del Gobierno socialcomunista, que queda totalmente desacreditada tras la publicación de la nota interna de Interior.
De hecho, el dirigente de Podemos ha querido desviar la atención asegurando que «aunque el debate público» hable «permanentemente» en torno a «tenientes, coroneles y generales», la Guardia Civil y la Policía «está formada en su gran mayoría por agentes de a pie». «Y tienen a veces sueldos bajos y condiciones materiales precarias. El ministro del Interior ha mejorado los derechos de nuestros agentes», ha aplaudido.
Marlaska no dimite
Se aferra al sillón. Fernando Grande-Marlaska no piensa dimitir ni siquiera después de que haya salido a la luz pública una nota interna, de carácter reservado, con el motivo real de la destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos.
En la sesión de control al Gobierno en el Senado, donde el PP, Ciudadanos y Vox han exigido su dimisión, Grande-Marlaska ha asegurado que no dejará el puesto y ha defendido a los «profesionales dignos» que forman parte de su equipo en Interior y al frente de la Guardia Civil. Según Marlaska, el coronel fue relevado al tener constancia de un posible delito de descubrimiento de secretos por publicarse un informe sobre el que la juez Carmen Rodríguez-Medel había pedido que sólo se le informara a ella.