ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

domingo, 1 de noviembre de 2020

La vida secreta de Sean Connery y su mujer en Mabella. Fallecio a los 9 años

 

 

                          Dibujo a plumilla de Sean Connery por Palmeral, 31-10-2020


La vida secreta de Sean Connery en Marbella

Ramón Palmeral

Al mejor agente 007 del cine, le salpicó el caso Malaya de Marbella.

Para muchos Sean Connery fue el mejor actor que interpretó al 007 en la franquicia de Ian Fleming. Su Oscar llegó en 1988, por su interpretación de policía irlandés de “Los intocables” de Eliot Ness. Dos premios BAFTA y tres Premiso Globo de Oro.​ Fue nombrado caballero por la reina Isabel II en el 2000.

Por los recortes de prensa leo algunos datos:

El actor escocés Sean Conney falleció a los 90 años en Nasáu (Bahamas). Había nacido en Edimburgo (Escocia) el 25 de agosto de 1930. Residió en Marbella casi por 30 años, era unos de los  pioneros de la jet set Marbellí, pero dejó un triste recuerdo por  la supuesta corrupción del actor y de su segunda mujer Micheine Roqauebrune (Anne Jeanne Cornery), acusaciones  que no fueron  probadas en el caso Malaya de Marbella.

El Ayuntamiento de Marbella ha reclamado en 2015 a la mujer del actor Sean Connery, Micheline Anne Jeanne Connery, dos millones de euros en concepto de resarcimiento por obras ilegales ejecutadas en el municipio. El portavoz del equipo de gobierno, Javier Porcuna (PSOE), explicó ayer que el Ayuntamiento denunció que la empresa By the Sea SL, de la que era administradora la mujer del actor escocés, construyó 72 apartamentos de lujo al margen de la normativa urbanística donde sólo se permitían viviendas unifamilares (de lujo).

 La Fiscalía Anticorrupción pedía para ella dos años y medio de prisión y 22,8 millones de euros de multa por su implicación en el caso Goldfinger. En enero, 17 personas se sentarán en el banquillo, acusados de fraude, delito fiscal y delitos contra la ordenación del territorio. El nombre que la policía utilizó para referirse al caso (título de una de las películas de Connery como 007) fue muy criticado por el juez encargado, Alfredo Elías Mondeja, ya que daba a entender que el actor era el principal encausado, y no era así.

Mantuvo una larga relación con Marbella, donde era propietario la finca Malibú, en la que pasó temporadas, aunque la relación terminó de forma abrupta con el caso judicial Goldfinger, pese a que el actor fue finalmente exculpado.

La cita es en el selecto Aloha Golf Club, del que el escocés es socio prácticamente desde que llegó a Marbella en 1975. Recuerdos de un pasado dorado en el que el escocés solía desayunar unos churros cerca de la plaza de Los Naranjos, en los que muchas mañanas le acompañaba Jaime de Mora, al que luego dejaba para irse a jugar al golf. Casi desde primera hora era socio Aloha Golf Club, donde un «caddy» le ayudaba a superar los hoyos cada mañana.

Connery y su esposa fueron imputados en mayo de 2010 por el juez que investigaba el caso -bautizado como Goldinger por el título de la película protagonizada por Connery en 1964- y se les citó a declarar en octubre de ese año, aunque ambos adujeron problemas de salud y no acudieron a la comparecencia.

 

En los años 70, cuando esta localidad malagueña había dejado de ser un pueblo pesquero y empezaba a recibir a celebridades internacionales, Connery, que acababa de casarse con su segunda esposa, Micheline, adquirió esta lujosa casa en primera línea de playa, que mantuvo hasta finales de la década de los 90.

El escándalo al que se refiere Keitjzer —y que ha vuelto a sobresaltar a una Marbella que el 27 de septiembre reanuda el juicio por el caso Malaya, la trama de corrupción urbanística más compleja de la historia de España, de la que Roca, ex gerente de Urbanismo del Ayuntamiento, es su presunto cerebro— ha salido del juzgado número 1 de primera instancia de la ciudad malagueña. El magistrado Ricardo Puyol está investigando desde la pasada primavera al actor y a su mujer Micheline Roquebrune (París, 1929) por un presunto delito relacionado con la corrupción urbanística. El origen del caso, que se ha llamado Goldfinger —en referencia a la película de 1964 en la que Connery interpretó el papel del agente británico James Bond—, está en las supuestas irregularidades en la venta de la parcela donde se ubicaba la finca de los Connery en 1999 cuando decidieron abandonar la Costa del Sol. En el mencionado terreno se podían construir cuatro casas de una altura, según el Plan de Ordenación Urbana vigente, y se edificaron, entre 2004 y 2005, 72 viviendas repartidas en 9 bloques de 3 alturas.

Era, añadía el actor que encarnó al agente James Bond, una ciudad donde "todo el mundo era agradable con los demás" y en la que pudo disfrutar del clima y de una de sus grandes pasiones: el golf, además de participar en fiestas y eventos.

 

Curiosamente, en aquellos primeros años también le atrajo el sosiego de una Marbella en la que todavía podía moverse libremente sin ser perseguido por los paparazzi.

El idilio se mantuvo hasta que Connery decidió abandonar Marbella y vender la mansión, cuyos terrenos fueron recalificados en la etapa en la que el Grupo Independiente Liberal (GIL) gobernaba el Ayuntamiento, lo que permitió construir un edificio de cuatro alturas con 72 inmuebles de lujo que todavía hoy mantiene el nombre de Malibú.

Finalmente se archivó la causa contra Connery, aunque continuó contra su esposa, y en el juicio celebrado en 2016 por la recalificación de la parcela de Malibú, el ex alcalde de Marbella Julián Muñoz fue condenado a un año de prisión, mientras que el ex asesor urbanístico del Ayuntamiento Juan Antonio Roca fue absuelto.

Connery había nacido en la ciudad escocesa de Edimburgo (Reino Unido) el 25 de agosto de 1930. Hijo de un camionero y una mujer que se desempeñaba como personal doméstico, el actor siempre recordaba la pobreza que vivió en su infancia.

El actor decidió retirarse de la interpretación en 2003, cuando participó en su último trabajo delante de la cámara en "La liga de los hombres extraordinarios", la adaptación de la novela gráfica de Alan Moore que, a pesar de no contar con el respaldo de la crítica, recaudó más de 178 millones de dólares en su momento.

Finalmente se archivó la causa contra Connery, aunque continuó contra su esposa, y en el juicio celebrado en 2016 por la recalificación de la parcela de Malibú, el exalcalde de Marbella Julián Muñoz fue condenado a un año de prisión, mientras que el exasesor urbanístico del Ayuntamiento Juan Antonio Roca fue absuelto.