ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

domingo, 10 de septiembre de 2017

50 horas críticas para Cataluña: La desconexión. 6 y 7 de septiembre 2017

La cuestión catalana

50 horas para desconectar /La Vanguardia

  • El salto del Parlament y el Govern hacia la ruptura más allá de los debates en el hemiciclo
50 horas para desconectar
Dos ujieres salen de las dependencias del Govern en el Parlament cargando una senyera cada uno. Uno gira a la derecha, camino de la sala 4. Es una de las más antiguas de la Cámara pero ha sido elegida para acoger la firma del decreto de convocatoria del 1-O por decisión de Carles Puigdemont ante las alternativas que le propone su equipo. Allí se reunía el Govern durante la República.
La otra senyera se instala junto a una bandera europea en el auditorio, en la planta baja. Los escenarios están listos para dar el primer paso para la ruptura con el Estado desde el Parlament, pero falta el marco legal en el que el Govern quiere ampararse. Este tardó en llegar doce horas y muchos disgustos para Carme Forcadell. Es el día D.

6 DE SEPTIEMBRE. 9 h
El misterio del BOPC. La presidenta del Parlament reúne a la Mesa para admitir a trámite la proposición de ley del Referéndum, que llevaba un mes esperando. La batalla acaba de comenzar con Forcadell recusando a todo el Tribunal Constitucional. La reunión es el prólogo de lo que vendrá. No ­sólo por el agrio enfrentamiento, sino por la singularidad de los procedimientos. El texto de la ley se publica en el Butlletí Oficial del Parlament de Catalunya (BOPC) sin la firma del secretario general y leves cambios en la tipografía y el diseño que muy pocos perciben pero que evidencian que la publicación no corre a cargo de las manos habituales. Las sospechas de la oposición apuntan a la secretaria de la Mesa, Anna Simó.

10 h. Reconsiderando espero.
El president reúne al Govern y los diputados de Junts pel Sí antes de arrancar el pleno. Les recuerda la trascendencia del momento y les pide serenidad y capacidad de residencia. Alguno lo reduce al “salid y divertíos” de Cruyff. Los grupos se dirigen al hemiciclo aunque los timbres no suenan. Durante quince minutos el silencio se impone hasta que entra Forcadell y el resto de la Mesa. “Comienza la sesión. La lista de preguntas al Govern… Señora Rovira ¿para qué pide la palabra?”. Y arranca la tempestad… Es la hora de los misales rojos. Del reglamento en el que todos escarbarán durante dos días. El artículo 81.3 es la grieta que permite a la mayoría independentista poner en marcha una aprobación superexprés. “Escandaloso”, “atropello”, “derechos pisoteados”, “procedimiento bucanero”, son los adjetivos de la oposición. “La única vía posible”, para los independentistas. La palabra mágica durante 48 horas es “reconsideración”, de todas y cada una de las decisiones de la Mesa. El pleno se suspende a las 10.49h. A pesar de la mayoría soberanista de la Mesa, la vehemencia y dureza de las intervenciones de José María Espejo-Saavedra (Ciudadanos) y David Pérez (PSC) marca el tono también a puerta cerrada. El secretario general Xavier Muro y el letrado mayor Antoni Bayona alertan de que se vulnera la orden del TC.

12.24 h. “Señor Carrizosa, ¿para qué pide la palabra?”.
Forcadell vuelve al pleno surfeando sobre el aviso de los letrados. Un minuto después, el otro mantra del pleno: “Señor Carrizosa, ¿para qué pide la palabra….?”. Es el portavoz de Ciudadanos y quiere una nueva reconsideración… Una sesión de un minuto y nueva reunión de la Mesa. Lluís Llach reparte galletas entre los compañeros de escaño. En la tribuna de invitados, dos secretarios generales comentan extrañados que Xavier García-Albiol y los suyos están “tranquilos”. “Como si estuvieran esperando alguna cosa”, susurran. A su lado, Artur Mas ha instalado una especie de despacho provisional. Firma, toma notas, subraya… El abogado de Forcadell, sigue atento cada movimiento. El calor invade el Palau del Parlament pero el hemiciclo es como un iglú. Puigdemont, de pie, conversa con Junqueras y Vila. A las 13 h el corrillo es una reunión del Govern en toda regla que anima Santi Vila. A las 13.11 h la Mesa vuelve al hemiciclo, las escaramuzas se trasladan a la votación para alterar el orden del día, que debe repetirse porque Germà Gordó no logra votar. Forcadell desarrolla una extraña insistencia en llamar “señor Carrizosa” a Joan Coscubiela (CSQP), que ya se ha ganado los aplausos de Cs y PP y el desprecio de Albano-Dante Fachin (Podem). Impuesto el procedimiento, la sesión se suspende. Arranca el plazo para presentar enmiendas y reponer fuerzas.

14.15 h. Bocadillo para el president, mesas XXL para PP y PSC.
Puigdemont vuelve al despacho y echa mano de un bocadillo. Sigue la intervención de Soraya Sáenz de Santamaría por televisión. Se cumplen sus pronósticos. No habrá suspensión inmediata de Forcadell. “Irán contra todos”. Los diputados inundan el comedor. Mesas XXL para PSC y PP: croquetas, rollitos de primavera, arroz con costilla y secreto ibérico…. El secretario general y el letrado del pleno, Joan Ridao, con una vistosa americana rosa, comen en un rincón. A las 15.15 h vuelta al hemiciclo. La sesión de control al Govern es una tregua para Forcadell. También para Puigdemont. Iceta de muestra su habilidad y se saca de la manga una propuesta de pacto nacional para la seguridad que desarrolle políticas para combatir el yihadismo. El president recoge el guante. De vuelta a la ley del Re­feréndum, nuevo colapso a las 16.56 h. La oposición busca el amparo del Consell de Garanties Estatutàries. Nadie se acuerda de que el organismo trabaja en la provisionalidad, con 3 de sus 9 puestos pendientes de renovación, ¡desde noviembre del 2015!

19.30 h. Las banderas españolas de Reguant.
Un bebé que se queja desde la tribuna del público mientras interviene Anna Gabriel en la reanudación del pleno. No hay ningún argumento nuevo pero el nivel de teatralización aumenta. Iceta es el único que enlaza las críticas con propuestas para preservar el espacio tradicional catalanista mientras, que Inés Arrimadas se lanza a por una moción de censura imposible. Ciudadanos, PSC y PP abandonan el hemiciclo. Los populares dejan como rastro senyeres y banderas españolas. La diputada de Podem Àngels Martínez, la más veterana de la Cámara, se levanta con dificultades de su escaño, sube las escaleras y retira las banderas españolas. Se las coloca a Eulàlia Reguant, diputada e la CUP, que no sabe qué hacer con ellas. Mira hacia el techo y las esconde bajo el escaño. A las 21.32 h, 83 diputados votan la ley del Referéndum, que se aprueba por 72 votos a favor y 11 abstenciones. El hemiciclo suena en mono. Sólo ha diputados en un lado. Los aplausos y el canto espontáneo de Els Segadors preceden el retorno parlamentario a la realidad. El sector del taxi espera la convalidación de un decreto.

21.35 h. Desobedecer en mangas de camisa.
La mano que mueve el BOPC se vuelve a poner en marcha para publicar la ley aprobada. Puigdemont repite bocadillo para cenar en su despacho mientras espera el trámite. En el bar del Parlament se han acabado las existencias. Han servido 700 desayunos, 300 almuerzos y bocadillos hasta agotar el pan. El catering de los trabajadores de TV3 sirve para aliviar a alguna diputada. El secretario del Govern, Víctor Cullell, entra en el despacho del president para que firme la ley. Es la primera rúbrica desobediente. Puigdemont se dispone a hacerlo en mangas de camisa en presencia de los consellers Forn, Ponsatí, Rull… Alguien piensa en la foto y el president interrumpe la firma “Tendría que ponerse la americana”...

23.30 h. Un pitillo de madrugada.
El Govern se congrega en la Sala 4 para firmar juntos el decreto de convocatoria y las normas que ponen en marcha la maquinaria del 1-O. La espera se alarga primero para garantizar que la ley ha sido publicada en el DOGC correctamente y después por la desaparición del vicepresidente Junqueras. No responde al móvil. Al fin llega. La cara de satisfacción de Puigdemont, con su bolígrafo de la ONCE, contrasta con las de preocupación de otros consellers, que se refugian en una selfie. Pasada la media noche, Puigdemont comparece en el auditorio del Parlament junto al Govern para hacer su primer llamamiento a la participación. Entre el público, los líderes de las entidades independentistas, algún diputado, asesores y algún familiar. También el expresident Mas, a quien Puigdemont abraza. Los aplausos impiden que Junqueras tome la palabra y se da por finalizado el acto. Uno de los asesores del proceso dar por concluida la misión.. Xavier Vendrell deja discretamente los despachos de Junts pel Sí. El bloque independentista quiere votar antes de irse a dormir la designación de los miembros de la Sindicatura Electoral. Pasada la 1 de la madrugada, el conseller Turull sale a la calle a fumar. Se encuentra con Iceta, que echa mano de ironía para amenazar con presentar un candidato, Turull le sigue la corriente: “Te lo votamos”.

7 DE SEPTIEMBRE
10.05 h
“Eso sí que es ‘know-how’”. De madrugada, el Govern ha puesto en marcha la web del 1-O, abierto los registros de voluntarios. Turull ha reciclado la web del Estatut para limitar el gasto y hace el seguimiento de que el operativo funciona desde su móvil. La ruptura está en marcha. Puigdemont y Junqueras han enviado cartas a los alcaldes instándoles a informar de la disponibilidad de locales para la votación. Los ediles prorreferéndum responden en cascada con decretos de apoyo. El pleno sigue adelante presidido por la bandera española y la senyera. La exconsellera Irene Rigau, previsora, lleva un bocadillo en el bolso. “Eso sí que es know-how”, certifica Puigdemont cuando se la encuentra en el pasillo. Es la confirmación de que la jornada volverá a ser larga. Mientras el hemiciclo espera la bomba de la ley de Transitoriedad, se aprueba la ley de la Agencia de Protección Social, dentro del marco autonómico, pero con la intención de convertirse en la Seguridad Social de un Estado independiente. 72 votos a favor y 61 en contra.

11 h. Evitar “un Vietnam”.
Forcadell se ha autoimpuesto la templanza que le faltó el día anterior y ha incorporado una falsa sonrisa. En el hemiciclo hay “fatiga de batalla”, señala un conseller. Los nervios están en los pasillos. El PDECat plantea retrasar la aprobación de la ley de Transitoriedad para no degradar más la imagen del Parlament, la CUP amenaza con pedir en solitario la modificación del orden del día y dejar en evidencia a los exconvergentes. El anticapitalista Quim Arrufat entra y sale de los despachos del Govern. También Marta Pascal, Lluís Corominas, Marta Rovira…ERC elude la polémica, pero Junqueras confirma en los pasillos que la ley se aprobará ese día. Para Puigdemont, la única discusión es si se abre el melón antes o después de la intervención de Mariano Rajoy anunciada para la hora de comer. “Llevarlo al próximo pleno es como ir a Vietnam”, avisan des de la Presidència. El PDECat vuelve a acatar el guión.

13.04 h. El abrazo de Puigdemont y Forcadell.
El fiscal general del Estado comparece para anunciar querellas a la Mesa y al Govern y la persecución de cualquier preparativo del referéndum. Puigdemont lo ve por la tele en el despacho y cede la réplica a Turull, que responde en medio del pasillo. La noche anterior Arrimadas compareció en la sala de prensa y apagó la pantalla en plena votación de la ley del Referéndum. A las 14.05h. Marta Rovira pide la palabra y el hemiciclo entra en bucle. De nuevo el “señor Carrizosa, ¿para qué pide la palabra?” y peticiones de reconsideración. Forcadell levanta la sesión sin atender las peticiones de palabra de la oposición e Iceta explota a gritos brazos en alto. Rajoy comparece en la Moncloa al mismo tiempo que se suspende el pleno. “Haré todo lo necesario, sin renunciar a nada para evitar que se celebre el referéndum”. Puigdemont sigue las palabras del presidente del Gobierno en su despacho y baja a comer al restaurante de la Cámara. Allí se encuentra con Forcadell. La abraza. La presidenta está “reventada emocionalmente”. Durante unos días se mantendrá un perfil bajo.

18.37 h. Una escapada al Born.
Las reuniones de la Mesa mantienen paralizado el pleno. Las peticiones de reconsideración son tan automáticas que en una de las ocasiones a Iceta no le da tiempo de llegar a su escaño antes de la siguiente ­suspensión. El portavoz del PP, Alejandro Fernández, avisa: “Debatiremos para defender la libertad hasta que se congele el infierno”. Rovira para estupefacción de la oposición, esgrime sentencias del TC y la Constitución –“también la mía, de momento”– para defender su derecho de iniciativa política. Se logra alterar el orden del día a las 20.52 h y se sitúa el debate de la ley de desconexión a las 23 h. Puigdemont baraja una comparecencia con Forcadell, pero está atrapada en con las Mesas, así que aparece en TV3 y 8tv y se escapa a comerse un bocadillo en el Born. El president entra en el König con Josep Rius, Víctor Cullell, Elsa Artadi, Pere Martí… Los dueños y la carne que sirven son de Girona.

23.13 h. #NoloséRufián y el otro yo de Gordó.
La hora de la verdad. Albiol achaca al proceso el papel de “principal amenaza del mercado europeo”, Arrimadas intenta pescar en el río revuelto del PDECat e Iceta proclama la muerte de Montesquieu. Pero el protagonista vuelve a ser Joan Coscubiela, los diputados de Podem se van cada vez que habla, y los de Cs, PSC y PP lo ovacionan por sus argumentos. En esta ocasión, con Gabriel Rufián como estrella. Una batalla política en Twitter se cuela en el hemiciclo con el hastag #noloséRufián. La ruptura de CSQP llega antes que la de Catalunya con el Estado. Los independentistas dejan la defensa de la ley en manos de Jordi Orobig (JxSí) y Benet Salellas (CUP), y Germà Gordó, el diputado del grupo mixto se empeña en anunciar su único voto en plural. La escena se repite: ciudadanos, populares y socialistas abandonan el hemiciclo. A las 0.47 h el marcador exhibe 71 votos a favor y 10 en contra, los de CSQP.

8 DE SEPTIEMBRE
1.10 h
“Viva el Gobierno de España”. En la calle, cuelga una corona de flores de Forocoches. Los periodistas echan de menos las pizzas que enviaron al comité federal del PSOE que le costó el cargo al renacido Pedro Sánchez. Un señor con una bandera española grita en la puerta del parque de la Ciutadella: “Viva el Gobierno de España”. “Misión cumplida con tres horas de retraso”, celebra el Govern.
12 h
“Esto hay que arreglarlo”. Las heridas siguen abiertas en el Parlament, pero eso no impide compartir un café ni bailar un mambo con la CUP. Puigdemont se encuentra con Andrea Levy, Santiago Rodríguez y Alicia Sánchez-Camacho en el bar. Se impone el factor Girona. Sánchez-Camacho y Puigdemont sonríen con el “café para todos” y la secretaria de la Mesa del Congreso susurra algo así como: “Estoy hay que arreglarlo, yo ya se lo digo al jefe”. El jefe es Rajoy.

Avatar for Radio Paraiso

Avatar for ramon.palmeral_8909
Pareciera como si Carles Puigdemont se le hubiera ido la olla, está como loco, babea, es un agitador, un rebelde suelto, ya no  razona, cómo es posible que siga dando mítines por los pueblos de Cataluña. Deberían de ponerlo a buen recaudo en el psiquiátrico de una prisión de máxima seguridad. Esta haciendo un perjuicio irreparable a la convivencia catalana. Por cierto, en 1934 los protagonistas de aquel intento de golpe de Estado acabaron todos en la cárcel, procesados por las autoridades judiciales de la República. El 80 % no son independentistas. La gente tiene miedo por lo que pueda pasar. Esta tensión es buena para que aprendan a confiar su voto a partidos peligrosos. El loco de Puigamon esta alentando a los soberanistas a encararse contra los alcaldes que no colaboren con el 1-0. Algo increíble en un presidente autonómico. Pero con Ada Colau ha topado, veremos a ver cuánto le resiste.
Van ha hacer una pamtomima de referéndum con 49 urnas y lo van a considerar legal, para poner en marcha la ley de transitoriedad. El 60% de catalanes saben que es un referéndum ilegal si respaldo internacional y que no va a servir para nada legal. Escribe Francesc de Carreras en el País: "Sabe perfectamente [sobre el referéndum] que ello no sucederá, tener urnas apenas significa nada, uno no puede ir colocando urnas[clandestinas] por las esquinas en la madrugada del 1 de octubre para que los ciudadanos empiecen a votar unas horas después" [Corriendo de la Policía. Esto no sirva para nada].
El único que los puede parar en Rajoy, y no lo esta haciendo. Rajoy nunca jamás negociará un referéndum vinculante. La solución pasa por un pacto a la vasca con mas autonomía y beneficios fiscales, y renunciando al separatismo. Con Mariano Rasjoy se puede hablar de financiación y de todo, menos separatismo, o de algo que vaya contra Constitución, como es lógico y normal.
La gente joven de menos de 40 años, que a estudiado en las universidades, sabe y reconoce que las leyes del referéndum y de transitoriedad, no se han hecho por los procedimientos legales, no tienen valor legal, porque las ha anulado el Tribunal Constitucional.
Hay una minoría locuaz, muy organizada y subvencionada que puede contra la mayoría silenciosa y disidente, que tiene miedo a ser señalada, que puede ser despedida del trabajo, u objeto de señalamiento. Parecido a lo que se hacia años atrás en el País Vasc con un tiro en la nuca.
Por ello, todos para poder trabajar o ganar unas oposiciones han tenido que aprender catalán, nadie se quiere señalar. Por éste control de la guardia secreta social, muchos se están marchando. Estamos en Cataluña en el periodo del Terror rojo jacobino,bajo un gobierno enloquecido. Estos son los males de los nacionalismos, antisistema y revolucionarios.
Una multitud con banderas siempre intimidan, pero son pacificos. Ya veremos. Las manifestaciones no consiguen nada, más que se hizo por Ángel Blanco, y al final los terrorista lo asesinaron a sangre fría.
1Simple MenteMe gustaResponder