ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

viernes, 8 de septiembre de 2017

YO NO ME ATREVERÍA A DESOBEDECER AL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL



YO NO ME ATREVERÍA A DESOBEDECER AL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

Por Ramón Fernández Palmeral
Alicante, 8-09-2017

Puigdemont, Junqueras, Forcadell, Anna Gabriel, piensan que tienen todo el respaldo de los catalanes para tirarse a la calle a manifestarse. Y si no lo tienen ellos los buscarán o pagarán para que se manifiesten y tomen las calles. De comento ya han empezado a hacer un escrache al alcalde socialista de Mataró para que ceda las instalaciones para el referéndum, ya que de momento no ha contestado y se niega a ello. El hecho, de mandarle carta a los alcaldes de los 947 ayuntamientos ya es una desobediencia al TC.Y señalamiento por si se niegan. Sabiendo que los compromete a una inhabilitación futura.
Piensan estos húmedos cerebros que la calle, y las manifestaciones les cubrirán de su Golpe de Estado a la Constitución. Cuando no es así. La actuación de las masas como dijera Ortega y Gasset, tiene conciencia y responsabilidad individual.

Para tú ser un Estado independiente tendrían que tener un Ejército, que no tienes, que puede salir a la calle en un momento determinado. Los Carlistas, con un ejército, se pasaron cien años de guerra y no lo ganaron. La II República con un ejército no le ganó Franco. E Estado catalán duró 11 horas. Es decir, que aquí gana quien tiene las fuerzas armadas y el poder ejecutivo (como se alegran los gobiernos de turno, en momentos de dificultas, que la Guardia Civil no sea civil, sino militar, y a los que tiene mal pagados).

Por otra parte, yo no me atrevería nunca a desobedecer al Tribunal Constitucional, cuyas sentencias van a misa, y luego no hay nada que le pueda perdonar. Desafiar al TC, al estado de derecho, los procedimientos democráticos y saltarse la Constitución es el camino más fácil de caer en el precipicio. El Parlamento catalán, es como la Junta de Andalucía, una Comunidad Autónomo, tú puedes decir que eres nación o un estado, es como si yo dijera que soy el tío más guapo del mundo. Las mentiras por mucho que se repitan no se pueden convertir en verdades, sobre todo en derecho.

Los gobiernos catalanes, han hecho una bola mental, y se han puesto a vender flores en el Polo Norte, y Frigoríficos en la Antártida. Tomaron como bandera vehiculas la bandera de la lengua, que me parece muy bien, en Suiza se hablan 4 lenguas, en Bélgica, dos, en Gran Bretaña dos, en Europa casi todos hablan inglés. Es que el hecho de tengas una lengua propia no da derecho a ser nación. También tienen lengua propia los vasco, gallegos, baleares, valencianos, e incluso andaluces trasladada a los hispanoamericanos que hablan castellano-andaluz.

La equivocaciones se pagan y todos aquellos que se han portado dictatorialmente y han sido intolerantes, serán castigos, en primera línea de frente por el gobierno de Rajoy, y en segunda líneas en futuras elecciones autonómicas, pues no creo que el pueblo catalán sea tan inocente, ingenuo o estúpidos como para dejarse gobernar por una República Bananera que es a donde le llevaría estos descerebrados y antidemócratas de Puigdemont, Junqueras, Forcadell o Anna Gabriel.

Hoy por hoy Cataluña forma parte indivisible del estado español. Ellos no pueden decidir sobre lo que no es suyo. Porque el pueblo español es soberano de todos sus territorios bajo una Constitución que costó muchos sudor y lágrimas para conseguirla.