ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

viernes, 21 de diciembre de 2018

Sánchez se vende a Torras. ABC, 21-12-2018


Ni la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona es una provocación, ni deja de ser perfectamente legítima. El error no es celebrarlo allí. El error es utilizarlo en nombre de todos los españoles como coartada para una cesión humillante al separatismo, provocando que Joaquim Torra lo rentabilice como una «minicumbre» entre dos Estados al mismo nivel, a cambio de que Sánchez pueda sobrevivir al límite de la dignidad de un Gobierno para aprobar el techo de gasto. Ayer cambió una foto vergonzante con Torra, al que tildó en su día de supremacista xenófobo, por una reactivación del «club de la moción de censura».
Nada salvo otra ración de sonrojo era esperable de la reunión de ayer. Y así fue cuando al terminar La Moncloa difundía un comunicado «de ambos Gobiernos» en el que Sánchez se aviene a reconocer un «conflicto sobre el futuro de Cataluña» y a «avanzar en una respuesta democrática a las demandas de la ciudadanía de Cataluña». Ni palabra sobre el respeto al Estado de Derecho y a la Constitución, ni un tímido reproche al golpe de Estado unilateral de hace un año... Nada, salvo la promesa de otra cumbre en enero. Más infamia.
La propaganda monclovita no se cansa de apelar al buenismo del diálogo como forma de apaciguar a la Generalitat. Pero es absurdo. Es falaz. Y es una estafa a los españoles, que saben que ceder ante el independentismo es perder: perder autoridad, perder dignidad democrática y, como se ha visto en Andalucía, perder credibilidad. Sánchez no tiene un proyecto para Cataluña. No hay ningún plan maestro más que el de prolongar artificialmente la legislatura manteniendo viva la esperanza de aprobar los presupuestos del Estado para sobrevivir a toda costa. Es imposible que este Gobierno que duda sobre la unidad de España pueda exhibir una sola medida que haga recapacitar al secesionismo. Ni una. Es evidente que los golpistas presos dejaron ayer su huelga de hambre porque la sumisión de Sánchez a Torra ha sido la palanca que ha activado una nueva satisfacción para el separatismo catalán.
Resulta penoso que en el PSOE nadie abra la boca pese a la certeza de que conduce al partido a un abismo electoral. En un PSOE que confunde la sumisión al líder con la cobardía, algunos silencios empiezan a ser cómplices con el independentismo. Y eso es tan demoledor para España como denigrar el artículo 155. Sánchez se ha vendido a Torra y está desnaturalizando la aplicación de la ley allí donde la Generalitat, Puigdemont, los CDR, la CUP, Arran y todo el conglomerado de odiadores de España se dedican a vulnerarla. Esto es la continuación en el tiempo de la rebelión que está juzgando el Tribunal Supremo mientras el presidente del Gobierno de España se hace fotos con los golpistas.