ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

sábado, 20 de marzo de 2021

Un caso vergonzoso en Alicante. La muerte de Isabel Salgado de 35 años en una tienda de campaña

 


J.HERNÁNDEZ/Diario Información, 20-03-2021



■ Isabel Salgado, hallada muerta el 20 de noviembre en una tienda de campaña de un asentamiento de personas sintecho en Alicante, descansa desde el 9 de marzo en una sepultura del Cementerio Municipal de Alicante. La familia recibió una llamada de la Policía el 3 de marzo en la que se les notificaba la defunción, tres mesesy medio después del óbito. Hasta entonces desconocían la suerte de la joven de 35 años, pues llevaban todo ese tiempo sin noticias de ella pese a haberla buscado y a las insistentes llamadas a su móvil que nadie contestó.

Amelia, una de las hermanas de Isabel, está perpleja con esos tres meses y medio que las autoridades competentes se han demorado en comunicar el óbito a la familia y quieren contarlo para que no ocurra más y para que se escuche y se preste una mayor atención a los sintecho, facilitándoles lugares para que puedan dormir en una cama en lugar de pensar en ordenanzas para multar a estas personas, dijo Amalia, muy crítica con la medida que puso sobre la mesa el Ayuntamiento, y que está pendiente de revisiónyaprobación.

La vida de Isabel Salgado no fue fácil. Hace catorce meses, relata su hermana, salió de prisión tras diez añosycontactó conAmelia. «Se vino a casa un par de meses. Cobraba una ayuda y le eché un mano hasta que

pudo independizarse. Se fue a Alcoy, y alquiló una habitación pero no estaba a gusto y se volvió a Alicante». Según la hermana, Isabel dispoma de pocos recursos y contactó con Servicios Sociales, «la metieron en el CAI (el albergue de transeúntes), entró para un mes y estuvo ocho. Salió el 26 de octubre y se quedó en una tienda de campaña».

Isabel iba a ducharse al albergue, al comedor social y, en un intento de sacarse laESO para optar a un trabajo caminaba cada tarde hasta el Pía a una escuela de adultos. Amelia estaba pendiente de ella y le ayudaba acercándose a la Gran Vía a darle dinero para el autobús o comida; dado que la fallecida ya no iba tanto a casa de su hermaña, que tiene tres niños, por temor a contagiarles el covid al vivir en la calle. «Yo quería ayudarla pero somos seis en casa y ella tampoco quería molestar. Pasó 10 años en una habitación sola, y le costaba meterse en una familia con niños, gritos.... Al estar tanto tiempo en prisión era un poco reservada».

Las dos hermanas hablaban cada día por teléfono o WhatsApp, la última vez el 19 de noviembre. Al último mensaje, del día siguiente, Isabel no contestó: estaba muerta. «Le hice 20.000 llamadas pero nada». La familia pensó que necesitaba espacio y estar sola, pero nunca se les pasó por la cabeza el fatal desenlace de Isabel, madre de cinco hijos.
«Mi hermana ha estado cuatro meses en una cámara frigorífica del tanatorio. Si se hubieran hecho las cosas bien podrían haberla visto y despedirse», lamenta Amelia, que no entiende la demora porque afirma que la Policía tiene la filiación de varios hermanos y el Ayuntamiento la suya al cuidar en acogida a una sobrina. Isabel fue enterrada el 9 de noviembre con cargo a Servicios Sociales después de que Amelia y otro hermano la identificaran. La familia señala que entre sus efectos personales faltan el DNI, el móvily una pequeña mochila que siempre llevaba con ella. A Isabel Salgado se le hizo la autopsia el 21 de noviembre y su nombre completo está en el informe que realizó el Instituto de Medicina Legal a petición del juzgado. La familia tiene una copia, en la que figura que no había señales de lucha y que fue muerte natural por trom-boembolismo pulmonar.

Desde el tanatorio señalan que recogieron a la fallecida dentro del marco del contrato de Medicina Legal de la Generalitat, y que la responsabilidad en la identificación y los plazos de comunicación de la misma le corresponde a las autoridades. Desde el Ayuntamiento indicaron que el 4 de marzo recibieron el oficio del juzgado ordenando la inhumación y al día siguiente se firmó con cargo a las arcas municipales. La Policía no facilitó más información.