ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

martes, 25 de febrero de 2020

Jack London: ¿Ha empezado la guerra biológica con el COVID-19?







Por Ramón Palmeral

Ayer tarde, fui al cine, ir al cine no es lo mismo que ver una película en la televisión, son sensaciones diferentes, fui con mis hijos a ver La llamada de la selva, se estrenó en España el 21 de febrero dirigida por  Cris Sanders y protagonizada por  Harrison Ford y el acto de color francés de moda Omar Sy (el de Intocable), basada en una novela del escritor norteamericano Jack London (1887-1915) de la que ha habido múltiples adaptaciones como la protagonizada por Clark Gable y Loretra Young, en 1935. En  la de Chis Sanders se mezcla imagen real con animación por ordenador para recrear al perro san bernardo Buck. Se trata de un perro con un gran corazón, con expresiones humanoides, cuya apacible vida doméstica se pone patas arriba cuando de repente lo secuestra el jardinero de su hogar en California y lo traslada en barco a las exóticas tierras del Yukón en Alaska durante la fiebre del oro de los años 1890, para venderlo.
   Dicho este preámbulo no os voy a hacer una crónica de la película, porque lo que os quiero comentar en sobre un relato polémico de ficción del autor de la novela Jack London, titulado La invasión sin paralelo, de 1910, pero ambientada en el futuro concretamente en 1976, sobre la superpoblación China.  Las naciones occidentales responden bombardeando China con decenas de las enfermedades más infecciosas (guerra bacteriológica). El genocidio, que se describe con bastante detalle, es presentado y la única solución posible es la superpoblación de China y su emigración a los EE.UU.  London compartió la preocupación de muchos norteamericanos por la inmigración asiática llamado entonces «peligro amarillo», equiparable a los de coronavirus de Wuhan (población de 11.890.000 habitantes) que es una neumonía.
   En relación a este relato de ficción de Jack London, con lo del coronavirus (Covid-19) (es un neumonia y se cura) actual originado  en China y que se va a extiende por el mundo entero, encuentro una gran clarividencia, pero no se alarmen los lectores porque una de las pandemias del siglo XX fue la mal llamada gripe española. El virus de la gripe, pese al nombre, no tuvo su embrión en España, fue espoleado por diversos factores del momento como los medios de comunicación, y por la desnutrición o la falta de higiene. Causó cincuenta millones muertos (50 millones) lo pongo en números arábigos para que ningún lector piense que me he equivocado. Pero evidentemente, la sanidad de aquellos años, en plena Primera Guerra, dejaba mucho que desear.
   Por otra parte, si el escritor Jack London viera estos tiempos del coronavirus chino se preguntaría: ¿Ha empezado la guerra biológica en China con el coronavirus? Que era la que lo él proponía en su relato: la de bombardear Chica para eliminar parte de la superpoblación. El relato La invasión sin paralelo tuvo su antecedente en un ensayo del mis autor de 1904, que causó polémica por  supremacista.​ La actual población de China es de 1.386 millones en 2017, que coloniza los países vecinos,  África y Europa, por su pujanza económica y bajos precios.
   Si las guerras con armamento convencional redujeron la población mundial en millones de habitantes. ¿Es acaso posible hoy, haya empezado la guerra biológica como en el relato de ficción de London y no lo sepamos? Pero no nos alarmemos porque en 2003 hubo otra pandemia en China por la  neumonía atípica, que desapareció con la llegada  del verano.
   Por otra parte, y sin deseos de alarmar, pienso que las personas aprensivas no deben ver los telediarios ni leer la prensa, que esto del coronavirus pasará como todas las gripes estacionales, que la coge dependiendo de la fortaleza del sistemas inmunológico de cada cual, recuerdo años pasados la alarma con lo de la gripe A, que no llegó a  pandemia y vendieron millones de vacunas. Según he investigado, y como he anticipado antes, en 2003 hubo otro coronavirus llamado neumonía atípica o síndrome respiratorio agudo grave" o SARS (por severe acute respiratory syndrome), originada también en China y pasó a EE.UU y Canadá, ocasiono 4.000 muertes. Debe queda claro que el coronavirus es una neumonia y se cura).
    No todas las personas se contagia, suele ser el 0.7 %, lo cual no es alto. Michael Ryan, director del programa de emergencias del organismo internacional ha dicho: «No podemos paralizar el mundo y no es realista decir que se puede parar la transmisión entre países. Probablemente habrá epidemias en varios, pero se pueden contener». Los movimientos de viajeros en el mundo son millones como el comercio global. Los países con turismos serán más propensos a los contagios, que no son mortales, llegará la Semana Santa con muchos desplazamientos internos y luego el verano donde vendrán millones de turistas, pero en junio con el calor desaparecerá. La expansión es irremediable, pero que no cunda el pánico.
    Los aislamientos en Tenerife son preventivos, aparecerán más en otras provincas, pero es normal.
 Los medios de comunciacion son alarmistas. Las noticias de coronaviru en excesiva propiciadas por un gobierno que no quiere hablar de Cataluña o de los problemas reales, o de la manifestaciones de los agricultores. El ministro de Sanidad en un catalán de ERC, con eso lo digo todo.

Ramón Palmeral
Alicante, 24 de febrero 2020