ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

sábado, 17 de enero de 2009

ÉXITO DE PÚBLICO Y VENTAS EN LA INAUGURACION DE “JARO




..............Crónica de Carlos Bermejo..............
ÉXITO DE PÚBLICO Y VENTAS EN LA INAUGURACION DE “JARO”

Con gran éxito de público y lo que en estos tiempos es mas insólito, de ventas, en la noche de ayer viernes, se inauguro en nuestra Sala la exposición de nuestro compañero José Antonio del Rey “Jaro”. Abrió el acto nuestro Presidente Juan Antonio Poblador, quien dio la bienvenida a los asistentes y señalo la calidad de los cuadros expuestos, que para el resulto ser un descubrimiento pues apenas conocía la obra de “Jaro”.
Seguidamente le dio la palabra al Secretario de la Asociación y Comisario de la muestra, Carlos Bermejo, quien se dirigió al público asistente, con la siguiente alocución:
“Inauguramos hoy la exposición de un profesional de la pintura, en el más amplio término de la palabra profesional. José Antonio del Rey, “Jaro”, es de los pocos” de los nuestros” que vive de la pintura y para la pintura.
Regenta desde hace tiempo un prestigioso establecimiento de venta y emarcado de cuadros y láminas y de todo lo relacionado con el mundo de la decoración artística. Quien pasa por la alicantina calle Músico Pau Casal nº 5 y ve el escaparate de su Tienda-Estudio, en el que lucen como atractivo reclamo los cuadros por el pintados, no escapara (si siente el Arte o lo practica) al deseo de entrar y ver lo que hay dentro. Allí encontrara a nuestro compañero “Jaro” en su doble personalidad: la de experto comerciante en la materia y la de artista de reconocido prestigio.
No sé cuál de estas dos personalidades le da de comer. Quizás las dos porque “Jaro” además de vender cuadros, siempre ha vendido bien sus cuadros, ya que es de los pocos pintores capaces de cuadrar el círculo, de hacer pintura artística y a la vez comercial.
Pero si estoy seguro, que no es su personalidad de comerciante la que más satisfacciones le da, porque “Jaro” pinta demasiado bien y eso no se logra con la mentalidad del comerciante, sino con la de artista que es la que aflora con solo mirar los cuadros de esta magnífica exposición que hoy inauguramos.
“Jaro” domina el dibujo, pero tiene la habilidad técnica de ocultarlo tras la mancha de color, para evitar el perfilado. Con el oleo utiliza una paleta de tonos medios, pero es con su maestría en el manejo de los complementarios, con la que logra esa luminosidad que es característica principal en sus cuadros: rojos con verdes, amarillos con violetas y azules con naranjas, luchan entre sí, pero sabiamente dosificados en extensión, se realzan los unos a los otros. De esto sabia bastante nuestro Sorolla, y también nuestro amigo y colega “Jaro
“Jaro” además del oleo, también maneja con soltura la técnica de la acuarela. Pero en esta exposición solo ha traído oleos que, a mi entender, es la técnica con la que mejor se expresa en pintura. Maneja con habilidad tanto el pincel como la espátula, y juega con las texturas, dosificando la pasta de forma acertada y adecuada, para lograr el efecto deseado.
“Jaro” nos muestra en esta exposición, toda la variada temática de su obra: paisajes rurales o urbanos con o sin figura; bodegones y naturalezas muertas y alguna marina que otra. Temas vistos desde una técnica pos-impresionista en los paisajes, en los que unas veces utiliza amplias manchas de color al estilo de Cezanne y otras toques sueltos y vibrantes que se acercan más al impresionista Monet. Sobre todo cuando pretende y logra hacer vibrar el agua, como podréis ver en algunos cuadros de esta exposición. Sin embargo, cuando de bodegones se trata, “Jaro” cambia de registro y se hace casi hiperrealista, en la línea de los clásicos del género y de algún alicantino como Parrilla o Gálvez. Sus granadas nada tienen que envidiar a las que pintaba el maestro de Jacarilla. Cacharros y trebejos de todo tipo y condición, trasciende de lo pintado para adquirir una realidad casi palpable. A sus cebollas solo les falta oler para ser reales. Y no sé si por sugestión; por la emoción de ver una obra tan lograda o por que padezco de conjuntivitis, el caso es que al contemplarlas esta mañana cuando montábamos la exposición, note que se me saltaban las lágrimas.
En fin, es a vosotros queridos amigos y colegas a quien os corresponde ahora, comprobar si mis palabras de presentación son fruto de mi admiración por la pintura de nuestro amigo “Jaro”, o se acercan a la realidad pintada.
Muchas gracias. “
Con unas palabras de agradecimiento del pintor, que estaba emocionado por el éxito de asistencia, finalizo el acto de inauguración y comenzó la degustación de un exquisito y abundante lunch, que se prolongo hasta bien entrada la noche.
Carlos Bermejo