ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

lunes, 9 de noviembre de 2009

El Campello, SINFONIA DE COLOR





No descubro nada nuevo al decir que la pintura y la música se influyen mutuamente. Color y ritmo, sonido y forma se entrelazan entre sí en la pintura y en la música. Decir “este cuadro tiene armonía de color” o “que colorido tienen estas notas musicales”, son frases comúnmente empleadas y aceptadas por todos.
Por eso el título SINFONIA DE COLOR con el que mis compañeras de Asociación, colegas y sobre todo amigas, Elima Cardenal, Giuseppina Signoretto y Karina Matarredona, presentan esta exposición, me gusta sobre manera y me ponen en sintonía con ellas y con el trasfondo de sus obras, en las que veo como hacen vibrar el color con la mancha y noto el ritmo de la pincelada que cada una de ellas logra sacar de sus propios recursos pictóricos y del medio empleado para su realización. Elima y Karina se decantan principalmente por el óleo y Giuseppina por el pastel. Son técnicas distintas, como distintos son los diferentes instrumentos de una orquesta, pero aunados por la batuta de su común amor al Arte de la pintura, resuenan en esta sala en esa SINFONIA DE COLOR con la que han titulado esta exposición. Sinfonía “al completo” y no incompleta como la de Schubert, pues nuestras tres artistas son capaces, por su dominio del dibujo, de “tocar todos los temas”, como yo suelo decir para aquellos pintores o pintoras de amplios recursos técnicos: figura, paisajes, bodegones, marinas, a todo y con todo se atreven nuestras tres valientes mosqueteras, con el pincel como espada y la sensibilidad por delante.
Y aquí, para nuestro disfrute espiritual, la música instrumental de Marta García y Patos Revenga al violín e Iván Pérez al violonchelo, van a completar esta tarde-noche, el concierto (de concertar) música y pintura, para que nuestros ojos y oídos sean vehículo para el regocijo del alma.
Carlos Bermejo
El Campello, 7 de noviembre de 2009