ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

sábado, 29 de junio de 2019

Pedro Sánchez en Japón con los chicos malos del G-20



A Pedro Sánchez, presidente en funciones, le han puesto de mote Falconeti, por lo de tomar un avión Falcon para ir con su mujer Begoña Gómez a un concierto en Castellón, con la excusa de entrevistarse con Ximo Puig, ¡hay gente pa tó!,  presidente de la Generalitat Levantina, que seguramente le llevó una o dos cajas de naranjas navel de zumo. 
A Osaka en Japón no se fue con el Falcón sino un pedazo de avión intercontinental con su mujer (segunda dama después de la reina Letizia), esta vez en plan legal, a ver a los chicos malos del G-20 que es como un club exclusivo donde España está por méritos propios.
En el país del sol naciente, del sol que viene del Pacífico con la herida abierta de caló del bueno, se encontró con el de la melena rubia del dólar Mister Donald Trump, y estuvieron hablando, seguramente de ir a la Casa Blanca cuando sea investido presidente con los votos de los marqueses de Galapagar, los bilduetarras y los separatistas de la tarta catalana, que todo se verá en julio, digo yo, o vamos a septiembre, o con segundas nuncias o elecciones en diciembre, aunque ahora está rogando al PP y Ciudadanos que se abstengan por el bien de España, porque España necesita un gobierno.
Y es cierto, a España, la de la hamaca al sol se achicharra, y le hace falta un gobierno desde hace muchos años atrás. Pero es que, señores míos, Falconeti ya no se acuerda de aquel “no es no” y fuimos a segundas elecciones en  junio de 2016, y luego le birló la cartera a Mariano Rajoy a la primera oportunidad que tuvo con la moción de censura, cuando los planes de empleo "rajonyanos" estaban en pleno desarrollo.
Bueno a lo que íbamos, después de la primera entrevista el presidente en funciones español quiso volver a dirigirse al yanqui de los pelos domados con el flequillo a lo  Elvis Presley pero color paja como los becerros de Kansas,   y éste le hizo un gesto señalando su asiento con la mano derecha de firmar decretos y muros con México, como si le estuviese pidiendo que se sentara y le dejara tranquilo: «¡Olvídame y siéntese usted!» le diría en inglés americano de masticar chicle, que Sánchez entendió porque también  habla el «univinglis». Sánchez reaccionó riendo y se sentó en el lugar que le correspondía como un corderito de Soria. De hecho, no ha habido un encuentro bilateral, lo que demuestra que fue un gesto inadecuado de Trump, el Trompeta.
Para mí este gesto sí tiene importancia, porque es un desprecio a todos los españoles. Si yo hubiera sido Sánchez le hubiera dicho: «Pues ahora la base militar de Rota te la vas a llevar Kansas».
Luego los medios de comunicación lo han suavizado con que era una broma. La cara de becerro de Trump no era broma, quizás estaba enfadado porque Defensa retiró la fragata del Golfo Pérsico.
En fin, Sánchez ha regresado a Madrid por el mismo espacio aéreo que se fue, y el día 2 se entrevistará con la presidenta del Congreso señora Batet, para acordar día y hora para tomar la alternativa con capote de brega.
Dos ruedas de prensa ha dado Pedro en 2019 para no sufrir desgaste.

Ramón Palmeral
29 de junio de 2019