ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

viernes, 10 de mayo de 2019

Muere Alfredo Pérez Rubalcaba, ex vicepresidente y ex secretario general del PSOE



La capilla ardiente de Rubalcaba se instalará en el Congreso de los Diputados a partir de las 20:30 horas

El exvicepresidente del Gobierno, ex vicepresidente, ex ministro y ex secretario general del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba ha fallecido a los 67 años, este viernes en el hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid), dos días después de sufrir un infarto cerebral. “Nos acaba de dejar nuestro compañero Alfredo Pérez Rubalcaba.
Estamos sin palabras y rotos de dolor”, ha escrito el PSOE en su cuenta oficial de Twitter. “Nos deja un hombre bueno y brillante en todos los sentidos. Nos deja un hombre de Estado que trabajó por la paz y el bienestar de todos y todas”, añade el mensaje que finaliza con un “#GraciasAlfredo y hasta siempre”, junto a una rosa que es el símbolo del PSOE.
La capilla ardiente de Rubalcaba se instalará en el Congreso de los Diputados a partir de las 20:30 horas
La capilla ardiente de Alfredo Pérez Rubalcaba, fallecido este viernes a los 67 años, se instalará en el Congreso de los Diputados a partir de las 20.30 horas, según ha anunciado un portavoz de la familia tras comunicar el fallecimiento.
El que fuera su jefe de gabinete en el Ministerio y que está ejerciendo de portavoz, Gregorio Martínez, ha comparecido en la puerta del Hospital para informar del fallecimiento de Rubalcaba “hace unos minutos”.
También ha agradecido en nombre de la esposa, Pilar Goya, y de la familia del exlíder socialista las “muestras de respeto y de afecto que han tenido a lo largo de estas jornadas en las que ha estado en el hospital”.
Además ha querido agradecer a todo el equipo del hospital Puerta de Hierro de Madrid sus “atenciones, su dedicación y su profesionalidad” que han dispensado a Alfredo Pérez Rubalcaba, ingresado en este centro hospitalario desde la tarde del pasado miércoles, cuando sufrió un grave infarto cerebral.
Finalmente ha querido agradecer el trato dispensado por los medios de comunicación durante estos días y ha expuesto que los detalles del conjunto de actividades que están relacionadas con el sepelio se irán comentado en las próximas horas.
Una figura histórica
Doctorado en Química Orgánica, Rubalcaba impartía en la actualidad clases en la facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Complutense de Madrid desde que renunciase a su escaño y se apartase de la vida política el 2 de septiembre de 2014.
Su vida política comenzó en 1993, cuando a la Cámara Baja y desde entonces formó parte de todas las legislaturas. Ocupó carteras ministeriales en los años 90 con el presidente Felipe González, y más tarde con José Luis Rodríguez Zapatero, con el que fue ministro de Interior, portavoz y vicepresidente.
Como titular de Interior (2006-2011) dirigió numerosos golpes policiales exitosos contra la organización terrorista ETA, que en octubre de 2011 anunció el fin de cuatro décadas de lucha armada, antes de disolverse el pasado año.
Rubalcaba fue además secretario general del PSOE entre 2012 y 2014, antes de Pedro Sánchez, actual líder socialista y presidente del gobierno español.
En noviembre de 2011 fue el candidato socialista a la presidencia del gobierno, pero fue derrotado por el conservador Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, vencedor con mayoría absoluta.
Desde que se conoció su ingreso en el hospital se han sucedido las muestras de apoyo y simpatía desde el PSOE y otros partidos políticos.
La familia socialista está de luto.  Q.E.P.D.

..............................................................El Sepelio...................................
 Gregoria CaroGregoria Caro
Adrián Marina BraloAdrián Marina BraloMadridActualizado:2Bajo la atenta mirada de los leones del Congreso de los Diputados entró ayer, a hombros de los policías del Parlamento, el féretro del exvicepresidente del Gobierno y exsecretario general del PSOE. Sus familiares, amigos y políticos de todos los colores aguardaban con solemnidad su llegada mientras otros se iban acercando para entonar su último y más caluroso adiós a Alfredo Pérez Rubalcaba (Cantabria, 1951), que falleció tras haber sufrido un ictus el pasado miércoles.
Al conocerse ayer su muerte el exgerente del PSOE, amigo íntimo y portavoz de la familia, Gregorio Martínez, comunicó que la Cámara Baja instalaría una capilla ardiente en el simbólico Salón de los Pasos Perdidos, que aun se mantendrá hoy hasta las 14 horas. Así, a pocos metros del hemiciclo, donde Rubalcaba forjó su reputación de gran orador, estarán hasta esta tarde sus restos arropados con una bandera de España y, como no podía ser de otra manera, con otra del Partido Socialista. «Seré socialista hasta el fin de mis días», llegó a repetir más de tres veces Rubalcaba en una de sus más conocidas intervenciones. Así fue. Y aún hoy sigue siendo.
El Gobierno decretó ayer luto oficial. El velatorio se inició a las ocho y media de la tarde y poco a poco se fueron dejando ver caras conocidas que acudían al final de una despedida que se prolongó casi tres días. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, apareció media hora antes del inicio de la capilla ardiente y fue recibido por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, con un afectuoso saludo. A su vez llegaron la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo; la presidenta del PSOE, Cristina Narbona; la ministra de Política Territorial, Mertixell Batet; el ministro de cultura, José Guirao; la titular de Industria, Reyes Maroto; la de Hacienda, María Jesús Montero, y la de Trabajo, Magdalena Valerio. También reconocidos socialistas, entre ellos una visiblemente emocionada Susana Díaz. La expresidenta de la Junta de Andalucía entró entre abrazos de exministros y compañeros socialistas.

El adiós de los Reyes

Poco antes de las nueve de la noche, y entre aplausos, llegaron para dar el pésame a familiares y amigos los Reyes de España, Don Felipe y Doña Letizia, que fueron recibidos por Sánchez, Pastor, el presidente del Senado, Pío García Escudero, el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, y su homólogo del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas.
A las diez de la noche la puerta de Cámara Baja situada en la Plaza de las Cortes se abrió para que centenares de ciudadanos se acercaran a despedirse de Rubalcaba. Muchos de ellos con rosas rojas que fueron entregando a los ujieres y que éstos, con delicadeza, fueron posando sobre las enseñas rojigualda y socialista.
No faltaron los expresidentes del Gobierno Mariano Rajoy ni José Luis Rodríguez Zapatero. También se acercaron a dar el pésame el líder del Partido Popular, Pablo Casado, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el coordinador estatal de Izquierda Unida, Alberto Garzón. Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se personará hoy y ayer en su lugar acudió el secretario general, José Manuel Villegas.

Desde el miércoles

Pasadas las seis de la tarde del viernes, Gregorio Martínez, el encargado de comunicar a los medios el fallecimiento, salía del hospital Puerta de Hierro de Majadahonda con las pertenencias de Rubalcaba. Era el último en abandonar la clínica tras dos días de visitas de familiares, amigos y dirigentes socialistas que quisieron acompañar a la familia.
Fue el jueves, un día después de que le ingresaran, cuando se conoció que el estado de salud de Rubalcaba era «extremadamente grave». Desde ese momento las visitas, que ya fueron muchas el miércoles, se dispararon. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, adelantó la vuelta de su viaje oficial a Rumanía y acudió a la clínica. Antes, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, expresidentes socialistas, hicieron lo propio. Ninguno hizo declaraciones a los medios.
Tampoco comentaron nada aquellos que a lo largo de la tarde se acercaron al hospital, entre los que se pudo ver a miembros de varios Ejecutivos del PSOE, como José Luis Ábalos, Isabel Celaá, María Jesús Montero, Trinidad Jiménez, Valeriano Gómez o Antonio Camacho. Pero, sin duda, uno de los omnipresentes fue Jaime Lissavetzky, amigo íntimo del exvicepresidente, que permaneció cerca de la mujer de Rubalcaba, Pilar Goya, desde los primeros momentos.
El presidente asturiano, Javier Fernández, al que se le vio visiblemente afectado, también estuvo en el Puerta de Hierro prácticamente todo el día, al igual que el que fuera portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando. Cristina Narbona, presidenta del PSOE, fue la única que, a última hora de la noche, hizo un comentario nada halagüeño: «Esperando que haya un milagro». Poco después, cuando muchos ya se habían ido, apareció otra exportavoz socialista, Soraya Rodríguez, ahora candidata de Ciudadanos.
La mañana del viernes pasaron por allí Juan José Laborda, expresidente del Senado; Elena Valenciano; Luis Yáñez, eurodiputado; los exministros socialistas Ángel Gabilondo, Miguel Sebastián y Carmen Montón; Rafael Simancas y los ministros del Gobierno José Luis Ábalos, de Fomento, y Josep Borrell, de Exteriores. También muchos de los que ya acudieron el miércoles o el jueves.

«Gran sentido de Estado»

Tampoco faltó a la cita el ministro de Interior en la primera etapa de Rajoy, Jorge Fernández Díaz, que vino expresamente de Barcelona para acompañar a la familia de su predecesor en el cargo. Afirmó, antes de anunciarse el fallecimiento, que «Rubalcaba lo ha sido todo» y recordó que él había pasado por un caso similar hace apenas un año: «Estoy aquí para contarlo, y quiera Dios que él pueda hacer lo mismo». «Ojalá podamos seguir contando con un hombre con un gran sentido de Estado como es Alfredo Pérez Rubalcaba», finalizó.
Además de Fernández Díaz, Gabilondo y Borrell fueron de los pocos que hicieron declaraciones a la prensa, también antes de conocerse el desenlace. Gabilondo afirmó que dentro del hospital lo que se sentía era «sobre todo tristeza y dolor», mientras que Borrel definió el papel de Rubalcaba como el de «una figura política todoterreno, no hay más que ver la oleada de afecto que se ha levantado».