ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

miércoles, 29 de mayo de 2019

Tiempo de pactos y alianzas diabólicas, y sutura de los cordones sanitaros


                                        Ramón Palmeral, cronista de Diario de Alicante



Tiempo de pactos y alianzas diabólicas, y sutura de los cordones sanitaros

Estos días surge como un río de lava la llamada «Operación Ximo Puig» en Alicante consistente en el cambio de cromos: Paco Sanguino se queda con la Diputación, y, Mari Carmen Sánchez con la Alcaldía de Alicante

Ramón Palmeral
Estas semanas, políticamente hablando nos hallamos en el mercadeo postelectoral,  en esa barca del Hades, del barquero Caronte, el encargado de guiar las sombras errantes de los difuntos  de un lado a otro del río Aqueronte y comprobar si llevan un óbolo para pagar el viaje (una moneda debajo de la lengua). Pienso como Luis de Góngora que, a batallas poselectorales campos de plumas. La realidad es más compleja que la ficción.
Nos hallamos es el tiempo de  ajustar cuentas, de pagar deudas, de pagar los favores y las alianzas, y de ver quien resiste y no cae en el pecado de las tentaciones más  terroríficas como la de pactar con el diablo en irracionales acuerdos. Ahora es el tiempo de los presidentes de los partidos, ya no son las personas que ganaron las elecciones, sino los jefes, lo vamos a  ver en Alicante ciudad  (La Patinadora del Sol) donde es posible un incomprensible pacto entre el PSPV-PSOE de Paco Sanguino (independiente, no socialista, ex director del Teatro Principal) a quien el propio  ex-alcalde Gabriel Echávarri correligionario de partido le ha llamado «mimo» y le acusa de no haber aprovechado el viento de cola de Pedro Sánchez en las generales.

¿Quiénes son los PSPV-PSOE?

PSPV-PSOE son los del Partido Socialista del País Valenciano-PSOE,  (el nombre de la federación del PSOE en la Comunidad Levantina), nacida de la confluencia de la federación valenciana del  PSOE y la federación valenciana del PSP  el antiguo “Partit Socialista del País Valencià”, en 1978.
El pacto de Ciudadanos y PSPV aunque lo veo muy difícil, por ahora, pero no imposible, sobre todo cuando Pedro, el Cruel, grita en los  sordos micrófonos de Europa «estabilidad de España» y le manda un mensaje, no cifrado, a Albert Rivera que  hay que pensar en el bien de España. Cuando Ciudadanos  rebaja las exigencias al oír  a su secretario general de Villegas, especificar: «Sólo pactaremos con aquellos socialistas no relacionados con separatistas y populistas, que, además, estén dispuestos a aplicar el artículo 155 en Cataluña». Lo cual supone empezar a suturar el roto «cordón sanitario» con grapas más que hilos absorbentes. Ahora el cordón se extiende un «poquito más a Vox» (que está coleteando en la rivera), que no se le puede negar la parte del postre que ha ganado, por  legítimo  derecho en las urnas: Europa,  generales, autonómicas y municipales.

¿Y qué es este eufemismo del cordón sanitario?

No hay mejores poetas como los políticos para inventar eufemismos, con tal de no llamar a las cosas por su nombre,  se inventaron lo de «cordón sanitario» como barrera para evitar una infección (metáfora de origen francés “Cordon sanitaire,” que se ha trasladado a una nueva acepción para excluir o  vetar a un partido político), para evitar decir que se establecía un veto, es lo mismo que decir que el «lavabo del aseo se ha atascado». Parecer ser que  ha finalizado el atasco del «cordón sanitario» de Ciudadanos a Pedro Sánchez, que es lo mismo que decir que  son los fontaneros que van a desatasca los lavabos al futuro Gobierno del PSOE. El término se ha usado en la política de Cataluña  para excluir al PP del gobierno autonómico como si fueran unos apestosos.​ Y actualmente usado por Pedro Sánchez para el mismo fin, extendido al PP de Casado y Vox de Abascal (los llamados «ultras» en todos los medios de comunicación como una orden venida del Ministerio de la Desinformación).

La operación Ximo Puig en Alicante

Estos días surge como un río de lava candente la llamada «Operación Ximo Puig» en Alicante consistente en el cambio de cromos: Paco Sanguino se queda con la Diputación, y, María del Carmen Sánchez de Ciudadanos con la Alcaldía de Alicante; es decir,  con 5 concejales de Ciudadanos con el respaldo de los 9 del PSPV más 1 de Compromís, que se  puede convertir en la naranja mecánica de la alcaldía de la Cara del Moro. Ahora estamos por ver qué le responden a Mari Carmen desde el Comité Nacional de Negociaciones de Pactos, que preside Inés Arrimadas,  desde Madrid. Que, por el contrario, todo lo evidente, es siempre posible.  Lo que no se ganó en las urnas (ahora no vale) se quiere ganar con los pactos donde la Ley es clara: «Si nadie obtiene los quince votos necesarios para la investidura gobierna la lista más votada se lleva la alcaldía”. Ximo Puig gobernó la Generalitat Levantina de la pasada legislatura con el Acuerdo del Botánico, entre PSPV, Compromís y Podemos. Ahora ¿cómo se va a llamar el Acuerdo de Alicante: El de la Santa Faz con milagro de la Lágrima, incluida?
Si Ximo Puig ganara la Diputación sería darles la llave del decreto del plurilingüismo, más la Ley de Mancomunidades que enmascara la comarcalización y elimina el concepto de provincia que frenó César Sánchez con recursos ante los Tribunales.


¿Fraude a la mayoría popular?

Estos asuntos del fraude a la voluntad popular, dice mi amigo Algazel  que  «son asuntos infantiles de pataleo»,  porque desde  que desapareció el bipartidismo (balanza con dos brazos de poder), hemos de ser consecuentes con la realidad legal, que no democrática, que por otra parte –me insiste Algazel–, es bueno el sistema de la pluralidad de los partidos políticos, porque se auto-controlan más eficazmente, en ese mal pecado llamado «corrupción por el sistema de asignación directa». Serán más transparentes y democráticos, y nos hemos de acostumbrar a estos tipos de pactos diabólicos,  que siendo poco éticos, son legales. ¿Quién le iba a decir a los de centro-derecha que, Ciudadanos, con todo lo que «rajo» en campaña contra quien se sentó en la Moncloa por las ventana de una moción de censura, ahora puede derivar hacia la izquierda más independentistas, con tal de gobernar un poquito. (–Solo un poquito don Juan del alma mía, según el Tenorio).
Cualquier pacto es posible. No debemos, tampoco  olvidar que Luis Barcala fue alcalde por el voto en blanco de la concejala tránsfuga (ex de Guanyar) Nerea Belmonte. Esto también estuvo «contra natura urnera de 2015». ¿Fraude a la mayoría popular?  El tripartito se descompuso solito por sus peleas internas.

La bronca de la derecha será terrible

No puedo usar la palabra «mujerzuela» porque es un despectivo de mujer pública (que no del partido, según el Quijote), y sería ofensivo para algunas, y para otros que defendemos la igualdad de género, que sería como ir contra la igualdad del léxico inclusivo; pero, sin embargo, amigos lectores,  sí podré usar «hombrezuelo» despectivamente «palabro» como nuevo neologismo de hombre público-político-chaquetero, ya me entienden, ¿no?, para los que se bajan del pantalán (quise escribir de los pantalones, pero me he equivocado, perdón).
Pero si la llamada operación Ximo Puig o presunto Acuerdo de la Santa Faz saliera adelante, la bronca de la derecha del PP y Vox será tan monumental como la bronca al Faraón de Camas en la Maestranza de Sevilla por una mala tarde de Feria. Carlos Herrera le consoló a Curro diciéndole que el tendido se cabreó, no por la mala tarde, sino por lo que  dejaron ver en el maestro.  Así sería en Alicante, cabreo y pañuelos por no poder ver la faena haría el abogado Luis Barcala.

Ramón Palmeral
Alicante, 29 de mayor de 2019
Cronista de Diario de Alicante

Leer también en Hoja del lunes de Alicante