ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

sábado, 26 de octubre de 2019

Un cauce paralelo al actual rio Segura, como se hizo con el Turia en Valencia.

Contenido exclusivo para suscriptores
Imagen aérea del cauce del Segura en su tramo final de la desembocadura de Guardamar desbordado en la DANA de septiembre.

Los alcaldes piden un nuevo cauce del Segura paralelo al actual como solución definitiva a las riadas

Los regidores reclaman que se estudie el trazado en la margen derecha desde Orihuela a Guardamar, financiado por la UE como un corredor verde - La CHS licita obras de emergencia en el río por 17,2 millones

Un artículo de
Alcaldes de la comarca de la Vega Baja plantearon ayer al presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura, Mario Urrea, que la solución definitiva para las inundaciones en la comarca por las avenidas del río Segura pase por la construcción de un cauce paralelo al actual desde Orihuela hasta la desembocadura del Segura. Para estos regidores es la única alternativa después de que con la DANA de septiembre se haya comprobado sobre el terreno que el encauzamiento de los años noventa es del todo insuficiente. Un criterio que también comporten algunos técnicos de la Generalitat Valenciana, conocedores de las dinámicas de las avenidas del río de las últimas décadas.
También que las obras antiavenidas pendientes planteadas por la CHS en el Plan de Defensa Contra avenidas del Segura y el Plan de Riesgo contra Inundaciones (Patricova) del Consell desde hace veinte años, como el encauzamiento de la rambla de Abanilla -que fue rechazado por el Ayuntamiento de Orihuela en 2009- o el «bypass» de Orihuela -un cauce que desviara el agua pero solo en el tramo oriolano- serían útiles en esos puntos para evitar los daños de las riadas pero trasladarían el problema aguas abajo: como lo hace el Reguerón desde hace décadas cuando evita la inundación en Murcia capital pero anega parte de la Vega Baja. La propia CHS reconoció ayer que rescatar ahora esas actuaciones requiere de un exhaustivo análisis «coste-eficacia».
Muchos de los alcaldes invitados ayer por la CHS -los afectados por la DANA de septiembre- creen que la Unión Europea estaría dispuesta a financiar un proyecto que se abordara desde un enfoque que diera prioridad a la sostenibilidad ambiental. Con un encauzamiento que no tuviera solo en cuenta aspectos técnicos también su adaptación al entorno y, sobre todo, que cuando no fuera utilizado para laminar la violencia de las riadas se convirtiera, algo que ocurriría casi todo el tiempo, se constituyera en un gran corredor o pasillo verde vertebrador.
La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) no se ha pronunciado sobre esta idea que se ha puesto sobre la mesa de la entidad de Cuenca poco después de la DANA de septiembre. La CHS quiere, en primer lugar, que los estudios de la Universitat Politècnica de València reflejen el comportamiento del río desde Murcia capital a Guardamar y las posibles soluciones técnicas. Y además recuerda el elevadísimo coste económico y social de un trazado de esas características a lo largo de la Vega Baja, que a buen seguro exigiría expropiaciones de mucha entidad.

Sede en Orihuela en un mes


El presidente de la CHS, Mario Urrea, detalló ayer algunos aspectos de las actuaciones que el organismo adscrito al Ministerio de Transición Ecológica ha previsto para paliar los efectos de la DANA de septiembre. De los diez millones de euros de obras urgentes anunciados inicialmente hace un mes, Urrea elevó la cifra a 17, 2, que ya están licitados para su adjudicación. Las obras de emergencia servirán para restaurar cauces y reparar infraestructuras tras la gota fría en el Bajo Segura. Los trabajos consistirán en la estabilización de las motas del río Segura y la adecuación del cauce a su estado previo. En las ramblas, se recuperará la capacidad hidráulica; y también se actuará en los canales de riego del postrasvase del Tajo-Segura, que «se vieron seriamente dañados por las lluvias». Además se llevarán a cabo obras de reparación en las presas de Santomera (Murcia), si bien desagua en el río Segura cerca de la provincia de Alicante) y La Pedrera (Orihuela).
A la reunión acudió la delegada de la Generalitat Valenciana en Alicante, Antonia Moreno, y los alcaldes de las localidades de la Vega Baja con la finalidad de explicarles en qué van a consistir estas obras de emergencia. Los municipios en los que se realizarán trabajos son Algorfa, Almoradí, Benejúzar, Benijófar, Bigastro, Callosa, Catral, Crevillent, Daya Nueva, Daya Vieja, Dolores, Formentera, Granja de Rocamora, Guardamar del Segura, Jacarilla, Los Montesinos, Orihuela, Rafal, Redován, Rojales, San Fulgencio, San Isidro y San Miguel. Urrea también se comprometió a agilizar los trámites lo más rápidamente posible junto con el Ayuntamiento de Orihuela que permita dotar a la Vega Baja de una sede permanente de la CHS lo antes posible en la ciudad de Orihuela. La intención de la CHS es que esta sede esté operativa en el plazo de un mes y que acerque la institución a los ciudadanos para que tanto los ayuntamientos como las comunidades de regantes o Juzgados de Aguas puedan gestionar los temas relacionados con el organismo de cuenca.
Ayer hubo amplia presencia de alcaldes populares en la reunión -el principal, el de Orihuela, Emilio Bascuñana- pero el acto de aniversario del Trasvase en Albatera sirvió como justificante para la ausencia de otros regidores del PP.

La CHS admite que el regadío ilegal supera las 10.000 hectáreas


La Confederación Hidrográfica del Segura cifraba hasta hace tres semanas la suma de hectáreas de regadío ilegal -no registradas en el perímetro de riego- en 3.800 hectáreas para toda la cuenca, la mayoría en el Campo de Cartagena. Tras el episodio de mortandad de miles de peces en el Mar Menor, causada en parte por el vertido de fertilizantes y salmueras del cultivo intensivo, ese cálculo ha cambiado radicalmente. La CHS hablaba ayer mismo ya de 10.000 hectáreas solo en el ámbito del Campo de Cartagena. La mayor parte de las transformaciones de secano a regadío sostenidas por agua del trasvase Tajo-Segura en los 80 son legales. Pero para la CHS no es fácil reconocer que una parte no lo es.

...............................
..............................................................
Leer también el articulo de Ramón Palmeral en Diario de Alicante. Un plan hidrográfico para la Vega Baja