ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

lunes, 22 de julio de 2019

La culpa de la baja tasa de natalidad se deben a la explotación de los trabajaores y trabajadores, y a la falta de ayudas s la natalidad.

Baja tasa de natalidad / Informacon de Alicante/ 22-07-2019

El descenso de la natalidad de las comarcas alicantinas es otro de los factores que ha despertado la intranquilidad de los expertos. El Alto Vinalopó y el Baix Vinalopó siguen teniendo la tasa bruta de natalidad más alta de la provincia pese a haber perdido casi dos puntos en los últimos 10 años. L'Alcoià y l'Alacantí también son de las zonas más afectadas por la baja natalidad en Alicante.
Esta tendencia viene explicada por el cambio de estructura por sexos y por edades ya que cada vez hay menos gente en edad «de procrear» lo que se traduce a la larga en un descenso drástico de los nacimientos, según indican los profesionales.
«Las expectativas chocan contra la realidad en nuestro país, puesto que tenemos un principal problema estructural, ya que no se dan ni las condiciones sociales ni laborales para poder mantener el actual sistema sociodemográfico», afirma Raúl Ruiz. En este panorama también influye el cambio de mentalidad que está afectando a los jóvenes de hoy en día, dado que para ellos «tener hijos ya no es una obligación, sino una opción», subraya. El sociólogo explica que la disminución de la natalidad viene «lastrada» por la elección de muchos matrimonios en tener solo un hijo, puesto que cada vez las familias numerosas «son menos frecuentes». Aunque la principal explicación se encuentra en el retraso de la edad de las madres para tener su primer hijo. Alba Navalón, del Departamento de Sociología de la Universidad de Alicante, también pone el foco en la baja natalidad ocasionada en gran medida por esta situación.» Los problemas que se han generado debido a la poca estabilidad laboral y a los recursos económicos disponibles a raíz de la crisis», argumenta Navalón. «Si no puedo mantenerme yo, cómo voy a mantener a otra persona, puesto que en la práctica no existe la capacidad real de compaginar la vida laboral con la personal». La especialista sostiene que las jóvenes menores de 30 años no precisan de las «condiciones idóneas» para tener hijos, por lo que la edad media de las mujeres que deciden tener su primer hijo en Alicante ha pasado de 28 a 30 años desde 1996 hasta la actualidad. Este indicador se sitúa por debajo de la media nacional, que es de 32,2 años. Mientras que otra cifra que pone en alerta a los expertos del retraso en la maternidad se refleja en el número de nacimientos de madres de 40 o más años, ha crecido en España un 63,1% desde 2008.