ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

sábado, 16 de noviembre de 2019

Llega la Navidad. Recordad el boicot a los productos catalanes. Ellos se lo han buscado, respaldados por Torra

Miles de ciudadanos llaman a realizar un boicot a los productos catalanes para Navidad






La violencia que se está viviendo en Cataluña tras la sentencia del ‘procés’ está llevando a miles de ciudadanos a movilizarse y pedir un boicot a los productos de compañías catalanas de cara a la campaña de Navidad en especial el cava (tenemos cavas excelentes y baratos en Requena y Extremadura. El Seat se produce en Mataró). Esta misma situación ya sucedió hace dos años tras el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, y cada vez son más las plataformas y cuentas en redes sociales que animan a consumir productos fabricados y comercializados fuera de Cataluña.
Los comentarios que pueden leerse estos días en las redes sociales se agrupan bajo el hashtagh #BoicotProductosCatalanes y defienden ideas como que las empresas catalanas financian el separatismo o que el dinero recaudado es utilizado por la Generalitat para atacar a España. Y es que la campaña de Navidad, es un periodo de facturación importante para muchas empresas y supondría un duro golpe para la economía de muchas familias catalanas.
Miles de ciudadanos llaman a realizar un boicot a los productos catalanes para Navidad



Ante este movimiento alentado por miles de ciudadanos, Carlos Rivadulla, presidente de Empresarios de Cataluña, destaca que "cualquier tipo de boicot a una empresa por su su origen o procedencia es injusto y es precisamente lo que pretende el separatismo. El separatismo quiere crear esta tensión y este conflicto entre los españoles y los catalanes. Hay que recordar que la gran mayoría de empresas y empleados no son independentistas".
A pesar de este llamamiento, Ileana Iznerniceanu, portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha destacado a OKDIARIO que "la OCU nunca apoya los boicots porque no conducen a nada. Es una opción muy personal adquirir un producto de una región u otra pero entendemos que no es la mejor manera de expresar las opiniones".



Y es que ya en 2017 algunos sectores, como es el caso de las compañías de cava, vieron como sus ventas durante la campaña de Navidad cayeron de manera significativa y el Consejo Regulador del Cava reconoció un efecto negativo como consecuencia de la campaña de boicot a los productos de procedencia catalana.

Boicot a los productos españoles
Sin embargo este movimiento también está teniendo lugar a la inversa. Algunas plataformas independentistas están lanzando mensajes fomentando la hispanofobia e invitando a consumir únicamente productos de empresas afines al separatismo. Esta semana, muchos manifestantes agradecían a la compañía Bon Preu, que apoya abiertamente la causa separatista, que permitiera a sus trabajadores acogerse a su derecho de huelga sin perder parte de su salario.
Este boicot independentista cuenta con el apoyo de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que desde diversas campañas han respaldado la iniciativa y han acusado a algunas de las entidades que hace dos años huyeron del territorio de haber compartido información comprometida. Este boicot invita a dejar de comprar "productos de España".

.............NUEVO IMPULSO....
Los españoles no podemos querer a quienes nos odian.
Los producto catalanes me dan arcada, y las medicinas me las tomo porque me las manda el médico.
Pedro Sánchez también es culpable de lo que pasa en la Cataluña independentista.
Me consta que el sentimiento independentista no va a desaparecer, pero ellos son lo que fomentaron el odio contra España y "el España nos roba". Y somo una nación. Sois una Autonomía más de las 17 que tenemos constitucionalmente.
Un periodista ha de escribir aquello que, algunos lectores, no quieren oír.