ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 19 de febrero de 2009

¿Es lícito enviar publicidad "spam", literatura, videos, chistes etc.?

AVISO A INTERNAUTAS:
Según la nueva Ley, regalar o enviar por Internet publicidad “spam”, literatura, vídeos, chistes, etc., sin haberlos solicitado, es una falta punible, y la persona que así lo hacen robando masivamente direcciones de aquí y de allá, se convierten en delincuentes, además de convertirse unos pesado insoportable que no graciosos. Es muy loable compartir lo que se ha descubierto, lo bello, lo raro o extraño, e incluso lo desagradable, avisos de peligros, que la mayoría son bulos, etc. Esta situación de abuso ha llegado a cansar a muchos personas para haber creado una ley de este tipo.
A los que abusan de estos nuevos sistemas de comunicación o “correvediles de internet” o "envíos de basura" o "junk mail", les digo, que al principio son curiosos, a uno les gusta abrirlos y verlos, la curiosidad humana no tiene límites, pero cuando uno lleva años abriendo el correo y viendo, día a día, las mismas direcciones una y otra vez, insistentemente, sin poder hacer nada para evitarlo, borrando y borrando, (30 ó 40 mensajes al día), deja de tener gracia. Ya no abro ningún “spam”, el “spam” se conviertido en un bodrio molesto, y claro, uno no quiere molestar a los amigos con un “no me envíes tus descubrimientos”.
Cuando los que se llaman amigos no paran de molestarte con envíos basura, donde tu dirección entra en el bombo de cuarenta o más personas tú te conviertes simplemente en un número, y el remitente, automáticamente deja de ser amigo-persona para convertise en una máquina enviadora o en un médiun al servicio secreto de Internet. Inconscientemente, dejan de convertise en personas deseadas. Yo creo que el correo electrónico, no es un teléfono, aunque está para comunicarse y no para molestar innecesariamente, y para recibir información que uno ha solicitado. A uno le entra el síntoma de la astilla en el ojo, y se convierte, el envío en un regalo bomba.
Las personas creativas y dadas a enviar este tipo de “mensajes basura”, les aconsejo que creen una página web, que son muy fáciles de hacer, y ahí pongan todo lo que crean de su agrado, luego uno se da a conocer y, los amigos ya entrarán o no entrará cuando les apetezca, pero con el abuso llegará el tiempo que las direcciones electrónicas se convertirán en buzones de publicidad no deseada y a la vez inútiles. Porque el hombre, por naturaleza, llega a repudiar lo inservible.
Por lo tanto lo legal es pedir autorización al destinatario y empezar de nuevo.
(Palmeral)