ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

domingo, 22 de febrero de 2009

No creo en el autodidactismo"


No creo en el autodidactismo"
20.02.08 -
ÁLEX MACHO
Las Provincias. ALICANTE


"No creo en el autodidactismo"
Antonio González, 'Antogonza'.
Nacido en Salamanca en 1934, Antonio González, Antogonza, no es un pintor al uso. Ya a los nueve años, Antonio recibió su primer premio de pintura. Esta precocidad, unida al apoyo constante de sus padres y profesores, le llevó a trasladarse a Ávila, donde estudió en la Escuela de Artes y Oficios de la ciudad.

A los 17 años, Antonio dio su primera exposición pictórica y, con una sonrisa melancólica, recuerda que "por aquel entonces aún firmaba como A. González. Fue entre los 17 y los 19 años cuando empecé a firmar como Antogonza". Lo que le impulsó a hacerlo fue que "había tres pintores en la época que se llamaban como yo. Las pretensiones de la edad me llevaron a fusionar nombre y apellido, acabando en un apodo que considero muy sonoro".

Viendo que en Ávila no podría seguir evolucionando, Antonio inició una etapa de "trotamundos". Tras un breve paso por Cuenca, el pintor llega a Teruel en 1957, donde permanece durante dos años dando clases de arte y haciendo exposiciones. "Pero Teruel también se me quedó pequeña. Fui a Madrid en 1958, donde trabajé en una empresa de publicidad. Milko. Allí hacía carteles publicitarios".

La casualidad quiso que un verano, Antonio se encontrara con un conocido de Ávila, director del colegio José Antonio de Alicante, quien "con toda la ironía del mundo me dijo que allí pintaba poco, porque me dedicaba a dibujar carteles pero apenas pintaba cuadros".

Así, Antogonza decidió trasladarse a Alicante como profesor de arte en septiembre de 1960. Esto produjo un cambio en su pintura. "Descubrí el Mediterráneo y me encantó su luz y tranquilidad".

El pintor confiesa que "antes de llegar, mi pintura era mucho más oscura. Aquí descubrí la luminosidad de los colores. Me dejé guiar por la luz de Alicante y la plasmé en mis cuadros". Antonio reconoce que "casi lloro sangre cuando estoy inmerso en un proceso de cambio. Uno no llega a la abstracción de la noche a la mañana". El pintor considera que hay que tener una formación depurada para llegar a otras expresiones. "No creo en el autodidactismo. Las proporciones hay que dominarlas".

Por otro lado, el pasado viernes Antogonza inauguró una exposición en Santa Pola, Puerto, salinas y otras cosas. En ella, rompe un poco sus modos tradicionales. "Es una versión de las salinas que se aparta de lo común, llena de tonalidades rosadas, ocres y verdiazules".

La exposición podrá visitarse hasta el 31 de marzo en la Sala Centurión del cuartel de la Policía Local de Santa Pola.