ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

lunes, 18 de mayo de 2009

APUNTES PARA UNA BIOGRAFíA DE FERNANDO SORIA


APUNTES PARA UNA BIOGRAFíA DE FERNANDO SORIA
Entrevita que concedió a Ramón Fernández "Palmeral" para el número 2 de la revista PERITO (mayo 2005).

El maestro pintor alicantino Fernando Soria Pérez nació el 25 de julio de 1922 en la calle San Fernando de Alicante, por lo tanto es del signo Leo. Era hijo de Antonio Soria y de Magí Pérez de origen francés nacida en Orán (Argelia). Era el mayor de cuatro hermanos, se llamaban: Amanda, Antonio y Óscar, ninguno de ellos dedicados a la pintura. Los primeros estudios los realizó en el Colegio Primo de Rivera de Campoamor, guarda una fotografía de grupo de alumnos (publicada en la página 16 de su libro-catálogo que publicó la Diputación Provincial para la exposición que hizo en calle Mayor, 3, de Alicante en junio de 1999), en el centro de la foto vemos a un profesor que se llamaba don Fernando.
Como don Antonio Soria se dedicaba a la exportación del carbón en el puerto de Palma de Mallorca hacia la Península, Fernando se trasladó a la isla para conocer el negocio familiar, e ingresó en la Escuela de Artes y Oficios de esa ciudad donde cursó los estudios entre 1937 y 1939. Al finalizar la guerra civil se trasladó a París, vivió en la casa de su tía Paquita, hermana de su madre. En París le cogió la II Guerra Mundial. Presenció la entrada de los alemanes en París, que sucedió el 14 de junio de 1940.
Durante la ocupación alemana de París, Fernando Soria pasó una breve estancia en Londres, luego en 1946 regresa a España y consigue que su padre le conceda lo que más deseaba: dedicarse a la pintura, y estudia en Valencia y Madrid. Son los años que conoce a Gastón Castelló Bravo en una casa de la calle Labradores, donde ayuda a pintar el tríptico de 40 metros cuadrados que se exhibe hoy día cubriendo una pared de la escalera principal del Ayuntamiento de Alicante, finalizado en 1947, recuerda el hambre que pasaban comían altramuces, pan de higo y vino. Cuando el Ayuntamiento de Elche le encargó a Gastón el gran mosaico mural titulado El Misteri d´ Elx para la inauguración del aeropuerto de El Altet (Alicante), (1974), cuenta que tardaron mes y medio en hacerlo.
Tras la remodelación del aeropuerto el mural se cambió de ubicación.
Se casó en 1952 con Ina [poeta y mujer muy inteligente] y tuvo una hija llamada Beatriz que falleció en 1983, esto le cambio la vida y en cierta manera la alegría de su pintura que pasa a la stracción de los blancos y negros. También conoce al historiador Vicente Ramos para quien pinta el cuadro que ilustra la portada de este PERITO número 2, como
donación para el futuro museo que se hará en Guardamar del Segura con las obras y objetos de este historiador.
Me contó que tiene en proyecto de un libro con ilustraciones cósmicas con textos inéditos escritos por Vicente Ramón y Vicente Mojica, y que se titulará «Cosmos».
San Juan, 7 de marzo de 2005
....................RECUERDOS...................
Don Fernando, como yo le llamaba, y maestro de la luz levantina como se le recordará, falleció el sábado 16 de mayo en la clínica de San Juan de Alicante. En su San Juan donde tantos vinculso tenía de familia, amigos y autoridades, pues fue un enamorado de su luz, de sus playas y de sus gentes y de sus costumbres que tantas veces pintó con la magia de sus pinceles. Tuve largas conversaciones con él mientras pintaba de memoria con soltura, con firmeza, con su barita mágica más que con pinceles, conocía a la perfeccción la combinación perfecta de los colores para que éstos aparecieran vaporosos, con atmósfera, sueltos, como salidos de otra realidad, y así era el maestro. Aquí una de sus obras, un cuadro mdonde vemos a figura femenina en la playa, con su vestido blanco vaporo y frágil a la vez. Don Fernando es eterno como eterna será su obra y su magia de colores impresionistas, mago de la luz levantiana. Siempre estuvo luchando para que el Ayuntamiento de San Juan creara un Museo que llevara su nombre (estaba dispuesto a donar su obra), pero un Museo que fuera activo donde hubiera talleres, se dieran conferencias, con biblioteca etc. Aquí una de sus obras de pequeño formato, donde vemos el ambiente palyero de una época que le maestro mantenía en su memoria: