ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

viernes, 29 de mayo de 2009

RAMÓN FERNÁNDEZ, LIDIÓ CON ASEO SU CONFERENCIA


RAMON FERNANDEZ, LIDIó CON ASEO SU CONFERENCIA
El poder de convocatoria del cartel formado por la terna, Gastón Castelló, Ramón Fernández y la Asociación de Artistas Alicantinos, lograron reunir, en la noche del Jueves, a setenta y cuatro aficionados, entre socios, familiares y espontáneos (que últimamente también los hay, a fin de escuchar la conferencia que sobre LA VIDA Y LA OBRA DE GASTON CASTELLÓ, impartió nuestro popular amigo y consocio, Ramón Fernández “Palmeral”.
Abrió la plaza el Coordinador de Talleres, Carlos Bermejo, quien resumió en poco más de dos folios, la polifacética personalidad del conferenciante, su cultura enciclopédica y su interesante periplo vital.
Ramón se inicio recibiendo a portagayola y con un desplante a pecho descubierto, tras dejar tirados en el chiquero los ocho folios que traía por capa. Con su memoria prodigiosa para recordar nombre y fechas, hizo una faena aseada y de aliño, en la que sacó a relucir la vida y milagros de Gastón, desde su nacimiento en el Barrio de Benalua, hasta su muerte en una clínica alicantina. Todo ello adornado por la proyección de material gráfico: cuadros, murales y añejas fotos de hace setenta u ochenta años, ilustraron una faena que dejó contento al respetable, que le despidió con fuertes aplausos para premiar su alarde memorístico, aunque no corto ninguna oreja, por los atranques y fallos en el video-proyector, merecedores de que se las hubieran cortado, al Coordinador que lo manejaba.
Tras la conferencia se sorteo uno de los famosos y populares “tomates-cuadro” de Ramón, que recayó (como en el ultimo MIRAR UN CUADRO) en un “espontaneo” que pasaba por allí y tuvo la suerte de recibir el premio. Era un aficionado a la pintura, que de alegría, solicito hacerse socio. ¡No hay mal que por bien no venga!
Carlos Bermejo