ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

domingo, 5 de abril de 2020

AL DESCORCHAR LA PRIMAVERA. Crisis del coronavirus


AL DESCORCHAR LA PRIMAVERA
Los políticos se han equivocado, por no tomar medida desde el primer caso que llegó a España insular de Tenerife.
Ramón Palmeral

Aunque parezca contradictorio, los expertos  (esa gente anónima y peligrosísima) explican que no es en absoluto extraño que en una situación tan preocupante como la que estamos viviendo, continuemos creando y compartiendo bromas y chiste por redes sociales, privadas. Utilizamos el humor como mecanismo de defensa para hacer más llevadera la incertidumbre.
Pues bien, que no está bien ni de lejos, en esta tesitura de virus coronado, que se ha hecho viral, nunca mejor dicho, en la todos los medios de comunicación redes sociales y esta vida en confinamiento, es una porquería de vida,  sobre todo para aquellos que les cogió sin hacer los deberes y con algunos suspensos; pues resulta que ayer tarde a la hora tercera del telediario en todos los canales y en todas las televisiones, salió Pedro Sánchez, al que cariñosamente le llamo el Cruel como Pedro I de Castilla llamado el Cruel, por su detractores, para anunciarnos que, según los expertos (un raza de personales honoris causa) aconsejan prologar el confinamiento de los ciudadanos y trabajadores de la industria no esencial hasta el 26 de abril. Pronto estaremos desaparecidos y todos contaminados que te rondaré morena, quien te ha visto y quie te ve.
Pues sí amigos, ya podéis sacar chistes, que con decir que es un chiste al gente se va a reír, como le paso a Reagan en Japón que contó un chiste en inglés y todos los japoneses se rieron, porque era un chiste. Pero este asunto del maldito coronavirus no es un chiste, es una pandemia que hemos de tomarnos en serie, muy en serie, a pesar de qye la economía se ha hundido como nunca , y sectores tan estratégicos como la alimentación, en especial la ganadería, al desapareceré el turismo con hoteles, restaurante y bares cerrados.
Y los políticos tan nacionales como autonómico con Ximo Puig y Mónica Oltra que es capaz de hablar en chino si se lo pidieran, se han equivocado, por no tomar medida desde el primer caso que llegó a España insular de Tenerife, ¡Ay ba… Babilonio que marea…! ahora todos son mares mías, con el 30 % de las residencia de mayores infectadas y sacando a los medios tanta información diversa —para marear la perdiz, morena que te vi– que nos somos capaces de asimilar, que si ayudas de la Diputación de Carlos Mazón a la Cruz Roja, el guaperas del Luis Barcala por otra lado, y siempre es lo mismo promesas que luego no llegan como las ayudas de la DANA por las inundaciones de la Vega Baja.
Si amigos poetas, charlatanes de la palabra, políticos de faldones y mascarillas o bozales, la Pascua del Señor se quedará en sus parroquias y no veremos bajar al crucificado por las escaleras de la ermita del barrio de Santa Cruz, ni nos quedaremos sin probar las ricas torrijas de Ópalo, ni el potaje de Semana Santa en casa de la madre con garbanzos y bacalao. Al descorchar la primavera de este año bisiesto cojo y destartalo veinte veinte nos encontramos que hasta el pintor alicantino Jordi Jordá se ha hecho un autorretrato al óleo con mascarilla incluida, y no veremos a las mozas con sus mini shop o pantalones rotos o por falta de tela por culpa de la crisis.
No es este un país para viejos, parece que algunos políticos se frotan las manos porque habrá menos pensiones que pagar, como si fuera un alivio para la Seguridad Social, gran error amigo joven algún día a ti también se te pasará involuntariamente la primavera: espera que te pillo, insolidario amigo de Watsapp simpático y chistoso como el Reagan a los japoneses.
La desentralizacion de la Sanidad a las comunidades autónomas ha sido un gran error político, carece de inversiones para hacer nuevos hospitales.

 Ramón Palmeral  desde su casa y su terraza.
Publicado en Diario de Alicante