ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 9 de abril de 2020

Sánchez se equivocó con los test, según la Casa Blanca


Estados Unidos pone a Sánchez como ejemplo de lo que no hay que hacer

El fiasco de la compra de test a China genera desconfianza en la Casa Blanca

Coronavirus en España: últimas noticias en directo

Pedro Sánchez comparece en el Congreso | Debate del estado de alarma

CORRESPONSAL EN WASHINGTON Actualizado:

El fiasco de la compra de 58.000 tests fallidos para diagnosticar coronavirus por parte del Gobierno de España, en parte devueltos a China [un país que no merece ninguna confiaza ni garantía], se ha convertido en un ejemplo de lo que no hacer por parte de los países que luchan contra la pandemia. Hasta la Casa Blanca ha llegado ese grave error, y el propio Donald Trump se ha pronunciado sobre él. «Eso no puede suceder en EE.UU.», dijo el presidente estadounidense, porque el material «se prueba, se analiza y se investiga».
En el punto álgido de la crisis, cuando más se necesitaban los tests de diagnóstico, Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias admitió la mala calidad de un buen número de lotes de test comprados a China, algo de lo que antes habían advertido algunos laboratorios de microbiología. De 640.000 pruebas, el Gobierno tuvo que devolver 8.000 y no distribuyó otras 50.000 adquiridas al mismo fabricante. La escasez de pruebas ha sido un gran lastre para los gobiernos en esta pandemia del coronvirus. Una detección temprana y el aislamiento de los infectados previene el contagio. Desde el inicio de la crisis, el Centro de Control de Enfermedades de EE.UU. trató de desarrollar su propio diagnóstico rápido, pero también ha adquirido muchos tests en el mercado privado, y en China. La prioridad de la Casa Blanca ha sido que no le sucediera lo que a España.
«Ha ocurrido a España y a otros. A nosotros no nos mandan material defectuoso», dijo Donald Trump. Preguntado por cómo estaba seguro de ello, el presidente respondió que es muy importante saber a quién se compra y qué es lo que se compra. Confirmó esa opinión, preguntado por España, el responsable de logística del Pentágono, el contraalmirante John Polowczyk: «Lo que hacemos para evitar que nos pase eso es usar las seis empresas que ya están en nuestra red de suministro. Y lo que estamos haciendo es ir a las instalaciones, revisamos los productos, los inspeccionamos, y los aprobamos antes de que entren aquí. Hemos escuchado lo que ha pasado en otros sitios, y por eso lo hacemos así».
Trump y el presidente del Gobierno español participaron en una videoconferencia del G-20 el 26 de marzo en la que se habló de métodos para combatir la pandemia. Ese mismo día, el Gobierno español admitió que había comprado mediante un intermediario los tests fallidos, que según Sanidad tenían homologación europea. Después, la embajada china en España aclaró que el proveedor de los tests, el laboratorio Shenzhen Bioeasy Biotechnology «no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos». Este miércoles el consejero del director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Bruce Aylward, tras una visita a España, afirmó estar «impresionado de la manera en que el gobierno y las autoridades sanitarias se han enfrentado con esta crisis, adaptando y transformando las facilidades sanitarias en un tiempo récord, de manera muy innovadora». Horas antes, Trump amenazó con cortar la financiación de EE.UU. a la OMS por sus «graves errores» al inicio de la pandemia y ser demasiado «chinocéntrica».

Envíos a Europa

España, donde escasean los respiradores, ha pedido a Trump que autorice su venta. El 30 de marzo, el presidente estadounidense anunció que permitiría la entrega de material sanitario a España, Italia y Francia. Sin embargo, una ley de defensa que activó el 18 de marzo le permitía anular envíos internacionales hasta que las necesidades de los hospitales norteamericanos estuvieran cubiertas. Según admitió el propio Trump hubo debate en la Casa Blanca sobre permitir o no los envíos. El 31 de marzo, el Rey Felipe habló por teléfono con Trump. Según el comunicado de la Casa Blanca, ambos coincidieron en «esfuerzos para combatir el coronavirus, y en trabajar juntos en días próximos». Al día siguiente, Trump confirmó que el envío de material encargado por España iba hacia adelante, como el que habían pedido Italia y Francia.