ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

domingo, 21 de abril de 2019

Casado arrasa en Alicante, feudo del PP con Luis Barcala y César Sánchez

Pablo Casado, líder del PP,  se ha dado un baño de masas en sus dos actos electorales en   Alicante con motivo del 28-A.

Pablo Casado, líder del PP,  se ha dado un baño de masas en sus dos actos electorales en Almansa (Albacete) y Alicante con motivo del 28-A. Dos actos multitudinarios que preceden a los debates electorales entre los candidatos a la Presidencia del Gobierno los próximos días 22 y 23 de abril.  El popular ha señalado que “quiere ser el presidente de todos” porque, según ha asegurado, “no queremos la España en blanco y negro que lleva el PSOE”. 

En estas citas, Casado ha señalado que Pedro Sánchez lleva en “modo avión toda la legislatura” y le “importa un bledo España” porque “solo quiere los oropeles del poder”. Dicho esto, ha pedido el voto para el Partido Popular en las elecciones generales del 28 de abril porque quiere ser el “presidente de todos”.

No queremos la España en blanco y negro que lleva el PSOE. Queremos una España en la que quepan todos, quiero ser el presidente de todos porque no excluimos a nadie”, ha proclamado Casado en el Auditorio de la Diputación de Alicante, en apoyo de la candidata del PP a la Presidencia de la Generalitat, Isabel Bonig, que también se enfrenta a elecciones autonómicas el próximo 28 de abril. En este acto han tomado también la palabra el presidente del PP de Alicante, José Ciscar, y los número uno al Congreso y al Senado en las generales, César Sánchez y Pablo Ruz, respectivamente. (Luis Barcala, alcalde de Alicnate, actual alcalde del PP, y candidato para las próximas elecciones municiapeles de mayo de 2019)


Alicante es una de las provincias que el PP ha marcado como claves ante las generales porque los cinco escaños actuales pueden pasar a se dos o tres, según los datos del último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Precisamente este sábado coinciden en Alicante el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Casado, la cabeza de cartel de Cs por Barcelona, Inés Arrimadas, y el líder de IU, Alberto Garzón.

Ante más de 2.000 personas, según el PP, Casado ha dicho que imagina que Sánchez habrá acudido en su Falcon a Alicante, dado que ahora utiliza en campaña “un falcon privado” que “pagarán los socialistas” con sus “cuotas”. “Lleva en modo avión toda la legislatura, le importa un bledo España, Solo quiere los oropeles del poder: el Palacio de Doñana, el Palacio de Lanzarote. Si tuviérais aquí palacio, vendría”, ha ironizado, para añadir que “como se descuide el Rey le quita el Palacio de Marivent“.

El presidente del PP ha pedido el voto para el PP porque si gana Pedro Sánchez “tendrán en el Gobierno a Junqueras, a Otegi, a Jordi Sànchez y a Pablo Iglesias”. “Que no engañen a nadie. Esa es la alternativa que Pedro Sánchez tiene para el 28 de abril. Por eso no ha negado la hoja de ruta del Palacio de Pedralbes“, ha enfatizado, para añadir que será un Gobierno “en manos de los independentistas” y el PP quiere ganar las elecciones “por la dignidad de toda una nación como la española”.

Tras Alicante, Casado se ha dirigido a Almansa (Albacete). La lluvia en las últimas horas, que ha colocado al municipio entre los nombres propios del mapa del tiempo por las cantidades acumuladas -superando los 100 litros por metro cuadrado-, ha dado una tregua a la llegada del líder del PP que ha podido realizar un breve paseillo por la calle antes de entrar al recinto del acto que se celebra este sábado en el Teatro Regio.

Junto a su homólogo regional, Paco Núñez, ha llegado al teatro almanseño con un cuarto de hora de retraso sobre el horario previsto, aunque el público se lo ha perdonado con una gran ovación. Arropando a Casado y a Núñez se ha visto entre los asistentes a ex presidentes del PP provincial albaceteño, como el almanseño Fermín Cerdán; al alcalde de la capital, Manuel Serrano; a concejales de la capital, como Llanos Navarro o Alberto Reina; a los integrantes de la candidatura municipal del PP en Almansa y a algunos de la albaceteña, como el exsenador Dimas Cuevas.

...............El Mundo...............

Lo han bautizado como "el supersábado" por la coincidencia de los grandes partidos en la misma ciudad. Conjunción astral, lo llamaría Leire Pajín. Las caravanas electorales del PSOE, PP, Ciudadanos y Unidas Podemos habían elegido Alicante como cuadrilátero en el que medir hoy sus fuerzas, en el ecuador de campaña y con la calma chicha que precede la molienda de los debates televisivos. Pero la formación morada ha tenido que cancelar el acto en el que Alberto Garzón iba a discursear junto a Juan Carlos Monedero, por un temporal de lluvia. Así que el cuarteto se ha quedado en terna: Pedro Sánchez (PSOE), Inés Arrimadas (Cs) y Pablo Casado (PP).
El candidato popular jugaba en casa: "Alicante es la tierra de mis amores", ha dicho, parafraseando al liberal José Canalejas. "Es donde nació mi mujer y mi hijo y soy casi alicantino, casi ilicitano", ha enfatizado ante las alrededor de 2.000 personas que han abarrotado el Auditorio de la Diputación de Alicante, según los datos ofrecidos por el partido (la sala tiene 1.400 butacas, pero hubo personas sin asiento en los laterales y fuera). En la primera fila aplaudía su mujer, Isabel Torres, natural de Elche.
Ciudadanos congregó a unas 1.000 personas en el acto de Arrimadas, y el PSOE, a alrededor de 1.500 para escuchar al presidente, según los socialistas. De esta forma, el PP se da por ganador de la batalla del aforo en el "supersábado", con al menos un 50% más que sus rivales. Es una victoria sólo simbólica, pero a Casado le sirve para reforzar su teoría de que "la calle va mejor que las encuestas". "Por asistencia e ilusión, el supersábado lo ha ganado el PP", ha dicho el número uno del partido a las generales por la provincia alicantina, César Sánchez.
En el apartado puramente propositivo de su discurso, Casado se ha volcado en la economía, que cree que es su flanco ganador para los debates a cuatro del lunes 22 y el martes 23. Primero ha alertado de la posibilidad de recaer en la "recesión". "A Isabel Bonig y a mí nos gusta mucho Thatcher, que decía que 'el socialismo se acaba cuando se acaba el dinero del contribuyente'. Pues bien, Sánchez se está fundiendo lo que dejamos planificado, los ahorros y la economía, y no quiero que lo hagan una vez más", ha sido la admonición de Casado. Nosotros seguimos con propuestas, somos un partido serio y fiable, por eso respeto a los votantes socialistas que saben que somos los únicos fiables.
El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno ha incidido en que el PP reforzará los mecanismos que fomenten "la contratación indefinida y la movilidad y flexibilidad" en el mercado laboral. "Vamos a impulsar de manera gradual un fondo individual en el que empresas y trabajadores aportarán una cantidad de manera regular al estilo de la conocida como mochila austriaca", apuntan en el PP.
Ese fondo se mantendría lo largo de toda la vida laboral del trabajador y podría ser rescatado cuando se produzca un despido improcedente, cuando el titular cambie de localidad de residencia, cuando decida invertir en su propia formación o cuando se jubile. "Es una medida inédita", ha enfatizado Casado, pero lo cierto es que ya estaba en su programa y se ha hecho referencia a ella varias veces. Esa mochila permitiría "la capitalización del esfuerzo" y un colchón para "una segunda oportunidad", frente a la "limosna" que propone, según él, el PSOE.
Casado también ha prometido aprobar un bono para la Formación Profesional Dual de los jóvenes. Sería una beca directa para que los jóvenes con menos formación, "a través de una ayuda de 430 euros compatible con el salario y financiada con fondos por los que el Gobierno del PP dio la batalla en Europa: los Fondos del Sistema Nacional de Garantía Juvenil". Es decir, una ayuda similar a la que da el PSOE a los mayores de 52 años en paro.
El complemento salarial de 430 euros es una reivindicación de Ciudadanos que el PP aprobó a cambio de su apoyo a los Presupuestos de 2018. El 28 de diciembre pasado el Gobierno de Sánchez la derogó vía real decreto. El Ministerio de Trabajo justificó la eliminación en su "escasa eficacia" y en las distorsiones que puede crear respecto a otros trabajadores.
El presidente del PP ha anunciado otro bono, éste para la formación de los parados, que puedan elegir "en qué y cómo" se forman. Se trataría de "un cheque a favor de los desempleados para que puedan recibir formación en el centro acreditado que el alumno decida. Algo que ya es una realidad en Madrid, la primera autonomía que lo ha implementado". Pero Casado quiere dar un paso más, abriéndolo a los trabajadores ocupados.
Por otro lado, los 'populares' proponen "endurecer la penalización a las empresas que realicen contratos temporales sin causa, reforzando el papel de la negociación colectiva entre empresarios y trabajadores para corregir el abuso de la contratación temporal y limitando el encadenamiento de contratos". Según el PP, con el PSOE la contratación indefinida ha dejado de crecer y la conversión de contratos temporales en indefinidos cae por primera vez desde 2015. "Cuando el PP dejó el gobierno se incrementaba un 21%, ahora se reduce a un ritmo interanual del 8%", enfatizan en el partido conservador.

"Los oropeles del poder"

"Hoy está por aquí Sánchez, imagino que habrá venido en su Falcon privado. Que sepan sus militantes que sus cuotas van a pagar el avión y que por eso le da igual que el AVE llegue a Elche, porque sólo le interesan los oropeles del poder" y "le importa un bledo España", ha criticado. "Su agenda no es la de la gente corriente, sino que él tiene que responder ante los que están en la cárcel dando ruedas de prensa -cosa que me avergüenza como democracia consolidada-. Junqueras le decía ayer que sí, que le va a apoyar, y Sánchez no ha dicho que eso no va ser así; nadie lo ha oído". Luego no lo descarta, a juicio de Casado.
Igual silogismo ha hecho Casado con los apoyos previos de Arnaldo Otegi (Bildu), Jordi Sànchez (Junts per Cat) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos) al PSOE. "No vamos a tolerar que Otegi diga que han sido decisivos" para que gobierne Sánchez "en la tierra de la niña Silvia", ha subrayado Casado. Se refería a Silvia Martínez Santiago, hija de un guardia civil asesinada por ETA en Santa Pola en 2002. Tenía seis años.
Acompañado de Isabel Bonig -candidata a las elecciones autonómicas del propio 28 de abril en la Comunidad Valenciana-, Casado ha prometido "recuperar una Comunidad Valenciana abierta" y "que nadie adoctrine a los niños valencianos con la educación pancatalanista". "¡Saquen las manos de la educación de nuestros hijos cuanto antes!", ha pedido Casado. Si gobierna, "no habrá una oposición que discrimine por la lengua valenciana, que encima llaman catalán". "Detrás de la lengua siempre hay un proyecto de ingeniería social para dividir a los españoles"
Casado ha respondido a la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, que dijo que no se puede "imponer" la Carta Magna: "No aceptaremos la ilegalidad. ¿Qué es eso que dice Batet de que no se puede imponer la Constitución a nadie? La ley no se impone, se cumple", y si no se cumple se activa el 155, ha dicho.
"Hemos aprendido la lección", ha sido el axioma final de Pablo Casado para pedir el voto unido de los electores que volaron a Ciudadanos y Vox pero ahora temen que pueda repetir Pedro Sánchez. A ellos se dirigirá en unos debates electorales marcados por el 40% de indecisos que constatan las encuestas.