ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. Enlace con POESIA PALMERIANA. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

domingo, 27 de marzo de 2011

Francisco Pérez Pizarro, el pintor que salió a la luz


Pérez Pizarro es un pintor «escasamente estudiado y conocido, incluso, en su ciudad de Alicante». Las generaciones posteriores no han tenido la información adecuada sobre este artista, «no se ha hecho una revisión completa de su obra ni un estudio pormenorizado sobre su trayectoria individual». Quizas sea perjudicial para un artista que los coleccionistas acaparen las obras y no las saquen a la luz, que circulen, y no salgan en catálogos ni en los libros de Hisroria del Arte.


El pintor que salió de la oscuridad

Comenzó a pintar a los 33 años y murió a los 53. Poco tiempo para desarrollar una larga trayectoria artística, pero suficiente para convertirse en el precursor de la abstracción en la Comunidad Valenciana. Francisco Pérez Pizarro sale a la luz después de casi 40 años de olvido y lo hace en una muestra en la Lonja de Alicante.

CRISTINA MARTÍNEZ Fue el precursor de la abstracción en la Comunidad Valenciana, su pintura ensalzada por sus coetáneos, miembro del Grupo Parpalló, ganador de numerosos premios nacionales, amante del arte, autodidacta, tremendamente curioso e innovador. Pero durante cuarenta años su figura ha permanecido en la oscuridad, sin ninguna biografía o estudio en torno a su corta pero efectiva producción artística. Francisco Pérez Pizarro (1911-1964) tendrá por fin su gran exposición y la publicación que recorre su vida y su trayectoria, a partir del próximo día 25 y hasta finales de mayo, cuando la sala de la Lonja de Alicante albergue una muestra sobre su evolución pictórica y presente el ambicioso catálogo realizado, como un reconocimiento a su olvidada figura. Por eso, la mayor parte del cerca de centenar de obras que se van a presentar son inéditas, pertenecientes sobre todo al entorno familiar, además de la CAM y la Diputación.
La voluntad abstracta de Pérez Pizarro es el título bajo el que se ha aglutinado una selección de cuadros de entre los poco más de doscientos realizados por el artista en apenas veinte años, ya que empezó a pintar en 1944 y falleció prematuramente a los 53 años, en 1964. Dos décadas de actividad artística que desarrolló en Alicante y que se dan a conocer justo cuando se cumple el centenario de su nacimiento.
Su particular estilo de trabajar la acuarela, a la que daba aspecto de óleo, y su introducción de la abstracción, tras un proceso de investigación y estudio propio, son las características más destacadas de este artista, según asegura Eduardo Lastres, comisario de esta exposición, organizada por el Ayuntamiento de Alicante con el respaldo del Consorcio de Museos, que ha trabajado de forma conjunta con Guillermina Perales, encargada de realizar el estudio sobre su vida y su trayectoria.
La primera obra que podrá ver el visitante data de 1948 y la última de 1963. Entre medias, un paseo por diferentes facetas de su concepción del arte y de su evolución, que va de la figuración más cercana a Varela a la abstracción influenciada por el expresionismo pero muy personal, fruto de un conocimiento exhaustivo de las corrientes que marcaban su época a nivel internacional, gracias a su avidez intelectual que le llevó incluso a aprender idiomas para poder traducir las revistas de arte más destacadas.
Si la obra de Pérez Pizarro transcendió no fue por la voluntad del artista, "del que se resalta su timidez", asegura Lastres, sino por la insistencia de su mujer, María Poveda, que empieza a enviar los cuadros a diferentes certámenes. Y algunos los ganó, como el Premio Nacional de Paisaje en 1952 con Primavera en la alberca, uno de sus pocas obras conocidas. "Sus comienzos se enmarcan en la figuración, pero una figuración desvaída, de trazo grueso, con influencias del pintor francés Roualt", afirma el comisario, que asegura que las obras son de tamaño medio, en torno al medio metro, en su mayoría sobre papel. "Pinta sobre todo sobre papel y con acuarelas, pero con un método totalmente novedoso y extraño, poniendo incluso goma arábiga en la base de manera que al pintar acuarela encima el efecto es como de óleo".
Pero también mezcla óleo y acuarela, de la misma manera que trabaja simultáneamente entre la figuración y la abstracción, hasta que marca una barrera y se dedica a experimentar e investigar en esa segunda faceta. "Su obra es de una modernidad absolutamente increíble -afirma Lastres-, sobre todo sus abstractos". Hasta tal punto era innovador que cuando pasó a pertenecer al Grupo Parpalló en el 57, a pesar de ser el mayor de todos "pensaban que era un joven quien hacía esa obra, aunque era ya un señor de 40 años, porque su obra es atemporal", destaca Guillermina Perales.
Su trabajo en el almacén de madera que su familia tenía y aún tiene en la calle Velázquez de Alicante le ocupaba ocho horas al menos al día. Tras la jornada laboral, Pérez Pizarro dedicaba su poco tiempo libre a investigar, leer, documentarse y, por supuesto, pintar. Su casa servía de punto de reunión de intelectuales de la época, como Gastón Castelló, Ernesto Contreras, Pancho Cossío, Rafael Azuar, Adrián Carrillo, González Santana... "Después de la guerra se quería superar la miseria cultural que había en la ciudad y la actividad de estos intelectuales fue muy importante para Alicante. Artistas, escritores e incluso las instituciones se preocuparon por no dejar a Alicante aislada; de esta manera, se creó un ambiente que puso a la ciudad en el ámbito nacional", asegura la crítica de arte.
Participó en la Bienal del Reino de Valencia y en la de la Habana, en numerosas exposiciones y publicaciones en España y el extranjero. Desde el 69, cuando se le hizo una muestra homenaje en Benidorm, poco más. En 2000, un pequeña exposición en el Colegio de Médicos de Alicante, sin catálogo. Ahora, en el centenario de su nacimiento, se reivindica su figura para poner en su sitio tanto su obra como su pensamiento. (Diario Información, 20 de marzo)
......................
El PINTOR QUE QUISO SER ABSTRACTO
Exposición de Pérez Pizarro. La Lonja de Alicante acoge hasta el 22 de mayo la mayor exposición del artista alicantino Pérez Pizarro, desconocido para muchos alicantinos pero recordado ayer como uno de los precursores del arte abstracto en Alicante.

A. PRADO
Como ya sucedió con uno de sus contemporáneos, Emilio Varela, Alicante salda una deuda con otro de sus artistas olvidados, Pérez Pizarro (1911-1964), del que ayer se inauguró en la Lonja del Pescado de Alicante una exposición con 75 de sus obras, alrededor de un tercio de la producción de este artista al que se le reconoció ayer como un referente de la pintura abstracta del siglo XX.
En un acto abarrotado de familiares y de amigos de la familia Pérez Pizarro, el comisario de la muestra, Eduardo Lastres, argumentó la importancia de sacar a la luz la obra pictórica del artista, fallecido a los 53 años, a la que "le ha faltado visibilidad , ha sido un pintor olvidado y fuera del alcance de la ciudadanía, algo que es una constante de nuestra cultura".
En la muestra -en la que Guillermina Perales ha colaborado en el estudio sobre su vida y su trayectoria- se exponen 25 obras figurativas y 50 abstractas, su lado más subrayado por los expertos: "Pérez Pizarro quiso ser abstracto", apuntó Lastres, quien se refirió a su vivencia durante la guerra civil española para justificar su abstracción, "buscó su libertad a través de una obra intemporal con la voluntad de abstraerse de la realidad cruda de la posguerra".
Tomás Martínez Blasco destacó la obra "de un pintor humilde que estaba trabajando en lo más in, que se adelantó 30 años a su tiempo" y el también experto Lorenzo Hernández Guardiola analizó el tiempo que le tocó vivir y "cómo rompió con el neofigurativismo y la pintura patriótica del franquismo para situarse a la vanguardia española".
En nombre de la familia Pérez-Poveda, el mayor de sus nietos, Bernardo, agradeció que con esta muestra se valore a su abuelo "en su justa medida, frente al olvido y la incomprensión". "Crecer con sus cuadros era pensar que todo era posible, nos enseñó a pensar en grande, a romper moldes, en vez de ir por el camino fácil", recordó el nieto, que confió en que "una parte de Pérez Pizarro os acompañe para siempre a partir de ahora".
La directora territorial de Cultura, Concha Sirvent, manifestó ayer que esta es una muestra "muy esperada por los alicantinos" que sirve de reconocimiento y homenaje a un autor "que introdujo la abstracción en Alicante y que estuvo muy vinculado con la ciudad y con sus intelectuales".
La muestra permanecerá dos meses en La Lonja y ha sido posible gracias a la colaboración del Consorcio de Museos y el Ayuntamiento de Alicante, cuyo concejal de Cultura, Miguel Valor, agradeció a los familiares del artista haber cedido gran parte de los cuadros para la exposición. (Diario Información, 26 de marzo)